Ago 20, 2010
0 0

Se elaboran medidas urgentes para salvar los laureles de india de San Andrés

Written by
Share

El ingeniero agrícola Carlos Samarín y el biólogo José García han elaborado un litado de actuaciones urgentes con el objeto de salvar los laureles de indias del barrio santacrucero de San Andrés, situados en los márgenes de la carretera que comunica con Taganana.

Según han informado en una nota de prensa a raíz de una visita a la zona, Samarín y García propone siete medidas como corregir los cortes irregulares y desgarres producidos tanto en el sistema radicular como en la copa mediante un corte limpio de las raíces y ramas afectadas y posterior empleo de un cicatrizante que los selle, al objeto de evitar un mayor debilitamiento de los ejemplares por afección de plagas y/o enfermedades.

Asimismo, plantean la eliminación de la actual malla negra que recubre algunos cepellones dejados al aire y que está produciendo un sobre calentamiento excesivo del suelo y las raíces que contienen, lo cual genera un aumento de la evaporación y por tanto del ya de por sí grave estrés hídrico.

De la misma manera, prevén eliminar los restos de cemento y otros restos de escombros de la obra tirados al lado de algunos cepellones, así como descalzar hasta el cuello de los árboles el exceso de tierra de aporte que recubre algunos ejemplares dañados y posteriormente recubiertos con ésta.

Otra de las actuaciones propuestas sería realizar riegos de apoyo con abonados de rápida asimilación e inductores radiculares empleados para trasplantes de ejemplares arbóreos. Estos riegos se realizarán en los cepellones que además deberán ser recubiertos con algún material de cobertera tipo ‘mulching’ (se puede emplear laminas de fibra de coco o algún material similar que permita mantener las condiciones adecuadas de humedad y aireación en el cepellón durante el tratamiento).

Esta actuación, explican, se mantendrá hasta tanto en cuanto se vuelva a recuperar el lugar con el aporte de la tierra vegetal necesaria para recubrir el cepellón hasta el cuello del árbol afectado.

Una sexta medida consiste en realizar un tratamiento de abonado foliar de rápida asimilación en aquellos ejemplares afectados y que mantienen hojas verdes en la copa al objeto de facilitar su más pronta recuperación (una vez aumentado el follaje con la emisión de nuevas hojas se puede complementar con inductores radiculares de aplicación foliar).

Finalmente, en aquellos ejemplares con pérdida completa de las hojas, se propone realizar un seguimiento intensivo de manera que se detecte el resquebrajamiento de la corteza de las ramas terminales en los próximos meses y realizar las podas oportunas a los efectos de evitar problemas de seguridad de personas y bienes (con esto se garantiza el no realizar podas drásticas o excesivas hasta no conocer el nivel real de daño).

Article Categories:
Tenerife

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share