banner
Mar 15, 2011
620 Views
0 0

Trabajo Social bajo el lema: Las voces del trabajo social en respuesta a las crisis mundiales: juntos construimos la agenda

Written by
Share

La celebración del día internacional del Trabajo social es una buena oportunidad para REFLEXIONAR; es un buen momento para compartir el análisis de la sociedad, el escenario actual en el que se mueve la profesión, el de la actual crisis.
De un tiempo a esta parte, en todos los foros, el tema central parece ser la CRISIS, la eterna crisis capitalista.
¿Y qué se dice acerca de ésta? Los expertos hablan de crisis financiera, económica, medioambiental, alimentaria, social y, finalmente de valores. A esta crisis de valores añadiríamos crisis de libertades y de los derechos fundamentales. La suma final de estos elementos muestra una crisis total del sistema.
¿Y que decir de la globalización? el capitalismo ha desarrollado la idea de globalidad cuidando sus propios intereses, siendo el principal de ellos la obtención de ganancia, y empobreciendo más a la sociedad por la apropiación de lo que las personas producen en conjunto y que queda en las manos de unos pocos (producto social). Así el capitalismo empobrece por la acumulación de dinero, de la riqueza y del producto social. En este sentido, todo se dirige a beneficiar al sistema económico.
Es tal la hegemonía de la economía que se han mercantilizado prácticamente todos los aspectos de la vida, todo tiene un precio. El precio ha venido a sustituir el valor de las cosas y de las personas.
En relación a los precios viene a colación la última reunión mantenida por Los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G20, que se ha realizado el pasado mes de febrero en París. Siendo uno de los principales objetivos de este encuentro obtener un consenso en la regulación en el precio de las materias primas. Los países que participan en esta reunión representan el 85% de la riqueza mundial y dos tercios de la población del planeta. Pero lo cierto es que esta cumbre económica mundial se ha sucedido con debates muy tensos y serias divergencias entre los países en torno a la reforma del sistema monetario internacional para corregir los desequilibrios económicos mundiales.

Esta globalización de la que venimos hablando, conlleva “la integración de las economías locales a una economía de mercado con la implantación definitiva de la sociedad de consumo.”
No obstante, las alternativas, no sólo económicas, sino sociales, a la crisis mundial no vendrán solamente de los países más ricos, representados en el G20, sino de todos. Y sobre todo de la sociedad Civil.
Esta globalización o nueva economía impacta en todas las áreas y campos de la práctica del TRABAJO SOCIAL tanto en el nivel local, nacional o internacional.

A nivel nacional, a la luz del último Informe FOESSA, a pesar del crecimiento económico sostenido que se ha registrado en España en los últimos diez años, los índices de desigualdad y de pobreza apenas se han reducido.
Sus datos muestran que “la pobreza afecta a una quinta parte de los hogares españoles y en la estructura social española permanece un segmento de pobreza extrema que afectaría a entre un 2,6 y un 4% de la población”
Este VI Informe FOESSA señala que la precariedad alcanza a una amplia capa social, que la exclusión social afecta a más de un 17% de los hogares españoles, y que la realidad de exclusión severa afecta a un 5.3% de los hogares. Afirma que “la tasa de pobreza infantil en España no sólo es mayor que la de la media de la población –uno de cada cuatro niños vive con rentas por debajo del umbral– sino que es una de las más altas de la Unión Europea.” Destacan también tasas mayores de  pobreza en el caso de las mujeres que de los hombres. Asimismo, el informe señala a las personas mayores como grupo de población más vulnerable. Por otro lado, los inmigrantes presentan también unos indicadores de privación, especialmente en vivienda, muy superiores a los de los hogares españoles. Los mayores niveles de desigualdad y pobreza vienen representados por regiones, entre las que se encuentra Canarias.

La situación de crisis actual combina la pobreza y la exclusión social que se manifiesta en el nivel más cotidiano del ámbito de actuación del TRABAJO SOCIAL. De estos sectores, los que se encuentran en pobreza extrema son posiblemente el mayor reto para el TRABAJO SOCIAL.
Aun teniendo presente estos datos de la realidad cotidiana, la labor del trabajo social tiene un último carácter generalista y trabaja al servicio de toda la sociedad. El Bienestar social como fin último de la profesión solo es real si se presta especial atención a los sectores más pobres y vulnerables de la sociedad, atendiendo a las necesidades básicas de esta población. La Profesión, desde el comienzo de su historia, y a lo largo de toda ella ha contribuido a incrementar, en lo posible, el bienestar general de toda la sociedad, si bien centrando su atención de manera directa en los sectores más empobrecidos, sin menoscabo de la necesaria atención que el TRABAJO SOCIAL presta y debe prestar y está prestando a otros colectivos sociales.
En cualquier caso, la función del TRABAJO SOCIAL no puede atender exclusivamente la dimensión material del ser humano, aunque en ocasiones sea exigencia prioritaria.
Atendiendo a esto, es incuestionable que el desafío profesional del TRABAJO SOCIAL en relación con la CRISIS es su dimensión ético-política, desde el compromiso profesional con la justicia social, la igualdad y la libertad.

La reivindicación de la política resulta imprescindible y el TRABAJO SOCIAL es la profesión llamada a hacerlo porque orienta su lucha desde la defensa de la justicia y los derechos sociales
En cualquier caso, el TRABAJO SOCIAL no debe ignorar el contexto político e ideológico en el que se desarrolla su labor. La acción profesional no termina en el corto marco de la acción interpersonal con el/la usuario/a, sino que contribuye al cambio de la sociedad, que es el escenario donde se generan las injusticias pero también es donde existen los recursos necesarios para intentar solucionarlas. El principio de justicia social para el TRABAJO SOCIAL supone luchar por una sociedad donde haya más igualdad, donde haya una distribución más equitativa de los recursos, donde exista un acceso universal a los bienes básicos. Este compromiso decidido con la justicia es una de las características diferenciadoras del trabajo social respecto a otras profesiones de ayuda. Esta dimensión ética y política de la profesión nos exige a las/los profesionales, la reflexión, el análisis social y el intento de mejorar la sociedad.
Este desafío invita a la redefinición constante del Trabajo Social, este es siempre un asunto controvertido, porque la realidad social impone nuevas nociones que deben ser analizadas y aplicadas por la profesión. En esta línea hacemos referencia a la última definición (internacional) de Trabajo Social que ha sido aprobada por la Asamblea General de la Federación Internacional de Trabajadores Sociales, en Canadá en julio de 2000 y por la Asociación internacional de Escuelas de Trabajo social y se concreta en: “La profesión de trabajo social promueve el cambio social, la resolución de problemas en las relaciones humanas y el fortalecimiento y la liberación del pueblo para incrementar el bienestar. Mediante la utilización de teorías sobre comportamiento humano y los sistemas sociales, el trabajo social interviene en los puntos en los que las personas interactúan con su entorno. Los principios de los Derechos Humanos y la Justicia Social son fundamentales para el trabajo social”
Proponíamos al principio de este breve análisis LA REFLEXIÓN ¿Somos capaces de buscar espacios para la reflexión, para el análisis…, estamos dispuestos? ES NUESTRA RESPONSABILIDAD, tenemos que tener el valor y la integridad ética de construir otro mundo.
________________________________________________________
“Día mundial del Trabajo Social
La Federación Mundial inició el Día de Trabajo Social (WSWD) en 2007, aprovechando el éxito que la iniciativa establecida por el Trabajo Social Europeo, quienes festejaban el Día de Acción del trabajo Social, y tomando en consideración que hay eventos nacionales en muchos países.
La Federación pone de manifiesto que este evento se ha convertido rápidamente en una fecha establecida en todo el mundo. Se relaciona también este día con el día que anualmente las Naciones unidas le dedican al Trabajo Social, las Naciones Unidas en Nueva York ya llevan celebrado su 25 º aniversario este año.
La decisión que se tomo es que se celebre cada año en el 3er martes de marzo y hubo acuerdo en que el tema a abordar en estas conmemoraciones para los próximos 2 años debe estar vinculado con los temas de la Conferencia Mundial de 2010 en Hong Kong. La Federación está decidida a asegurar que haya declaraciones claras a nivel mundial sobre las importantes áreas de trabajo social y la práctica política para apoyar los debates nacionales, para asegurarse de que estos están bien informados, bien publicitados y sean influyentes. Este es un elemento crucial en la lucha para explicar la perspectiva del trabajo social y la contribución que trabajo social desarrolla para resolver los enormes y crecientes problemas sociales que enfrenta el mundo”

Article Categories:
Canarias
banner

Comments to Trabajo Social bajo el lema: Las voces del trabajo social en respuesta a las crisis mundiales: juntos construimos la agenda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share