Mar 22, 2011
0 0

Izquierda Unida Canaria (IUC) en La Palma, la presentación de la nueva carretera sin fecha de ejecución prevista ni presupuesto comprometido

Written by
Share

Desde Izquierda Unida Canaria (IUC) en La Palma, consideramos que la presentación de una nueva carretera que unirá Los Llanos de Aridane y Puntagorda, sin fecha de ejecución prevista ni presupuesto comprometido, evidencia que para las instituciones en manos de Coalición Canaria no existe límite alguno en el ejercicio de la propaganda. Y lo que aún es más grave, demuestra que el asfalto y el hormigón continúan siendo su único argumento político, el alimento básico de su programa electoral, frente una realidad caracterizada por las elevadas tasas de paro, la degradación de los servicios públicos educativos y sanitarios y la ausencia de estrategias que posibiliten la viabilidad del sector primario.

Una vez más nos hablan del progreso y el desarrollo que traerá aparejada la nueva carretera, de su impacto sobre la cohesión territorial de la Isla, de las mejoras en la eficiencia energética del transporte que traerá aparejadas e incluso de su respeto por el medio ambiente.

Sin embargo olvidan interesadamente la debilidad de esos planteamientos. La manida relación entre desarrollo y nuevas infraestructuras de transporte fue puesta en entredicho en los años noventa en el Reino Unido. Se sabe que a partir de una dotación básica carreteras su aportación a la economía y al bienestar es marginal, pudiendo llegar a ser negativo cuando su impulso implica detraer fondos de otras inversiones mucho más productivas en términos económicos.

El empleo generado es puntual y se limita casi en exclusiva a la fase constructiva. Pero no es necesario recurrir al ejemplo británico. Más de una década de inversión masiva en la red viaria del archipiélago y de la isla demuestran la falacia del discurso dominante. La crisis económica y financiera no debe servir de coartada para maquillar esos datos. Ya antes de que se dejara sentir su impacto, era evidente que múltiples indicadores reflejaban el estado de malestar en el que vive nuestra sociedad. El hormigón y el asfalto poco han hecho por el bienestar.

Se confunde también cohesión territorial con conexión territorial. Como reconoce la Comisión Europea en su Libro Verde sobre la Cohesión Territorial, la mejora de las redes de transporte es una variable más de las muchas que deben considerarse para avanzar hacia la cohesión territorial del continente. De hecho, la propia Comisión reconoce que dicho concepto tiene que dar cabida a la eficacia económica, la cohesión social y el equilibrio ecológico. En Canarias y en La Palma los políticos que nos gobiernan parecen no dominar un concepto que tanto utilizan.

El diseño utilizado en el dossier que acompañó la presentación, en el que dominan el color verde y motivos asociados a la naturaleza no es fruto de la casualidad. Se intenta vender la obra como respetuosa con la naturaleza, algo que evidentemente no se acomoda a la realidad. Parece olvidarse que toda infraestructura conlleva algún tipo de impacto ambiental por el mero hecho de realizarse. En este caso, debe añadirse además el impacto visual en un entorno, este sí singular, como el del Barranco de las Angustias.

Pero es que además llega a afirmarse que el viaducto mejorará la eficiencia energética en el transporte, al reducir los tiempos de viaje fruto del incremento de la velocidad media. No se señala sin embargo que esta disminución del tiempo de viaje redundará con toda seguridad en un aumento de los desplazamientos, canalizados en su mayoría por el vehículo particular. Por tanto, la mayor eficiencia energética de los motores será ampliamente compensada por el aumento del tráfico. Es decir, beneficio energético cero.

Para IUC La Palma resulta pertinente plantear un debate público sobre si es esta obra el mejor destino que se le puede dar en La Palma a los 100-130 millones de euros que el Gobierno de Canarias está dispuesto a invertir en la misma. Igual cuestionamiento podemos hacernos respecto a los 225 millones que habrá supuesto la nueva Terminal del aeropuerto, cuya inauguración está prevista para el mes de abril.

Los megaproyectos continúan siendo la inversión favorita de los políticos que han regido los destinos de la Isla, el archipiélago y el país durante las últimas dos décadas, mientras el prepuesto destinado a políticas sociales no dejaba de caer, alejándose de la media de la antigua UE-15. Al mismo tiempo, la obsesión con la construcción y las infraestructuras han impedido diversificar las bases productivas de nuestra economía, contribuyendo a la mayor debilidad de la misma en este escenario de crisis económica y financiera. Pero lo peor es la reincidencia en los errores que evidencian proyectos como el propuesto. La Isla no necesita de más asfalto y hormigón, sino de una apuesta decidida por la economía productiva, por aquellos sectores en los que cuenta con un notable potencial y ventajas comparativas.

IUC en La Palma no se opone a la inversión en transporte. El mantenimiento de la red viaria insular brilla por su ausencia, lo que es evidente en las carreteras con mayor tráfico. Y un buen mantenimiento es básico para asegurar una buena calidad de la infraestructura viaria. También hay que invertir en transporte público, adecuando mejor la oferta existente a la demanda en las rutas regulares, pero apostando también por el transporte a la demanda, básico en un territorio con un poblamiento tan disperso como La Palma.

Article Categories:
La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share