Jul 16, 2018
0 1

Malos recuerdos del expoliado “Letreros Petroglifos” de Balos

Written by
Share

Uno de los más importantes grabados petroglifos de Gran Canaria de cuyo asentamiento fueron de origen de los primeros pobladores de origen norteafricano se encuentra en la reserva natural del barranco de Balos que divide los municipios de Agüimes y Santa Lucía de Las Tirajanas, para ello los senderistas y todos los que deseen contemplarlos pueden hacerlo subiendo a través del semidesnudo e insólito paraje natural del Barranco de Balos dejando atrás la vía C-191, a la altura de las instalaciones deportivas de pádel y el barrio de Balos adentrándose por una antigua carretera polvorienta de más de seis kilometro de largo siguiendo barranco arriba hasta llegar a un macizo basáltico a los pies mismo de la famosa montaña sagrada de Roque Aguayro.
En el mencionado macizo (grandes cortes de piedra lisa-laja) los primeros aborígenes que poblaron esta isla hace unos 2.500-3.000 años, supuestamente de origen libio-bereber, esculpieron en las llanas rocas esos grabados petroglifos, representando a figuras humanas, animales (reptiles), otras diversas figuras y signos alfabéticos-bereberes del norte de África, no obstante para los numerosos investigadores que se han dado cita en este único yacimiento de estas características en Gran Canaria a lo largo de más de 70 años (2018) han quedado asombrado y a la vez perplejos, existiendo diversidad de criterios y comparaciones como lo manifestado en su día por el profesor italiano Vito Massellis de que los Letreros de Balos recogía una normativa social de vida aborigen de nuestros antiguos pobladores y que tenían semejanza al topónimo lingüístico de los antiguos aztecas de Mejico. Otros grabados en forma de esvásticas hacen supuestas referencias de los signos Templarios en su desconocida ruta a Canarias / continente africano entre los siglos XIII y XV.
Los grabados del macizo rocoso del barranco de balos fue declarado “Monumento Histórico-Artístico” en 1.973, en la actualidad una débil cerca de hierro-alambre protege este valioso yacimiento del sureste Gran Canario interpuesto en 1.981 por la Dirección de Bellas Artes. En los últimos 70 años, este lugar ha sufrido el saqueo y el expolio, aparte de plasmar los curiosos y caminantes sus nombres juntos y sobre los valiosos grabados lo que supuso en sus años un énfasis al y con reincidencia al escaso interés de los responsables en su materia del Patrimonio del Gobierno Autónomo Canario así como los enemigos de la cultura al destrozar en un 70% este famoso legado de nuestros antepasados. Asimismo aun se recuerda el grave expolio del célebre “lagarto de balos”, esculpido y arrancado de la piedra maciza en la década de 1.950, al parecer por un arqueólogo británico, dicho lagarto fue descubierto diez años antes y hoy no se sabe su paradero, posiblemente estará en alguna colección particular.
La nomenclatura de las calles de la villa de Agüimes están adornadas por estas escrituras y figuras de “Los Letreros petroglifos de Balos”, desafortunadamente, pese a las reformas del lugar consideramos que no están debidamente protegidos de la “mano negra del hombre incivilizado” a excepción del Ayuntamiento de Agüimes que lo ha defendido a “cal y canto” su supervivencia.
ante estos hechos, en su día se dijo que “La declaración de los Grabados de Balos como “monumento artístico-histórico de 1.973, no ha servido de nada”
No obstante hay un refrán que dice…”Nunca es tarde si la dicha es buena” y dentro del “Plan Canario de Restauración y Conservación del Patrimonio Histórico”, suscrito entre el Gobierno de Canarias y el Cabildo Insular de Gran Canaria se procedió a la restauración y conservación del yacimiento arqueológico de los “Letreros / Petroglifos” de Balos al considerarse al conjunto de estos grabados rupestres por el sistema del “picado” siendo por lo tanto el más importante en nuestra isla redonda de Gran Canaria.
Científicamente sorprende estos valiosos “Letreros / Petroglifos” de Balos de cuyos contenidos resultan grabados antropomorfos, zoomorfos y otros derivados geométricos y las inscripciones alfabetiformes muy parecidos a las líbicos-bereber del norte de África.
Es una gran noticia sobre este diezmado y expoliado “grabados petroglifos” de Balos que tendrá la debida protección y cuidado por los responsables de nuestro Patrimonio Histórico Regional e Insular aunque esta protección en mi modesta opinión llegó tarde.
Pero como nota final y triste, por cierto y antes de haber comenzado en su momento los trabajos de restauración y protección oficial de estos grabados, fueron nuevamente y vilmente de forma brutal no al expolio sino algo peor a…”masacrarlo a golpe limpio” dejando por los suelos un rico legado prehistórico difícilmente de recuperar.
Una pregunta obligada está en el aire…”Que es lo que pretenden los enemigos de nuestro escaso patrimonio arqueológico / histórico de Gran Canaria”.

Antonio Estupiñán Sánchez (*)

Article Categories:
Gran Canaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share