banner
Nov 22, 2010
602 Views
0 0

Sin contacto y sin salida para los mineros de Nueva Zelanda

Written by
Share

Los esfuerzos para abrir una ruta de escape para los 29 mineros atrapados en una mina de carbón en Nueva Zelanda siguen siendo infructuosos por tercer día consecutivo, mientras las autoridades temen que la mina se haya convertido en una bolsa de gases inflamables y los familiares rezan por un milagro, ya que todavía no ha habido ningún contacto con los trabajadores.

La espera agónica para encontrar una forma de entrar en la mina se reflejaba en las caras de los cargos superiores del equipo de rescate, al reconocer a la prensa que no se podría acceder al interior hasta el martes, cuatro días después de la explosión.

Por primera vez desde el accidente del viernes, las autoridades hablaron sobre la posibilidad de que los hombres hayan muerto en la explosión, que podría haber generado una bola de fuego que se haya expandido por toda la mina, dejando una combinación de gases tóxicos abrasadores.

“Todo el mundo está impaciente y el agotamiento se siente en todas partes. El carácter se está crispando. Es el cuarto día y esto es una tortura”, explicó el alcalde de Greymouth, Tony Kokshoorn.

Desde que se produjera la explosión, no se ha podido establecer contacto con los mineros, 24 neozelandeses, dos australianos, dos británicos y un sudafricano, por lo que en estos momentos se trabaja en la perforación de un orificio de 15 centímetros de diámetro y 150 metros de profundidad por el que se pretende introducir una cámara para comprobar el estado de los operarios.

El primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, manifestó que “hay muchas posibilidades” de que los 29 mineros hubiesen encontrado una bolsa de oxígeno, pero se desconoce si tienen suficiente comida o agua.

“La información que tengo es que hay oxígeno en la mina y hay muchas posibilidades de que los mineros hayan conseguido llegar a esa bolsa de oxígeno y, por tanto, que estén vivos”, explicó Key en declaraciones recogidas por la cadena británica BBC.

Los equipos de rescate enviarán un robot a la mina que se encargará de trazar la ruta más rápida de acceso al refugio y por donde se investigará la calidad del aire. El robot no podrá entrar si existe el riesgo de que sus aparatos electrónicos provocarán otra explosión.

El enfado y la frustración se han extendido por todas las personas del equipo de rescate. Las autoridades se han cuestionado la preparación de la industria minera, considerada una de las más seguras del planeta, para atajar estos problemas.

“Todo el mundo está frustrado, todo el mundo está enfadado, todo el mundo está dolido”, explicó Laurie Drew, cuyo hijo de 21 años Zen está entre los hombres atrapados. Pero añadió: “Tenemos fe de que van a salir”.

Los mineros atrapados en la mina de Pike River tienen edades comprendidas entre los 17 y los 62 años. Otros dos mineros resultaron heridos en la explosión y ya han recibido el alta médica. Rusell Smith, uno de ellos, relató que pudo escapar porque había llegado tarde al trabajo y todavía no estaba tan dentro de la mina como para no poder escapar del derrumbe.

Article Tags:
·
Article Categories:
Asia y Oceanía
banner

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share