Abr 25, 2018
0 0

Morir sin dolor, mi derecho y mi elección

Written by
Marcela Padrón
Share

Hace solo una semana, muy pocas personas conocían a Marcela Padrón. Su reciente fallecimiento víctima de un linfoma, ha levantado ampollas. La familia denunció públicamente, que el centro médico donde fue atendida no cumplió el documento de Manifestaciones Anticipadas de Voluntad que había firmado en 2013, en el que expresaba su deseo de tener una muerte digna y que le proporcionaran los tratamientos necesarios para paliar al máximo el dolor, el sufrimiento o la angustia extrema, aunque eso pudiese acortar sus expectativas de vida.

Desde hace siete días, su nombre ha sido citado en innumerables ocasiones ,tanto en radio y televisión como en prensa escrita y digital, e incluso el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, ha pedido en sesión parlamentaria la apertura  de una investigación sobre la muerte con dolor de Marcela, pese a haber firmado el testamento vital.

Marcela Padrón

Marcela Padrón

Escribir sobre un caso como este siempre es complicado, pero aún lo es más cuando te une una estrecha amistad con uno de los protagonistas de esta historia. Aridani González, hijo de Marcela, encabeza esta queja que, lejos de buscar una venganza inútil o un culpable, trata de impedir que otros pacientes tengan que pasar por un calvario similar al que sufrió Marcela durante cuatro días, en los que permaneció atada a una cama sin una medicación que le calmara el dolor.

Me hubiese encantado conocer mucho más a Marcela para poder hacer una descripción más precisa, pero de nuestros escasos encuentros puedo decir que se trataba de una excelente persona, con una mirada que transmitía una bondad infinita, de esas que hoy en día escasean.

Era una mujer fuerte pero a la vez sensible. Una amante de los animales que detestaba el maltrato y que denunciaba constantemente en las redes sociales.

Marcela supo transmitir su fortaleza a su hijo Aridani, quién  ha tomado el relevo de su madre en una lucha mucho más pública y mediática de la que ella pudo hacer, desde su puesto de trabajo en el Servicio Canario de Salud, como responsable del Registro de Testamento Vital de Las Palmas, e ironías de la vida, habiendo trabajado muchos años en la promoción de este documento.

Ingresó por primera vez en Urgencias del Hospital Dr. Negrín de Las Palmas de Gran Canaria el 6 de diciembre de 2017. Según explica Aridani González en una publicación de Facebook,  en la que cuenta paso a paso y documenta el caso de su madre, “un error de diagnóstico le atribuyó un cáncer de hígado en grado 4 con metástasis y una esperanza de vida de semanas. Sin esperar los resultados, se aplicó el testamento de últimas voluntades y la trasladaron a paliativos donde empezaron a dormirla”. Una vez llegaron los resultados que determinaban que la paciente padecía linfoma, se le empezó a despertar y tratar con quimioterapia.

Desde este momento y hasta el pasado 15 de marzo, cuando por fin Marcela dejó de sufrir dolor, sucedieron una serie de acontecimientos médicos que se pueden resumir grosso modo en la lucha de su familia por lograr que, esta vez, durmieran a su madre tal y como había solicitado.

Pero ella inició otra lucha que culminó con una aplastante victoria: lograr que su familia aceptara su muerte con serenidad,  asimilando desde el primer momento el fin que les deparaba el destino.

Documento firmado por Marcela

Documento firmado por Marcela

Marcela explicó lo que quería que hicieran con sus cosas, dónde deseaba que la enterraran y cómo quería que fuera su despedida. Y sus hijos cumplieron con creces. Tan solo 24 horas después de perder a su madre, hablar con Aridani fue todo un regalo. Dar el pésame por la muerte de una madre es complicado y más, cuando muere tan joven; pero su voz transmitía una paz indescriptible. Me aseguró haber mantenido una conversación con su madre que le había causado esa inusual calma y esa aceptación que, hoy en día, se ha convertido en lucha. Una lucha pacífica que inició tan solo unos minutos después del entierro de su madre, cuando Aridani tomó la palabra en la manifestación por las pensiones que se celebró el 17 de marzo en Las Palmas de Gran Canaria. Habló por boca de Marcela, transformando todo ese dolor en fortaleza.

Aridani seguirá luchando porque en esta causa ha encontrado la forma de hacer valer el esfuerzo que su madre hizo durante tantos años. Y lo ha conseguido, porque muchas personas tenían un completo desconocimiento de la existencia de este documento que evita el sufrimiento, no solo del paciente, sino de la familia que en tan dolorosa situación tiene que decidir qué es lo mejor para su ser querido o qué hacer con su cuerpo y sus órganos.

“No pudimos hacer que se cumpliera el documento en todo su contexto porque no estaba en nuestra mano, pero se han exigido las respuestas para que ni a ella ni a nosotros nos quede la sensación de que todas las personas a la que le hizo el documento se vean en esa situación. Por su honor y por su palabra, porque es la manera de saber que se ha cumplido con lo que explicó a cada una de las personas a las que se lo explicó”.

Pocas son las personas que no hayan pensado alguna vez en cómo sería la mejor manera de morir. Hacerlo sin dolor es seguramente la opción de la mayoría. Y están en su derecho. El documento de Manifestaciones Anticipadas de Voluntad se crea para que nadie juegue a ser Dios, que da la vida y la quita dependiendo de sus creencias o escudándose en su ética o moral profesional. La elección es del paciente, siempre tiene que ser del paciente. La interpretación de una palabra no puede causar tanto sufrimiento en una familia.

El Colegio Oficial de Notarios de Las Palmas tiene un acuerdo con la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias  por el que se encarga de la realización de este documento de forma gratuita. Los interesados pueden hacerlo a través del 012, solicitando una cita con la Administración, que serán los encargados de explicar el documento.

Article Categories:
Canarias · Fuerteventura · Gran Canaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share