Nov 17, 2012
0 0

IAC cierra su XXIV Escuela de Invierno tras dos semanas en las que se abordaron los ‘espejismos’ en el universo

Written by
Share

La XXIV edición de la Escuela de Invierno del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) cerró sus puertas después de dos semanas de conferencias, tutorías y convivencia que han reunido a 47 estudiantes de 18 países diferentes con destacadas figuras en el campo de las lentes gravitatorias y donde se han abordado los ‘espejismos’ en el universo.

Según informa la Institución este fenómeno se ha convertido en una herramienta de gran utilidad para resolver algunas de las grandes cuestiones que mantiene abiertas la astrofísica, desde las ‘súper-Tierras’ a la materia oscura.

Con esta edición, la Escuela de Invierno suma ya 1.433 estudiantes asistentes desde su primera edición, en 1989, que han recibido formación de 199 destacados investigadores en campos como la estructura del Sol, la evolución de las galaxias o los planetas extrasolares.

Aquí, el investigador del IAC y uno de sus organizadores, Evencio Mediavilla, explicó que “lo más positivo de esta iniciativa es que consigue reunir jóvenes y prometedores investigadores, que acaban de terminar su doctorado o que están realizando su tesis, con algunos de los científicos más sobresalientes en el campo que estudian”.

“La escuela –agregó– incluye conferencias más o menos teóricas pero, al mismo tiempo, organiza tutorías de carácter práctico en las que los participantes conocen nuevos programas y herramientas que les servirán para proseguir sus trabajos”.

“LENTES GRAVITATORIAS”

Por su parte, el IAC señaló que las lentes gravitatorias son un efecto óptico que da lugar a un fenómeno similar al de los espejismos que se producen en el desierto. La luz que viaja por el universo se curva al encontrarse con un objeto masivo, como una estrella, galaxia o cúmulo de galaxias.

Esto es debido a la deformación del espacio-tiempo que produce el campo gravitatorio de dicho objeto. Cuando una gran concentración de masa se sitúa cerca de la línea de visión que conecta al observador –desde La Tierra– con la fuente de la que proviene la luz en primera instancia, se produce el efecto de lente gravitatoria y surge el espejismo.

Así, el observador ve entonces múltiples imágenes distorsionadas de la fuente, donde el número y forma de estas depende de la posición relativa entre la fuente, la lente y el observador, y también de la distribución de masa del objeto que hace de lente.

“Este fenómeno nos permite detectar la materia sin necesidad de verla”, resume Mediavilla. Y es que, gracias a los espejismos, los astrofísicos pueden obtener información de los objetos que actúan como lentes aunque estos no emitan luz o sean muy débiles.

Article Categories:
Canarias

Comments to IAC cierra su XXIV Escuela de Invierno tras dos semanas en las que se abordaron los ‘espejismos’ en el universo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share