Abr 19, 2011
0 0

El Congreso autoriza continuar con la misión en Libia otros dos meses

Written by
Share

La Comisión de Defensa del Congreso ha autorizado que la misión militar española en Libia se prolongue durante otros dos meses. Aunque el único partido que votó en contra de esta decisión fue Izquierda Unida, toda la oposición cuestionó los resultados logrados hasta ahora por la coalición internacional y las fuerzas de la OTAN y avisó del riesgo de que la situación en Libia se enquiste.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, que fue la encargada de solicitar el permiso de los grupos parlamentarios, ha insistido en que el objetivo del operativo militar no es desalojar a Muamar Gadafi, que eso es tarea de la política y de la diplomacia, sino proteger a la población civil.

Actualmente España participa en la operación ‘Protector Unificado’ de la OTAN con cuatro aviones de combate F-18 y un avión de reabastecimiento en vuelo –para la zona de exclusión aérea– y una fragata, un submarino y un avión de vigilancia marítima –en el embargo naval de armas–. En total, 302 efectivos.

La autorización amplía dos meses más la participación en la zona de exclusión aérea y permitirá la posibilidad de que nuestros militares puedan participar también en la misión humanitaria que prepara la UE para facilitar llegada de ayuda humanitaria y evacuación de refugiados, siempre si cuenta con respaldo de la ONU y sin superar el máximo autorizado de 500 militares.

QUEJAS POR FALTA DE INFORMACIÓN

En el debate, todos los grupos se quejaron de la falta de información o análisis de la situación Libia desde el punto de vista político, hasta el punto de que el PP solicitó una comparecencia conjunta de las ministras de Exteriores y Defensa para aclarar las dudas del Congreso.

También coincidieron todos en cuestionar que el Gobierno circunscribiera temporalmente a un mes la autorización inicial para la misión y destacaron que en este tiempo las cosas no han mejorado en la zona. Es más, todos los partidos presentes en la comisión alertaron de que no sólo no se están cumpliendo los objetivos deseados, sino de que la situación es está estancando.

En concreto, CiU habló de “peligro de enquistamiento” y el PP llegó a afirmar que ahora la situación está “peor que hace un mes” porque las “incertidumbres son mayores”, no se ha podido frenar la “sangría” y se corre el riesgo de acabar “en tablas” y con una Libia “dividida”.

La portavoz del PP, Beatriz Rodríguez Salmones, que recriminó a Chacón su “silencio” ante la prensa sobre la misión, expresó su preocupación por la “fragilidad de la cohesión entre los aliados” de la OTAN que participan en la misión, así como la existencia de una “duda superior” sobre quién lidera la misión.

La necesidad de que se pida una nueva autorización parlamentaria en el caso de la ONU apruebe una nueva resolución que afecte a la actuación española también fue puesta de relieve por todos los grupos, que avisaron de que el permiso a la prórroga no podía interpretarse como un “cheque en blanco” si la misión varía.

Ante las dudas de la oposición, la ministra explicó que España pensó en un primer plazo de un mes al considerar que podía bastar para la exclusión aérea pero que ahora la comunidad internacional ha ampliado dos meses para equipararse a lo que la alianza considera como suficientes.

NUEVO COMETIDO PERO CON EL MISMO AVAL

En cuanto a la posibilidad de que esos mismos efectivos desempeñen misiones de ayuda humanitaria, Chacón entiende que sería un nuevo cometido amparado en las resoluciones ya aprobadas y que no habría un cambio de misión. Detalló además que se trataría de reforzar corredores humanitarios y evacuaciones pero dejando claro que, dados los medios españoles desplazados ala zona, su labor sería más de escolta y, por supuesto, sin pisar tierra porque está prohibido en las resoluciones vigentes.

Sobre el futuro de Libia, el portavoz de los nacionalistas catalanes, Jordi Xuclà, abogó por una solución política sustentada en un gobierno de reconciliación plenamente democrático, pero advirtió del riesgo de “infiltración de grupos islamistas radicales que existen en la zona rebelde y las grandes fronteras del sur del libia”.

A su juicio, el Gobierno ha modificado su posición y, si el presidente Zapatero aseguró hace un mes ante el Pleno del Congreso que el objetivo no era derrocar a Muamar el Gadafi, ahora Chacón parece sumarse a la tesis esgrimida por Estados Unidos, Reino Unido y Francia de que la solución pasa por la salida del dictador. Y es que la ministra había dicho que el futuro de Libia debe escribirse sin los Gadafi, a lo que el socialista Jesús Cuadrado agregó que ya nadie pone en duda que el futuro del dictador es acabar ante la Corte Penal Internacional.

Chacón insistió en que el objetivo de la misión militar es acallar la represión y proteger la población civil, pero no echar a Gadafi, que habría de ser tarea de la política y la diplomacia. “La acción militar abre espacios para la política y España apuesta por la salida de Gadafi, un alto el fuego y una misión de reconstrucción avalada por Naciones Unidas”, resumió.

Los recelos también se pusieron de manifiesto en las intervenciones del peneuvista José Ramón Beloki, quien admitió un “ingrediente considerable de incomodidad” aunque entienda que la intervención es el “menor de lo males”. Desde UPyD, Rosa Díez tachó de “decepcionante” la intervención de la ministra a la que exhortó a hablar con claridad asumiendo que en Libia hay “prácticamente una guerra civil” y que las operaciones deben continuar hasta que Gadafi deje el poder.

LLAMAZARES Y EL BNG, EN CONTRA

La única voz discrepante en la comisión fue la del diputado de IU, Gaspar Llamazares, quien negó de nuevo su respaldo a la intervención en Libia al considerar que es una “autorización preventiva” y una “patente de corso” para seguir bombardeando. “No vamos a darle amparo porque no lo tiene por parte de la ONU”, subrayó, denunciando que ya se han sobrepasado sus resoluciones y que, además, a un mes vista, la estrategia de guerra se ha demostrado “fracasada” y ahora se está en una situación de “empate trágico”.

Llamazares, quien reprochó a Chacón que no dé cuenta de los “efectos colaterales” de la intervención, avisó de que sería un “desastre político” que Libia se convirtiera en un “Estado fracasado, un país dividido y un protectorado de las potencias europeas”: “Ustedes no pueden decidir quién falta y quién sobra en el futuro de Libia –protestó–. Yo espero que sobre la dictadura y que se creen las condiciones para un sistema democrático, pero no soy el amo del mundo y son los libios los deben construir su propio futuro”.

El portavoz del BNG, Francisco Jorquera, que no forma parte de la Comisión de Defensa, donde el Grupo Mixto está representado por UPyD reiteró, a través de un comunicado, su rechazo a la misión, recordando que el propio Zapatero sostuvo ante el Congreso el objetivo “no era derrocar al régimen de Libia” y que ahora la OTAN quiere “ir más allá” e incluso se habla de echar Gadafi o de financiar y armar a los rebeldes.

“Es un régimen político execrable pero no se puede aprobar una declaración en la ONU para llevar a cabo una determinada misión y después cambiar lo que se pretende hacer”, denuncia Jorquera, quien volvió a advertir de que, como ocurrió en Irak y Afganistán, las operaciones militares “sólo contribuyen a empeorar los problemas, acentúan la destrucción y sumen a la población en un Estado de guerra permanente”.

Article Categories:
Nacional

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share