Dic 13, 2012
0 0

El salto del pastor se difunde en Fuerteventura con el programa No Olvides Lo Nuestro del Cabildo

Written by
Share

‘Bastoneando’ pendiente abajo, una quincena de jóvenes de la Isla aprende la técnica del salto del pastor en la última salida de iniciación organizada por el programa de juegos y deportes tradicionales del Cabildo de Fuerteventura, No Olvides Lo Nuestro, en el Valle de Guisguey, en Puerto del Rosario. Se trata de una de las distintas actividades que organiza la institución insular para recuperar y difundir las antiguas prácticas de las Islas, y que en este caso concreto se centra en uno de los juegos tradicionales más característicos de Canarias.

Tras el encuentro de los asistentes junto a las Casas de Felipito ‘El Feo’, la comitiva sale colina abajo hacia el Valle de Guisguey. El ‘bastoneo’, que consiste en un descenso controlado, es el primer concepto que tratan los aprendices, que se introducen también en prácticas como el salto a pies juntos o el de banda, y se ejercitan, dependiendo de su nivel, en las técnicas básicas como la ‘caída a plomo’ (salto a pies juntos), la ‘caída de banda’, o subir saltando o con la ayuda de la lata.

Los saltadores con más rodaje practican también otras técnicas más avanzadas como la ‘media luna’, o el salto ‘a regatón muerto’, que se realiza desde una altura mayor a la longitud de la lata y, por lo tanto, sin posar en ninguna superficie el extremo de la herramienta antes de iniciar el salto, lo que obliga a realizar la frenada de una manera controlada.

La enseñanza es que “más vale saltar muchos años que muchos metros”, dice parafraseando a sus maestros Tomás Lorenzo, grancanario formado en los clubes de su isla natal y especialista en salto del pastor. Con más de diez años de experiencia en esta modalidad, Lorenzo es la persona encargada de enseñar a quien quiera aprender esta modalidad en Fuerteventura.

Al igual que otros muchos juegos y deportes tradicionales que se difunden y enseñan dentro del programa ‘No Olvides Lo Nuestro’, “el salto del pastor debe ser una práctica abierta, que se encuentre disponible para cualquier persona que quiera aprender”, explica el técnico del Cabildo responsable en esta materia, Ángel Miguel Perdomo, conocido por todos como ‘Guille’.

‘Guille’ profundiza en esta idea comentando que “en la historia de las Islas, el salto del pastor no existía como hoy lo entendemos, es decir, dentro de un concepto de modalidad deportiva tradicional, sino que se trataba simplemente del uso que hacían los pastores y gentes del campo de toda Canarias, durante siglos, de una herramienta que en Fuerteventura y Lanzarote se ha llamado ‘lata’, en Gran Canaria ‘garrote’, ‘palo’, ‘regatón’ o ‘lanza’ en Tenerife, ‘asta’ en La Gomera, y ‘lanza’ en La Palma”.

De esta manera, ‘salto del pastor’ fue sólo el término adoptado –y aceptado de modo general- durante el boom de rescatar las tradiciones que tuvo lugar en Canarias en la década de los años ochenta del siglo pasado. El investigador y folklorista Talio Noda fue el responsable de esta denominación que desde entonces se ha mantenido, pues el uso de una vara de madera para pastorear y recorrer parajes de difícil acceso está documentado en Canarias desde la época de la conquista. Hasta nuestros días han llegado muchas de estas referencias que reflejan “lo maravillados que se quedaban los conquistadores al contemplar la habilidad de los antiguos pobladores con el uso de la vara”, cuenta ‘Guille’ Perdomo.

En un principio, los antiguos pobladores de las Islas se valían para proteger su herramienta de un cuerno de cabra que colocaban en el extremo inferior de la lata. Esta pieza, llamada ‘regatón’, pasó a ser de metal tras la llegada de la cultura europea, y tiene en la actualidad diferentes formas según la Isla, destacando los regatones cónicos de La Palma, los de tipo puya o puyón en Lanzarote y Fuerteventura, o el regatón de mayor tamaño que se utiliza en Gran Canaria.

Otro elemento singular del salto del pastor es el sebo que se utiliza para facilitar el desplazamiento de las manos y el cuerpo a lo largo de la lata durante un salto. Este sebo, que puede ser de cabra, de otro animal, o de una combinación de varios, normalmente se envuelve en un trapo y se aplica de esta forma a lo largo de toda la vara. La cantidad de sebo a utilizar depende del gusto de cada saltador. Una mayor cantidad disminuirá la fricción y facilitará la suavidad del desplazamiento de las manos, pero también requerirá un mayor control de la frenada por parte del saltador.

A alguno podría llamar la atención que el salto del pastor existiera también en la época de la conquista en una isla árida y deforestada como Fuerteventura. Sin embargo, se sabe que hace más de 500 años proliferaban en el territorio insular árboles de tamaño suficiente para confeccionar una lata tales como acebuches, tarajales de gran tamaño, o incluso especies propias de la laurisilva en las cotas más altas.

No Olvides Lo Nuestro, desde el año 2000

El Cabildo de Fuerteventura mantiene desde el año 2000 un programa de deportes autóctonos y juegos tradicionales único en el Archipiélago. “En torno a dos millares de alumnos se benefician de No Olvides Lo Nuestro, que realiza un recorrido por todos los centros de la Isla impartiendo una o dos semanas de actividades deportivas y juegos tradicionales en horario de Educación Física”, relata el consejero de Deportes del Cabildo, Antonio Mesa.

Mesa describe como el equipo técnico especializado de esta consejería se divide para impartir la lucha canaria, con el programa ‘Lucha por Lo Nuestro’, a alumnos de primara (2º curso del 3º Ciclo), mientras que en los centros de secundaria (4º de ESO), los alumnos aprenden una variedad de modalidades como el juego del palo, la bola canaria, la billarda, la tángana, el salto del pastor, etc.

Además NOLN organiza muestras y exhibiciones en las distintas festividades y eventos de toda la Isla, y otras actividades específicas como las salidas del salto del pastor o los talleres de iniciación a la pelotamano, que imparte el especialista conejero Juan Manuel Hernández Auta.

Salto del pastor

Las salidas del salto pastor del pastor al medio natural se planifican normalmente una vez al mes, en días festivos o fines de semana para fomentar la participación. Las salidas se desarrollan a modo de talleres, combinando el contacto con la naturaleza y la práctica de las técnicas del salto del pastor.

Article Tags:
Article Categories:
Fuerteventura

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share