May 3, 2018
0 0

El poder del microrrelato: de Internet al libro, y a las entrañas

Written by
Share

 

“Qué bueno es este. Ven, tienes que leerlo”. Estas palabras son música para los oídos de un escritor y si se trata de un género como el microrrelato, las expresiones de sorpresa y de gozo se multiplican. Entre las peculiaridades de este género se encuentra, precisamente, su capacidad de ir directamente a las entrañas del lector, expandirse y acompañarlo después durante mucho tiempo. De ahí que estos días se haya llevado a la Biblioteca Pública Municipal María Nieves Pérez Acosta de Los Llanos de Aridane la muestra Microrrelatos. Exposición itinerante, que puede visitarse hasta el 13 de mayo. La magia de esta literatura de pequeño formato es que conmueve de tal manera que surge la necesidad de compartirlo, de enseñarlo y rumiarlo en compañía. Por eso, estas frases fueron las más escuchadas durante la inauguración de la exposición, a la que asistió la alcaldesa del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, Noelia García Leal, la concejal de Cultura de la corporación municipal, Charo García Palmero y Ana Vidal, escritora y promotora de la muestra junto con el también escritor Miguel Torija.

Sacar al microrrelato de los libros, de la red y de las estanterías para mostrarlo en una exposición itinerante con textos de 34 autores ampliados en cartón pluma, sobre caballetes, como obras de arte en un museo que se pueden leer. Así es la muestra Microrrelatos. Exposición itinerante, que nació en Castellón, impulsada por la Asociación de Escritores de esta provincia, con el objetivo de presentar una selección representativa de los mejores microrrelatistas españoles, reunidos en el colectivo Generación Blogger. “En torno al año 2008 y 2010 comenzó a fortalecerse”, explica Ana Vidal, “una generación de escritores que se expresaban en sus blogs a través de Internet. Luego la actividad bloguera se diluyó con la entrada de las redes sociales y el auge de Facebook o Twitter, pero eso no significó que se dejara de escribir microrrelato, sino que ahora se siguen escribiendo mucho más en estas redes sociales”, destaca.

Los textos de la exposición se presentan también en formato libro y en una proyección con lecturas de cada uno de los escritores. “El microrrelato se expande dentro de ti tras la lectura”, señala Ana Vidal, “parece un texto breve, pero en realidad de provoca un fogonazo que te hace reflexionar durante mucho tiempo después”. Es por eso que la exposición presenta microrrelatos diferentes de cada uno de los autores en los formatos que la componen. Así, un paseo entre los cuadros con caballete provoca el silencio y la sorpresa, mientras que la ojeada a los libros expuestos anima a pasar las páginas, coger la obra en las manos y buscar más, porque siempre tras leer uno se buscan nuevas emociones en el siguiente. La proyección del vídeo permite además escuchar la voz de los autores. Los escritores seleccionados para la muestra tienen al menos un libro publicado por una editorial. Además, se ha procurado que hubiera paridad de sexos, así como que las obras no superaran las 200 palabras. Este último es uno de los requisitos para considerar a un relato breve como un microrrelato, aunque Ana Vidal reconoce que se han incluido obras “un poco más largas, pero porque consideramos que merecía la pena”, apostilla.

El microrrelato es un género que se adecúa a estos tiempos en los que leer “de un vistazo”, apunta Ana Vidal, “es una necesidad por la velocidad a la que vivimos. De ahí su éxito en las redes sociales”, afirma. La hiperconexión o la inmediatez en las experiencias vitales son la causa del incremento del número de escritores que lo cultivan y de lectores que lo disfrutan. Esto sucede especialmente gracias a los blogs, las redes sociales, los chats y el resto de sistemas de comunicación virtual que han surgido y se han afianzado en los últimos tiempos.

Las técnicas para escribir microrrelato se pueden encontrar en libros como el de Manu Espada, titulado Las Herramientas del Microrrelato, (Editorial Talentura). Ana Vidal destaca que su principal característica es la brevedad,”pero en la historia tiene que haber conflicto y cambio, y debería poseer cierta acción”, subraya. También es importante que al final del microrrelato haya una sorpresa, algo que cambia, “pero no te pueden haber engañado durante el microrrelato, eso está muy penalizado”, apostilla. Además, en este género se utiliza la herramienta de la hipertextualidad, “porque si hablas de una caperuza roja ya no tienes que contar nada más, todos reconocemos del personaje que se trata”, apunta Ana Vidal, “así que con cuatro o cinco palabras estás contando una historia porque la historia ya existe”.

La muestra Microrrelatos. Exposición itinerante se inauguró en Castellón en el Museo de las Artes. Los Llanos de Aridane es su segunda parada antes de ir en septiembre a Oropesa del Mar y, probablemente a La Laguna. De hecho, nació con el objetivo de recorrer diferentes localidades españolas, ya que está disponible para cualquier ayuntamiento, galería de arte o espacio que la solicite.

Article Categories:
Cultura · La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share