Sep 22, 2018
0 0

Anselmo Pestana Padrón, Presidente del Cabildo de La Palma : ”Hay un serio problema con la imagen de los políticos”

Written by
Share

La cita en presidencia del Cabildo era a las 9.30 de la mañana y para mi grata sorpresa a las 9:35 horas, Anselmo Pestana Padrón, Presidente del Cabildo de La Palma me recibe en su despacho. En mi anterior periplo por pasillos y despachos del cabildo la media de espera para entrevistar oscilaba entre los 40 y 60 minutos. Así que insisto, grata sorpresa. Hacía tiempo que no veía al presidente; hemos coincidido en la calle con un “adiós” o “hasta luego”, pero poco más. Alguna arruga profunda en su cara delata su dilatada trayectoria en la política, y el peso que cada cargo acarrea y lleva implícito. Senador, diputado regional, alcalde y en esta última etapa presidente del cabildo. Responsabilidades diversas en las que me asegura “se ha sentido cómodo” aunque reconoce que la actividad parlamentaria le gusta mucho más porque está más entroncada con derecho, su carrera universitaria. “Pese a eso, apunta Pestana Padrón, el Cabildo produce una satisfacción más grande en el sentido de que hemos tenido unos primeros años malos económicamente hablando, no podíamos pensar en invertir. El Cabildo te permite unir esa capacidad de gestión y de inversión, que por ejemplo en el Ayuntamiento no teníamos. Ver los resultados, ver las cosas hechas produce una buena sensación aunque es verdad que hay que estar pendiente de muchas aspectos”.

Nada hacía pensar a este palmero siendo un niño que un día llegaría a ser político. En su infancia el fútbol, el baloncesto, el balonmano, un poco de ajedrez y pasar la tarde con los amigos era lo habitual en el barrio capitalino en San Telmo, donde transcurrió la mayor parte de su infancia, “nací en Guía de Isora aunque mis padres vinieron a La Palma siendo yo muy pequeño. Primero vivimos hasta los 10 años en los alrededores de Benahoare donde mi padre desempeñaba múltiples trabajos, y mi madre era empleada de hogar; luego nos fuimos a San Telmo. Allí me crié y no pensaba en la política. Pero fíjate, dice, recuerdo que con doce y trece años, mis amigos y yo hablábamos de política. Date cuenta, me explica, que con esa edad, nos tocó de lleno la transición y teníamos nuestras conversaciones sobre todo lo que estaba pasando. Yo creo que esa época de transformación me marcó bastante a mí y a otros compañeros de colegio. Ahora me parece increíble lo que hablábamos siendo unos críos, pero nos tocó, me parece a mí, una época de cambios muy bonita.”

Y si en algo coinciden los analistas y expertos es que los políticos de aquella época tenían “un saber estar”, algo que hoy en día parece haberse perdido. Y es el que el Congreso de los Diputados y cualquier Parlamento Autonómico muchas veces parece más una “jaula de grillos” antes que un espacio, en el que, sus señorías debatan de forma adecuada y educada. Una situación que ha desmejorado notablemente la percepción del político por la ciudadanía “hay un serio problema con la imagen del político, señala Pestana Padrón. Estamos inmersos en una sociedad más transparente y eso hace que todo se sepa con inmediatez, que se descubra. No hay nada que se pueda ocultar y esto es algo a lo que nos tenemos que acostumbrar los políticos. Debemos tener una vida lo más ejemplar posible. Y en general, no solo para los políticos, sino también para los ciudadanos, debemos tener en cuenta que no hay atajos, no puede haber atajos. Y los ejemplos que estamos viendo de políticos con titulaciones no merecidas o no trabajadas de forma adecuada hacen que la sociedad desconfíe. Lo que más me preocupa de todo esto es que estos casos produce que la gente huya de la política y necesitamos gente que se involucre y que tengan vocación. Con estos casos se hace bastante difícil encontrar gente con vocación como la pudimos tener el grupo de mi generación. Yo espero que esto con el tiempo se normalice y que la gente vea que con la transparencia que hay estos casos no se vuelvan a repetir”.

Asegura que le gusta trabajar en equipo. En ese sentido el fútbol dice fue una buena escuela para aprender a trabajar en grupo. La frase que dice “Politics makes strange bedfellows”, la política hace extraños compañeros de cama, le ha llevado a compartir gobierno con Coalición Canaria. ¿Cómo se lleva ese matrimonio?, “hay problemas como en todos, contesta, pero hay problemas también con los tuyos, asegura entre risas. Los problemas surgen porque, a veces, no se comparten objetivos, pero está el diálogo por encima de todo. Yo diría, matiza, que la sociedad actual nos está llevando a hacer pactos; creo que la época de las grandes mayorías absolutas ya acabó. Debemos caminar hacia gobiernos formados por dos, tres o cuatro grupos, una fórmula que en Europa es habitual, pero que en España aún cuesta asimilar. El nacimiento de los nuevos partidos tiene que ver justamente con las nuevas demandas de la sociedad y que no encuentran en los partidos más grandes”, puntualiza.

Y en este trabajo en equipo, el sueño personal del Presidente del cabildo palmero se plasma en un crecimiento poblacional. Algo tan sencillo y complejo a la vez porque inherentemente a ese crecimiento va asociado a un incremento económico. Es una regla sencilla, si hay una economía buena, estable y en auge, la población se queda. De no ser así, y, es el caso de La Palma, la población activa busca su futuro fuera del horizonte insular quedando la isla envejecida. “No hay otra forma, asegura de forma rotunda el presidente, por eso nuestro esfuerzo y casi empecinamiento para que el turismo crezca en la isla. Necesitamos más camas turísticas. Creo que fue un error, en su día, hablar de carga turística. La isla tiene unas 13.000 camas; no se ha crecido en los últimos años. Hemos tenido un leve aumento de camas gracias al alquiler vacacional; hablamos de unas 1000 camas más; se ha crecido en conceptos de pequeñas villas u hotelitos. También se han reformado hoteles mejorando su calidad. Todas estas iniciativas son bienvenidas pero también necesitamos otro tipo de establecimiento con dimensiones mayores que oferten, en algunos casos, calidad y lujo que es otro segmento al que debemos encaminarnos. En ese sentido, La Hacienda de Abajo en Tazacorte ha abierto el camino. Y prevemos nuevas inversiones. Todo se andará. Además nos estamos volcando con el tema universitario intentando crear junto con la Universidad más centros de estudios. Todas estas actuaciones llevan consigo que el desempleo disminuya. Hemos conseguido bajar el número de desempleados en la isla y eso es siempre una buena noticia. Estamos ya lejos de aquellos 11.000 parados, pero aún queda trabajo por hacer y trabajamos para seguir bajando ese número, trabajamos para hacer crecer a la isla, que la gente comience a regresar y revertir el envejecimiento. Es un trabajo que hacemos todos y cada uno de los grupos en el Cabildo.

La vida política le ha dado buenos recuerdos, pero también momentos de amargura y soledad “la moción de censura, recuerda, fue dura. Se vivió con mucha dureza porque los dardos fueron muy envenenados, pero tampoco diría que no lo volvería a hacer porque hay que verse en la situación. Creo que en política hay que saber que no se puede ni debe humillar a los demás, no se debe despreciar al adversario; en democracia creo que no hay enemigos, hay adversarios”. Quizá echaste en falta la comprensión de compañeros de partido en ese momento, pregunto “Si, por eso, tal vez, cuando suceden mociones en ayuntamientos soy más compresivo y cauto porque la moción en La Palma me abrió una nueva perspectiva, fue dolorosa, pero gratificante en el sentido que notas que la gente te respeta porque te mantuviste y además cuando te intentan masacrar la gente te protege aún más.

Las elecciones están ya a la vuelta de la esquina, Anselmo Pestana Padrón ya sabe lo que quiere hacer, pero eso será tema para otra entrevista, más adelante.

Article Tags:
·
Article Categories:
Entrevistas · La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share