Sep 6, 2018
0 0

Del Cemfac al cielo desde Los Llanos de Aridane

Written by
Share

Los edificios son obras de arte en este museo con paredes de cielo. Casi una treintena de obras de hasta 200 metros se muestran en el Cemfac La Ciudad en el Museo. Foro de Arte Contemporáneo, un proyecto pionero  que convierte a las calles de Los Llanos de Aridane en una de las galerías más grandes del mundo. Cuenta con piezas de artistas reconocidos como Fernando Bellver, Premio Nacional de Grabado, Ceesepe,  Medalla de Oro de las Bellas Artes o Andrés Rábago, viñetista de El País pero, sobre todo, creadores vanguardistas de  Europa, África y América como Gonzalo González, Javier Mariscal, García Álvarez, Albert Oehlen, Hugo Pitti, Jorge Fin, Francisco Rossique, Pedro González, Luis Mayo, Sara Fratini, o Matías Mata. Para visitar la muestra solo hay que darse permiso para observar mientras se camina, aunque se puede solicitar una visita guiada en la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane.

Para disfrutar de un museo basta sentarse delante de una obra, tal vez permanecer de pie si no hay bancos, y observarla un instante, el suficiente para comprobar si provoca una reacción. Tal vez  sacuda al espectador, o tal vez cause repulsa, o quizás deje indiferentes y, más tarde, se recuerde o se olvide sin pena ni gloria. Pero algo se mueve en el momento dentro del que mira. De hecho, existe una enfermedad relacionada con el arte que eleva el ritmo cardíaco, provoca vértigo, confusión, temblores, palpitaciones, depresión e incluso palpitaciones. Se conoce como el síndrome de Stendhal, y pueden sufrirla los individuos expuestos a obras de arte cuando estas son particularmente bellas o si se reúnen un buen número de ellas en un mismo lugar.

Así es que una conversación cualquiera en una cafetería de Los Llanos de Aridane puede terminar en mareo si alguien que participa en la tertulia alza la vida y contempla los edificios, cerca de una treintena, en los que se ubica el Cemfac  Ciudad en el Museo. Foro de Arte Contemporáneo. A la sorpresa ante el descubrimientos de los cuadros, murales o grafitis que pueblan las construcciones arquitectónicas le sigue la pregunta inevitable sobre qué hacen ahí, quién los creó y por qué. Se eleva el ritmo cardíaco al observar los detalles e, inmediatamente, se comprende que debe haber más, porque el arte, con esas dimensiones y ese estilo, no es casualidad.

Las obras llegan al ciudadano de a pie también a poco que este levante los ojos mientras camina o realiza sus compras en las avenidas.  Porque el objetivo de esta iniciativa puesta en marcha hace dos décadas por el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, en palabras de su concejal de Cultura, Charo González Palmero,  “es poner el arte verdaderamente al alcance de todos, socializarlo, además de embellecer las fachadas”, agrega, “y convertir a este municipio en el nexo de unión de los tres continentes, gracias a las obras de sus espacios públicos”.

Entre 1999 y la actualidad, las piezas de arte que se han sumado al Cemfac han tenido como denominador común dar a conocer los diferentes lenguajes plásticos contemporáneos mediante la convivencia natural con propios y visitantes. “Vivimos dentro de un museo, por tanto, asimilamos el arte como parte de nuestra vida diaria”, afirma la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane. De esta forma los cuadros, pero también los grafiti, las ilustraciones, la pintura mural, la escultura, la instalación o la fotografía convierten un paseo en una experiencia que emociona y transforma la mirada.

Las casi una treintena de piezas expuestas en los espacios públicos y abiertos de Los Llanos de Aridane son de estilos tan variados como la figuración, la abstracción, el expresionismo, el realismo mágico y  el realismo actual. “Hay diferentes versiones, diferentes escuelas y diferentes manifestaciones del arte que se están dando en los tres continentes”, destaca Charo González Palmero.  Además, estas obras expuestas al aire libre son intervenidas por los propios autores cada cierto tiempo para mantenerlas en buen estado “y para actualizar la creación con nuevas aportaciones del artista que, como la propia ciudad, evoluciona en su arte”. Este ha sido el caso de los artistas Javier de Juan y Paco Rosique, que estos meses han dado una vuelta más a sus obras Hay mil vientos posibles, hay mil rumbos a elegir (ubicada junto a la Plaza de España) y La ciudad en la mirada (ubicada en la calle Real),  respectivamente. Así, además, el movimiento de creadores que viajan a la ciudad llanense es permanente, lo que la convierte también, según afirma González Palmero, “en un lugar de vanguardia de Europa, África y América

Y es que los autores del Cemfac son artistas que destacan por su compromiso con el arte, del que dejan testimonio en las obras que pueden admirarse con solo salir a la calle en Los Llanos de Aridane.  Tanto es así que Fernando Bellver, Premio Nacional de Grabado, pionero del proyecto en el año 2000 con su obra La ciudad de San Borondón (ubicada en la calle Calvo Sotelo), aprendió de su padre la importancia de dedicarse a lo que se ama.  “Me dijo una vez que me cogió por el pasillo: Si trabajas en algo que no te gusta solo eres feliz el último día de cada mes”, explica en su autobiografía Tengo algo en la cabeza publicada en El Lago Ediciones. La escultura La cabeza guanche que mira al sol (ubicada en la Avda. Enrique Mederos) es su otra aportación, esta vez en 2008.

Ceesepe, artista Medalla de Oro de Las Bellas Artes, que en 2003 se suma a los creadores de Los Llanos de Aridane con Victorino (ubicada en la Avda. Enrique Mederos), también tiene  clara su intención creativa. “Lo único que me pone es trabajar”, declara en su web oficial ceesepe.net, “experimento mucho, aprendo trabajando”. Asimismo, Andrés Rábago, viñetista de El País explica en una entrevista a Diario de Avisos como se inspira todos los días “porque la realidad se produce todos los días”. Su obra La ofrenda (ubicada en la calle Calvo Sotelo) es de 2002.

Más recientes son las obras del artista urbano canario con gran prestigio internacional Matías Mata,  que ha participado con dos creaciones en grafiti en 2010 y 2015 (ubicadas en la Avda. Enrique Mederos y en el IES Eusebio Barreto). Mata, que utiliza como nombre artístico Sabotaje al Montaje, defiende, según sus palabras para la web losllanosdearidane.org, “el vandalismo artístico, pero sin faltar el respeto a nadie, lo hago para lanzar mensajes sociales, no es una cuestión de ego personal”. En 2017 Sara Fratini, ilustradora, artista y muralista venezolana, realizó un mural para el interior de la Casa de la Cultura de Los Llanos de Aridane (ubicada en la Plaza de España).  Ella misma explica en su web sarafratini.com  que “un dibujo al día es bueno para el corazón”. En 2018 volvió a Los Llanos de Aridane, esta vez para llevar el Cemfac  a los barrios del municipio con su obra Efimeria.

Además de la exposición permanente bajo el cielo abierto, el Cemfac ha iniciado en este último año una nueva etapa con la muestra itinerante de su obra La búsqueda, del escultor Julio Nieto, que ha viajado a Senegal, entre otros lugares, donde permaneció expuesta un mes en la Biennale Dak’Art. Con este proyecto, liderado la concejala de Cultura del municipio palmeroCharo Gónzalez Palmero, en el que han colaborado el Gobierno de Canarias, el Ministerio del Exterior y la Embajada de España en Senegal, “se cumple un sueño en el que trabajamos más de un año para cumplir nuestro objetivo de ser un puente para unir los continentes, y con ello a las personas”, asegura.

Article Categories:
Cultura · La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share