Mar 1, 2011
0 0

La Niña de Rajoy cobra vida con un ‘Pacto de Estado’

Written by
Share

El Nuevo Teatro Alcalá acogerá desde este jueves la segunda temporada de ‘Pacto de Estado’, una farsa sobre la clase política ambientada en el 2032 que gira en torno a la relación entre el presidente Pepe Luis, un remedo de Zapatero, y la niña imaginaria de Mariano Rajoy.

La obra narra, en clave de comedia, las desventuras del presidente del Gobierno en el desenlace de su séptima legislatura. En 2032, la crisis económica continúa asolando España y el jefe del Ejecutivo intentará traspasar su poder a la líder de la oposición, Mariana Rajons.

Para librarse de su carga, Pepe Luis le propondrá un pacto de Estado sin la venia de los electores, pero la Niña de Rajoy, ya crecidita, deberá elegir entre La Moncloa y el presidente del Gobierno, a quien ama en secreto y a quien perderá de vista en cuanto entregue el poder.

“Se plantea una crítica al sistema político, no sólo a un partido. El protagonista se mantiene en La Moncloa porque sus medidas políticas son muy confusas, pero él está cansado y tiene mucho estrés”, ha explicado la directora de la obra, Pilar G. Almansa, en una rueda de prensa.

Por su parte, la actriz Rocío Vidal, que encarna a Mariana Rajons, ha subrayado las concomitancias entre este personaje imaginario y la portavoz del Partido popular en el Congreso, Soraya Sáez de Santamaría, la política “más próxima” al líder de la oposición.

“SIN SESGOS PARTIDISTAS”

Entremedias, sale a la palestra Monseñor Cloa, un híbrido entre el cardenal Rouco Varela y el Doctor House, el protagonista de la célebre serie de televisión estadounidense. “Es una especie de monseñor-psicólogo con la energía de Rouco y de House, dos estilos de mala uva y dos grandes personalidades”, asegura el actor Daniel Diosdado, que encarna al prelado.

De esta forma, el Monseñor Cloa, todo un ‘conseglieri’ estatal, tomará partido en la acción para mediar entre Pepe Luis y Mariana Rajons, empujando la obra hacia cotas “aún más rocambolescas” y añadiendo algo de mordacidad al conjunto “sin posiciones partidistas”.

“Hay un sesgo ideológico, lo que no hay es un sesgo partidista. Es imposible no posicionarse. Lo que no hay es un ‘Vota PP’ o un ‘Vota PSOE’. La obra tiene una ideología crítica. Estamos cuestionando la validez del sistema y la clase política”, asegura la directora.

La pieza desembarca en el Teatro Nuevo Alcalá después de una temporada en la madrileña Sala Tarambana. Para renovar la obra de cara a este curso, la directora y los actores han cambiado diálogos del libreto, introduciendo chistes basados en la-más-rabiosa-actualidad.

“Así el público se implica en la obra”, asegura el actor Felipe Andrés, que interpreta al presidente Pepe Luis y que subraya, asimismo, el “sufrimiento” creciente de su personaje a lo largo de la pieza. “Pepe Luis sufre de verdad. Tiene espasmos, crisis de ansiedad. Son personajes a los que les coges cariño, porque ves sus debilidades y les comprendes”, añade.

Article Categories:
Cultura

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share