May 7, 2018
1 0

Leticia Hernández: “El 80 % de las personas que vienen al dentista tienen miedo”

Written by
Share

Para lucir una sonrisa, muchas veces, hay que perder el  miedo. Las fobias al dentista son más habituales en los hombres que en las mujeres, según explica Leticia Hernández Felipe, quien afirma que, pese a que el 80%  de las personas que acuden a la consulta tienen miedo irracional, “este es el primero que confiesan sus pacientes masculinos”, destaca. El motivo, según aclara, es que la consulta al ginecólogo se sitúa a la cabeza de los miedos de la población femenina, que debe ir a revisión por lo menos dos veces año desde edad temprana.  Sin embargo, y dado que la visita al urólogo es obligada solo a partir de los 50 años, la medicina dental se sitúa a la cabeza de la lista para los hombres. “Para las fobias se recomienda relajación”, aconseja Hernández Felipe, “porque es bueno hacerse a la idea de que es la mente la que lo fabrica. De ahí la importancia de asumir la realidad”, agrega, “ya que solo es un pinchazo y tal vez quince o veinte minutos de tratamiento con anestesia”

Así las cosas, a estos profesionales de la medicina ya se les enseña desde la universidad cómo tratar a los pacientes que sufren fobias “para calmarlos, porque no es un miedo ni real ni justificado”, aclara Leticia Hernández, “es más producto de la herencia de nuestros padres y abuelos, que nos lo inculcaban, porque entonces las anestesia y los tratamientos eran mucho más dolorosos”. A Hernández Felipe, licenciada en Odontología, se le nota el amor por la profesión que ejerce desde la primera respuesta de esta entrevista, así como la empatía que muestra hacia sus pacientes. “Mi madre también era dentista”, aclara, “así que aprendí desde muy pequeña lo beneficioso que es tener una boca sana”. La Clínica Dental María de los Ángeles Felipe Negrín, está ubicada en Santa Cruz de La Palma, y aunque reconoce que con la crisis se notó el descenso de pacientes, si destaca que, además de por salud, “también vienen muchos por estética”, apostilla.

El miedo y las fobias a acudir al dentista proceden, muchas veces, de malas experiencias, previas. Leticia Hernández explica que “antiguamente se extraían las piezas dentales sin anestesia, y a lo mejor los dentistas trataban a los pacientes de otra manera”. Tras nueve años en la consulta, recuerda como destacado el caso de un paciente que temblaba y lloraba en la silla “y luego me contó que es que le habían hecho una operación en la pierna y se había despertado en medio de la intervención”. Este era el motivo de su rechazo, por lo que tuvo que hacerse el tratamiento muy despacio y de forma dilatada en el tiempo, “hasta que él mismo comprendió que, si no le ponía remedio a su problema, tendríamos que extraerle todas las piezas dentales”, destaca.

En el caso de los más pequeños, es más fácil que tengan miedo al dentista si los padres tienen este tipo de fobias. “Entonces los niños las reflejan también”, asegura Hernández Felipe. “De hecho, en la facultad nos recomendaban”, agrega, “que los padres esperaran fuera de la consulta; porque si los niños entraban solos asumían más la responsabilidad de portarse bien, mientras que con el padre o la madre presente tienden a ser más mimosos.”

Leticia Hernández destaca que en la actualidad se utiliza la sedación intravenosa para las personas que necesitan tratamiento, así como la sedación consciente con óxido nitroso para las personas que tienen un miedo irracional, o para niños más inquietos. “Con ellas el paciente está más relajado y solo siente, si acaso, un momento el pinchazo”, asegura. Para problemas más graves que requieren muchas horas de intervención se recurre a la sedación completa, “que se realiza en el hospital, porque es con anestesia general”, aclara.

El trato al paciente como profesional a la hora de las fobias o miedos depende de la persona, “yo por ejemplo soy muy sensible al dolor ajeno”, reconoce Leticia Hernández, “así que siempre estoy preguntando si sienten molestias al tratar al paciente, aunque las reacciones son muy personales, porque estoy segura”, apostilla, “de que a ninguno nos gusta ver sufrir a la persona que tratamos”. De hecho,  Hernández Felipe también es consciente de que el dolor que lleva a un paciente a acudir al dentista “es uno de los peores que existe y resulta muy difícil de soportar. Suele describirse como el peor dolor que se ha sentido, porque es un dolor que se irradia a la cabeza y el oído, por eso es más agudo que otros”. De ahí que se trate de una medicina que califica como “necesaria”, porque utilizamos los dientes todos los días, en todo momento”, agrega.

De hecho, Leticia Hernández recomienda la revisión en el dentista una vez al año “porque si no se tratan los problemas aparecen las caries o las enfermedad periodontales, o incluso problemas en la articulación, ya que hay personas que tienen dolores por una mala oclusión en la boca, que es cuando las piezas dentales no encajan correctamente”, aclara. Como cualquier tipo de medicina, igual que por los problemas de estómago es necesario ir al especialista, “con los dolores en los dientes hay que ir al dentista, porque con ellos comemos y con la articulación masticamos; por eso es muy importante tenerlas en estado óptimo”, recomienda.

“Las personas creen que se lavan bien los dientes”, asegura Hernández Felipe, “pero no lo están haciendo correctamente”. Para que sea una limpieza efectiva ha de realizarse con movimientos circulares y de encía hacia abajo, “no abrasionando los dientes con mucha fuerza”, puntualiza, “sino con estos movimientos en las caras oclusales, las caras linguales y las caras vestibulares. Tenemos que cepillar toda la boca, no pasar el cepillo rápidamente, sino que hay que hacerlo un mínimo de tres minutos, tres veces al día”. Además, recalca que la higiene por la noche “es fundamental, porque es cuando las bacterias actúan con más fuerza, ya que disminuye el pH en la boca y hay más propensión a caries”. Con una higiene regular y todos los días es suficiente para que, gracias a ella, “podamos dejar fuera los miedos”, asegura.

Article Tags:
· · · · · · ·
Article Categories:
Entrevistas

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share