Mar 22, 2011
0 0

A partir del 24 de marzo la red museística de La Palma contará el Museo de la Seda de El Paso

Written by
Share

El Museo albergará una amplia colección de piezas de seda y textiles y realiza un recorrido histórico desde el nacimiento de la seda, en el lejano oriente, hasta su llegada a Europa y posteriormente a Canarias. La inversión realizada ronda los 377.653 euros y ha sido posible gracias a la colaboración del Ministerio De Cultura, Gobierno de Canarias y Cabildo Insular de La Palma

A partir del 24 de marzo la red museística de La Palma contará con un nuevo centro, el Museo de la Seda de El Paso. Ubicado en una casona urbana canaria que se remonta al siglo XIX, y que fué sede del Ayuntamiento de El Paso, en la céntrica calle Fermín Sosa Pino, el Museo albergará una amplia colección de piezas de seda y textiles propiedad de la corporación municipal y cedidas por particulares que han querido colaborar desinteresadamente en la muestra.

Para el concejal de Cultura de El Paso, Pedro Manuel Martín Pérez, la puesta en marcha del Museo “no sólo enriquece la oferta turística del municipio sino que lo convertirá en un referente cultural y etnográfico a nivel nacional y europeo, contribuyendo con ello a la preservación y desarrollo de la sericultura”.

El proyecto de remodelación y equipamiento del Museo, que ha supuesto una inversión de 377.653€, ha sido posible gracias a la colaboración del Ministerio de Cultura, Gobierno de Canarias y Cabildo Insular de La Palma. Entre otros equipamientos, el edificio cuenta, además, con diferente material audiovisual, sistemas de seguridad y protección contraincendios, audioguías y un ascensor que suprime las barreras arquitectónicas y permite el acceso a todo tipo de colectivos.

Tras su puesta en marcha el Museo complementará la labor del actual Taller de las Hilanderas donde las artesanas recrean con todo lujo de detalles el proceso de elaboración de la seda, desde la semilla que posteriormente dará origen al gusano, hasta la elaboración de las prendas.

En la actualidad, una veintena de familias se dedican a la cría de gusanos y, aunque sólo dos personas dominan a la perfección la técnica de hilado del capullo, al menos una decena según se constata en las investigaciones realizadas manejan los pasos de manipulado desde el devanado hasta la tejeduría. En este sentido, el concejal centrista afirma que “desde la concejalía de Cultura estamos trabajando para desarrollar un proyecto orientado a los centros escolares y otros colectivos del municipio con el que pretendemos incentivar el interés de las nuevas generaciones por el arte de la seda”.

Pero hablar del oficio de la seda es remontarse en la historia milenios antes de nuestra era. De hecho, sus orígenes datan del lejano imperio Chino que guardaba celosamente, incluso bajo pena de muerte, el secreto de la técnica de la elaboración de la seda.

Han tenido que pasar muchos siglos y varios imperios como el romano, los persas o los árabes, precursores de la seda en Europa, hasta que las crías de los gusanos llegaran a España y posteriormente a Canarias allá por el siglo XVI.

Desde entonces La Palma y, en particular, el municipio de El Paso han liderado las cifras de producción vinculadas al arte e industria de la seda en Canarias, destacando además por la esmerada elaboración de las prendas así como por la calidad de sus tintes y múltiples colores hasta convertirse desde el pasado siglo en el único municipio europeo que continúa elaborando artesanalmente artículos de seda.

Las sabias manos de sus mujeres y la experiencia en el manejo de los telares, las secretas fórmulas de los tintes y colores más originales traspasadas de madres a hijas, generación tras generación, el dominio de las técnicas de devanado, torcido o urdido entre otras, la habilidad a la hora de iniciar la mágica danza de los carretes al aire, la pasión y el esmero por el trabajo bien hecho forman parte del legado histórico de este viejo oficio artesano que ha hecho del municipio de El Paso, un lugar único y destacado por la preservación de sus costumbres ancestrales y los modos de vida tradicionales.

Los métodos de obraje apenas han cambiado desde el siglo XVI. La cría del gusano, el hilado y el tejido, con todas las manipulaciones que estas tres operaciones conllevan, son un testimonio actual de los sistemas introducidos en la isla por los colonizadores, que a su vez reproducían las técnicas de la España musulmana.
De hecho, desde 1980, el único cambio introducido atañe a los peines metálicos industriales que sustituyen a los de caña. Hasta entonces las producciones se limitaban a pañuelos de mano y de cabeza, tocas para los trajes tradicionales, bufandas, chales, todos ellos en color natural, y telas para trajes de caballero color crema tostada. En la actualidad se alternan las producciones citadas con corbatas, fulares, etc. en una rica gama de colores teñidos con tintes naturales
Y es que en lo que a tintes se refiere, La Palma tiene el privilegio de contar con dos recetarios del siglo XVIII que aportan muchos datos sobre los productos y métodos usados. El primero procede de un maestro sedero nacido en Tijarafe en 1793 y el segundo lo escribió Cayetana de Lorenzo, de Los Llanos de Aridane. En ambos aparecen productos foráneos como achiote, palo de Campeche, añil, alumbre y palo de brasil; y del país como alazor, orchilla, gualda, cochinilla, zumaque, cenizas y cortezas de encina.

Una tradición que, desde hace unas décadas ha sido retomada por las artesanas que realizan la tintura de las sedas con productos naturales, dando lugar a nuevas mezclas y producciones.

Article Categories:
La Palma

Comments to A partir del 24 de marzo la red museística de La Palma contará el Museo de la Seda de El Paso

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share