banner
Jul 30, 2013
522 Views
0 0

Nueva teoría sobre los agujeros negros

Written by
Share

Los agujeros negros son cuerpos celestes, como lo son, las estrellas, planetas, etc. Lo que hace que sean agujeros negros es que su gravedad es tanta, que la velocidad de escape, sea igual o mayor que la velocidad de la luz (en algún punto). Velocidad de escape es, la velocidad que necesita un cuerpo, para salir sin retorno; la Tierra tiene una velocidad de escape de unos 40 000 km por hora, quiero decir que, si tiro una piedra a esa velocidad para arriba, despreciando el roce del aire, no volverá a caer, si es un poco menos, llegara a cierta altura y caerá. Sólo para compararlo con la Tierra, la velocidad de escape de le Tierra es de 11,2 Km/s, la de un agujero negro es de 300 000 Km/s. Pero la gravedad es mayor, cuanto más cerca de su centro se está, pero si nos metemos dentro del cuerpo, la masa que está del otro lado, hará fuerza en contra. Ej. En el centro de la tierra la gravedad es CERO.

La curvatura del espacio-tiempo o «gravedad de un agujero negro» provoca una singularidad envuelta por una superficie cerrada, llamada horizonte de sucesos. Esto es debido a la gran cantidad de energía del objeto celeste. El horizonte de sucesos separa la región del agujero negro del resto del Universo y es la superficie límite del espacio a partir de la cual ninguna partícula puede salir, incluyendo la luz. Dicha curvatura es estudiada por la relatividad general, la que predijo la existencia de los agujeros negros y fue su primer indicio. En los años 70, Hawking, Ellis y Penrose demostraron varios teoremas importantes sobre la ocurrencia y geometría de los agujeros negros.Previamente, en 1963, Roy Kerr había demostrado que en un espacio-tiempo de cuatro dimensiones todos los agujeros negros debían tener una geometría cuasi-esférica determinada por tres parámetros: su masa M, su carga eléctrica total e y su momento angular L.

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Durham (Reino Unido) con el telescopio XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea (ESA) sobre un agujero negro supermasivo que contiene tanta masa como 10 millones de soles y que arroja prodigiosas cantidades de energía, ya que se alimenta de la materia en su disco de acreción, observó este comportamiento en óptica ultravioleta y rayos X, lo que permite a los astrónomos medir hasta qué punto el disco se encuentra en el agujero negro.

El autor principal del trabajo, Chris Done, ha explicado que un agujero negro estudiado se halla en el centro de una galaxia espiral a 500 millones de años luz de la Tierra y engulle gas y polvo del disco de acreción que rodea. Durante la investigación, se ha medido la distancia entre el borde interior del disco y el agujero negro, lo que, a su vez, les ha permitido estimar giro del agujero negro.

Los innvestigadores han apuntado que la técnica podría ayudar a los astrónomos a abordar preguntas generales acerca de la evolución galáctica, que está íntimamente ligada al crecimiento y la actividad de los agujeros negros supermasivos que se esconden en el corazón de la mayoría, si no todas, las galaxias.

Aurea Gutierre

Article Categories:
Opinión
banner

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share