Jun 14, 2018
0 0

Diego F. Hernández: “500 likes no significan que vayan a ir 500 personas al concierto”

Written by
Share

“Necesito música que me sacuda la cabeza, me llegue al corazón y me haga mover los pies; que me recuerde que estoy vivo”. Así suena Diego F. Hernández, que tras 25 años informando en tiempo real mantiene vivos la mirada que descubre, el olfato periodístico que distingue y una capacidad innata para contar con palabras lo que las notas hacen sentir al escucharlas. Su secreto para mantener viva la pasión por la profesión de periodista es, precisamente “no perder el norte sobre lo que se hace en Canarias, desde un señor que se pone a samplear con unas lapas y una piedra hasta otro que hace canciones pop”. Por eso afirma sin tapujos en esta entrevista que “hay un relevo generacional en los músicos canarios, como con Los Vinagres, de La Palma”, subraya, “músicos que logran traspasar las fronteras de las islas y que han firmado con un sello como  Warner Music”.

Diego F. Hernández, durante la gala de los Premios Canarios de La Música 2018, celebrada en el Teatro Leal. Foto de Luz Sosa

Diego F. Hernández acaba de recibir el Premio Canario de la Música 2018 en la categoría Mejor Labor de Difusión, que otorga Canarias Radio y la Asociación Profesional de Compositores del País Canario. Esta voz mediática, que lleva 25 años informando de música desde un medio generalista, afirma que el papel del periodista en estos nuevos tiempos de internet y redes sociales sigue siendo importante “justo porque se vive en esta sociedad de la información”. En su opinión, “las redes sociales funcionan como una gran cartelera de todo lo que hay”, explica, “así que el papel del periodista es más que nunca el de prescriptor con sus propios criterios para posicionar a los músicos y darles su espacio a los contenidos”.

“Yo empecé a trabajar  a principios de los 90”, recuerda Diego F. Hernández, ”en un tiempo en el que no existía ni siquiera el correo electrónico, funcionábamos a base de fotocopias y teléfono fijo, tenías que irte a revistas especializadas…” Ahora se puede encontrar toda la información en un clic “pero eso no significa que lo que hay sea bueno de entrada”, recalca. De esta forma, la labor del periodista cubre la necesidad de analizar el mercado y su calidad ante la “autopromoción que predomina en las redes sociales”, señala. “Estas facilitan herramientas gratuitas pero, al final, terminan siendo un postureo. Si te fijas un poco”, destaca, “detrás no hay nada, y 500 likes no significan que vayan a ir 500 personas al concierto”.

Este periodista especializado en la sección de Cultura y el ámbito musical lo tiene muy claro a la hora de hablar de la industria musical en las islas. “Lo  hago entre comillas, porque aquí se sobrevive gracias al empeño de los propios músicos, que editan, sobre todo, de forma independiente con los pocos sellos de las islas que quedan, o que se autopublican”. Defiende que estas bandas están vivas gracias la pasión que sienten por la música, “y que no desaparece tan fácilmente, así que agotan los circuitos de directos que aún quedan en las islas”, señala. Gracias a que no se rinden se ha producido un relevo generacional, que ha permitido que bandas de La Palma como Los Vinagres, por ejemplo, “hayan dado el salto a la península”.

 

El periodista Diego F. Hernández en la exposición ‘Los canarios’, de Gran Canaria Espacio Dogital. Foto de José Carlos Guerra

Este ha sido el caso de Texxcoco, Sólo Astra o Los Vinagres, que se plantaron en Madrid. Los dos primeros grabaron con el sello Subterfugio, mientras que los palmeros han terminado por conquistar a la multinacional Warner Music. “Estos grupos son canarios porque nacieron aquí”, aclara Diego F. Hernández, “pero no  hacen su música en Canarias. Sin embargo, no dejan de ser un ejemplo sobre cómo bandas de las islas han encontrado donde colocar su trabajo a nivel nacional e internacional, lo que les permite tener un impacto mayor en península, e incluso aquí”. De hecho, el periodista destaca otros grupos que tienen gran impacto fuera de Canarias, mucho más que en las Islas como GAF y Estrella de la Muerte, Pumuky o Diego Hernández. “Está claro que hay algunos que de la insularidad hacen una especie de extrangulamiento, mientras que otros aprovechan eso como un revulsivo para salir fuera”, sentencia.

Sin embargo, a pesar de este relevo generacional que se ha producido en la música canaria, Diego F. Hernández, reconoce que el panorama musical “no es alentador, porque va menos gente a los conciertos, no se venden discos, no hay discográficas, ya que”, asegura,  “los formatos que conocemos no funcionan”. Así, y aunque reconoce que ha vuelto a aparecer el vinilo, en sus palabras “no se compra a niveles que vayan más allá del coleccionismo y el consumidor puro y duro prefiere escuchar la música en plataformas de streaming”.

Colecciona discos, sonríe si se le pregunta si reúne más de 2.000 “porque no sé si son tantos pero tengo muchos”, apostilla, “y no solo de vinilo sino también casete, pero sobre todo vinilo, porque entiendo que es un formato que da un cierto sonido que aprecio”. Por eso reconoce poseer “un corazón analógico y en blanco y negro, porque sigo escuchando cosas de los 50 y de los 60 y 70”.

De ahí que, gracias a su colección de música y a su profesión de periodista especializado en esta área, emergiera el artista que también lleva dentro y creara hace 15 años Fuckin Four Factory, un colectivo de djs y productores para hacer sesiones en directo y grabadas. En 2012, “tras recorrer todas las islas como si fuéramos la caja de los turrones, todos los festivales, bazares y bares y decidimos dar un paso al frente y darle a eso un formato de grupo”, explica. Entonces, lanzaron un disco con la Fábrica de Sonidos Hipnóticos Take a Drink, con directo de rock y electrónica y en formato Dj.

Diego F. Hernández con Teto Quintana, en una sesión de Fuckin Four Factory, Foto de Jordi Verdés Padrón.

Con su banda Fuckin Four Factory y en colaboración con el músico Carlos Catana presentó en La Palma y Tenerife en 2015 Música de ozono, un proyecto musical inspirado en la poesía palmera de Félix Francisco Casanova. “Se nos encendió la bombilla con el verso Cuando la noche me aprisiona”, apunta, “porque nos quedamos fascinados por lo que suponía, por su figura, y porque sus parámetros se acercaban mucho  a los que trabajábamos nosotros como la muerte, el agua, ese destino fatalista, con una musicalidad tremenda, con lo que nos dio la sensación de que estaba esperando a que lo cogiéramos, así que su poesía nos inspiró un disco completo”.

Aunque con el grupo ha dejado aparcados los directos de momento, no descarta retomarlos, sobre todo las sesiones de Dj, donde “me reconcilio con la vida”, apostilla.

Tras recibir el Premio Canario de la Música 2018,  Diego F. Hernández afirma con humildad sentirse “abrumado por las felicitaciones”, pero sigue trabajando con la misma intensidad e inquietud. Así pretende continuar con su labor de periodista de la sección de Cultura especializado en música “y disfrutar de todo el tiempo libre que pueda, aunque esta profesión te deja muy poco”.

 

 

Article Categories:
Canarias · Entrevistas

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share