Ene 22, 2019
0 0

La Bandas de San Mateo y la juvenil de Firgas participarán en el III Memorial Ñito Calderín

Written by
Share

La Banda Juvenil de Firgas, fundada en 1976 se define como Entidad musical sin ánimo de lucro, creada para que la Villa de Firgas cuente con una Banda de Música en la que se forma y disfruta la juventud firguense. Se ha recorrido un intenso sendero musical en estos años. Por ello, la Banda es patrimonio popular de todos los firguenses y seña de identidad de la villa. Esta importante entidad cultural se nutre del alumnado que se forma musicalmente en el Patronato Escuela de la Villa. En la dirección de la Banda está desde hace cinco años Alfons Bonafont, valenciano afincado en Gran Canaria, Titulado Superior y Profesor de Fagot del Conservatorio Profesional de Las Palmas y del Conservatorio Superior de Música de Canarias.

Por su parte, la Banda de la Sociedad Municipal Vega de San Mateo ha participado en importantes eventos musicales de Gran Canaria. Destacar también que ha actuado en Lanzarote y en Fuerteventura. Desde hace quince años forma parte de la Federación Regional de Bandas de Música y de la Federación Gran Canaria de Bandas de Música. Ha estado dirigida por Víctor Sosa Martín, natural y vecino de Firgas, iniciado en la música en dicha Villa. La banda de San Mateo está integrada por unos 20 componentes. La banda tiene su origen en una propuesta hecha desde el Cabildo en 1996 a los municipios de la isla.

Al frente de la formación inicial figuró Francisco Guerrero que fue relevado al frente del proyecto por Miguel Ángel Rodríguez Vélez, joven músico de la orquesta y vecino del pueblo. En Septiembre de 1999, se constituye la Asociación Unión Musical Vega de San Mateo (UMUSAMA) que gestiona la banda y se crea la Escuela Municipal de Música. La banda se presentó en Abril de 1999 estando compuesta por 36 jóvenes músicos. Desde su comienzo ha participado en multitud de encuentros de bandas de música de relevancia de Gran Canaria, incluso ha participando en islas como La Palma, Lanzarote y Fuerteventura. Su repertorio aborda todo tipo de estilos, realizando incluso conciertos temáticos, espectáculos y conciertos didácticos. En la actualidad cuenta con más de una veintena de jóvenes componentes.

Semblanza de Ñito Calderín

Según señala el cronista oficial de La Villa, Pedro Socorro, en una nota necrológica publicada en la prensa local, “Ñito Calderín era, quizás, el mejor forjador de jóvenes satauteños amantes de la música de los últimos cincuenta años; esto es, el mejor maestro. Ya dicen que el talento siempre ha necesitado de la energía, y que no existe mejor energético que la pasión. Y a Ñito le sobraba pasión cada vez que daba tres toques de su batuta sobre el atril y concentraba todas las miradas juveniles y presto los oídos. Nacido en 1924 en una casa del casco urbano y hermano de leche del ilustre historiador Francisco Morales Padrón, pues la madre del historiador amamantó a ambos, Ñito Calderín, como popularmente se le conoce, fue durante casi cuarenta años director de la Banda Municipal. Su amor por la música le llevó a fundar diversos grupos, como la rondalla ‘Alegría’, y varias agrupaciones folclóricas del municipio. Numerosas generaciones de satauteños conocieron lo mejor del arte de las enseñanzas de este maestro”.

En dicho artículo se señala que “la agrupación musical adquirió destacada relevancia y mantuvo una gran actividad tanto dentro como fuera del municipio e, incluso, rivalizaba con otras bandas municipales. Sus acordes animaban las procesiones y verbenas de pueblos lejanos y remotos como La Aldea o las fiestas de San Ginés, en Lanzarote, de donde los músicos se traían como regalos hermosas sandías. Fueron años gloriosos en los que la Banda satauteña protagonizara uno de los famosos ‘Cuentos de Pepe Monagas’, concretamente aquel titulado “De cuando Pepe Monagas discutía que la Banda de Santa Brígida era mejor que la de Madrid”.

De hecho, la banda satauteña ganó el primer concurso de bandas municipales celebrado en la plaza de San Telmo, en la capital grancanaria, en 1951, el mismo día que la UD Las Palmas ascendía a la Primera División del Fútbol Nacional. La última obra musical de Ñito Calderín fue la realización, en el año 2000, del himno del centenario del Real Casino, cuyos arreglos se deben al ex director de la Banda de Telde y la letra a cargo de Pedro Socorro. El Ayuntamiento le concedió el título de Hijo Predilecto de la Villa de Santa Brígida el 12 de abril de 1999. Fue una propuesta del Real Casino de Santa Brígida, con motivo del centenario de su fundación.

Article Categories:
Gran Canaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share