banner
Abr 15, 2012
570 Views
0 0

Munilla pide a las víctimas del terrorismo que oren por la “conversión” de sus “verdugos”

Written by
Share

El Obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha pedido a todas las víctimas de la violencia que se sientan cristianas que oren “con fe y esperanza” por la “conversión” de quienes fueron sus “verdugos”. A su juicio, será una “oración heroica” que contribuirá en gran medida a la “sanación de las heridas” y también “eficaz” aunque “condicionada al misterio de la respuesta de la libertad del hombre”.

“Aun así, nuestra fe en la misericordia de Dios, nos lleva a cultivar la confianza en el hombre y en su capacidad de regeneración. Con la ayuda de la gracia, la libertad humana es capaz de reconducirse por el camino de la verdad y del bien”, ha remarcado.

Munilla ha pronunciado estas palabras en la eucaristía ofrecida por el eterno descanso de las víctimas mortales de la violencia terrorista y por el consuelo de sus familiares, celebrada en la catedral del Buen Pastor de San Sebastián, a la que ha asistido el delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, el edil donostiarra del PP José Luis Arrúe o el parlamentario popular Manuel Michelena.

A la ceremonia han acudido víctimas del terrorismo como la viuda del sargento de la Policía Municipal de San Sebastián Alfonso Morcillo y miembro de Covite, Caty Romero, la viuda del militante de UCD asesinado por ETA Ramón Baglietto, Pilar Elías o la hermana del edil del PP José Ignacio Iruretagoyena, Inmaculada Iruretagoiena.

El Obispo de San Sebastián ha iniciado la eucaristía destacando que la celebración se realiza de “forma comunitaria y conjunta” para expresar “solidaridad” a quienes “el terrorismo alimentado por la ceguera social negó el derecho a la vida”.

En su homilía, ha asegurado ha transmitido su “profundo respeto” al sufrimiento de las víctimas y se ha mostrado convencido de que “solo con la actitud del amor misericordioso es posible acercarse a las víctimas para ayudarles a que se levanten y reanuden su camino”.

“El misterio del mal puede tener dos efectos posibles en nosotros. El primero es el de hacernos sufrir como víctimas inocentes, pero el segundo puede llegar a ser todavía más grave: lograr que la víctima llegue a contaminarse moral o espiritualmente con el mal que injustamente está padeciendo”, ha asegurado.

“SUFRIMIENTO PADECIDO”

De este modo, ha pedido a las víctimas del terrorismo que el “sufrimiento” que han padecido y que “continúan padeciendo”, no les impida “conocer y experimentar la bondad de Dios, la confianza en el prójimo y la esperanza en un futuro mejor”. “Sería especialmente triste que las heridas padecidas nos arrebatasen la experiencia del amor de Dios y del amor de los demás”, ha añadido.

Munilla ha apelado al mensaje de Jesús de “nacer de nuevo para poder entrar en el Reino de los Cielos” y “alcanzar la felicidad en esta vida” y ha insistido en que “nadie ha de ser ajeno a esta invitación que Cristo hace ni los más criminales entre los criminales, ni el Obispo que os habla, ni las monjas de clausura, ni ninguno de los aquí presentes”.

Según ha afirmado, la “clave” para ese “nuevo nacimiento” es “la misericordia no es otra cosa que el amor que se prodiga en sanar las heridas de los que sufren”.

En ese sentido, ha remarcado que las personas que han sido víctimas del terrorismo deben “abrirse a la misericordia” y dejarse “amar por Dios, así como por los seres queridos” porque “solamente así podrán sanar sus heridas”, al tiempo que ha señalado que no es algo sencillo para ellas porque “cuando se ha padecido la crueldad de la violencia, con frecuencia ocurre que se sufren traumas, que dificultan la confianza en las personas del propio entorno, e incluso en el mismo ser humano”.

Finalmente, ha insistido en que las “heridas” de la violencia terrorista “sólo pueden ser sanadas por el bálsamo de la misericordia, que se recibe al mismo tiempo que se da, ya que la misericordia no es otra cosa que el amor gratuito que nace de Dios y que se prodiga de modo especial en aquellos que sufren”.

COVITE

Por otro lado, la portavoz de Covite Caty Romero ha considerado que es “grato” que se celebre esta misa porque, desde el año 1998 en que se formó la asociación de víctimas del País Vasco, “es la segunda vez que en San Sebastián se celebra una ceremonia en memoria de las víctimas”.

A su juicio, era “necesario” que se llevase a cabo esta iniciativa, que “ha partido directamente del Obispo, que lo ha transmitido a Covite y otras asociaciones”. “Para nosotros es grato tener cerca a los representantes de la Iglesia”, ha concluido.

banner

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share