Feb 26, 2018
0 0

Víctor Pérez Rodríguez: “La tensión por tener que hacer un resultado concreto en un rally se puede controlar”

Written by
Share

“Una vez que se llega a la meta como campeón”, aconseja el copiloto Víctor Pérez Rodríguez, “es bueno no ser gaviota en el mar, porque hay mucho tiburón que se la puede comer si se entretiene”. Así que sin entretenerse y a tiempo llega Pérez Rodríguez a la entrevista, aunque con el cronómetro en la mano, eso sí, como buen profesional  del automovilismo que tiene a sus espaldas el haber sido con Flavio Alonso campeón de España de rallies de tierra en 2004. Además, ha logrado el subcampeonato con Alfonso Viera en 2013 y, esa misma temporada, un título de Grupo N. Orgulloso de sus 280 rallies, reconoce que hace unos días corría en el Rally Serras de Fafe en Portugal por el mismo tramo que aquellas figuras del automovilismo que admiraba por televisión en sus comienzos “con una emoción muy difícil de controlar si amas este deporte porque”, agrega, “te ves ahí y dices, caramba, yo he soñado con esto”. Por eso confiesa que eso es lo más difícil porque la velocidad “siempre es más fácil de dominar”. Tras pasar unos días en su pueblo natal de Barlovento, esta semana viaja a Lorca, en Murcia, y a Fuerteventura para preparar el Campeonato de España y el Campeonato de Canarias.

Y es que este experimentado profesional asegura que para llegar a ser campeón de España desde sus inicios como aficionado al rally en Barlovento, hace 27 años, le ha hecho falta “trabajar mucho, pero también”, agrega, “ser muy humilde y ser persona por encima de todo”. “Vengo de una familia tan contenida”, explica Pérez Rodríguez, “que recuerdo estar enfermo de pequeño con mis cinco hermanas y mi madre, como una cosa excepcional, nos compraba tres yogures para repartir entre todos”. Reconoce que estas experiencias le han ayudado “a valorar todo en la vida”. De ahí que siempre haya aprovechado las oportunidades que se le han presentado para desarrollar su talento como copiloto.

Ocupar el asiento derecho en un momento de máximo estrés, en el que está en juego un campeonato, el dinero de los patrocinadores o del piloto y, sobre todo, la vida, requiere de una serie de cualidades que Pérez Rodríguez resume en una: ser persona antes que copiloto. “Tienes que tener esa complicidad como persona con el piloto”, señala, “porque con ella todo lo demás viene solo”.  Considera fundamental adaptarse a los horarios, a las costumbres, a la forma de vida y el trabajo del que lleva el coche, “porque él es el protagonista”, afirma, “el copiloto es el segundo de a bordo con todas las consecuencias que eso tiene”.

Claro que en los rallies siempre hay momentos críticos, pero Pérez Rodríguez asegura que “si sabes contar hasta tres todo irá bien”. Según su experiencia, la velocidad se controla empezando la casa por los cimientos, “porque  hay que aumentar el ritmo intentando no chocar”. También explica que la tensión por tener que hacer un resultado concreto  se puede controlar mediante técnicas de sofrología y visualización “para que cuando sucedan situaciones peligrosas ya hayas pasado por ellas”. Sin embargo, admite que lo más difícil es tratar con las emociones “porque tienes que decirte a ti mismo que es una carrera más”, indica.

Tras 27 años en el deporte del motor, este palmero de voluntad de hierro afirma orgulloso que trabaja cada día por su carrera como profesional “porque la disciplina se consigue trabajando”. Subraya que ser copiloto de rally “no es ser un loco”, de ahí que se prepare a conciencia para las competiciones. Leer mapas correctamente, actualizar y practicar las nuevas aplicaciones de navegación para guiarse por la península o en el extranjero, o hacer deporte a diario para que su cuerpo responda mejor en caso de tener un accidente son algunas de las actividades que le permiten, en sus palabras, “estar vivo después de 280 rallies y seguir con gasolina para estar en activo”. A esto ayuda el hecho de que la seguridad en los vehículos haya mejorado mucho en los últimos años, aunque eso también ha incrementado su precio. “Me he subido en coches de hasta medio millón de euros”, señala, “lo que da la medida del dinero que hace falta tener en este deporte”. Pérez Rodríguez está muy agradecido a su familia, “porque aunque no pudo apoyarme económicamente me permitió dedicarme a esto profesionalmente”. En la actualidad cuenta con el patrocinio del Ayuntamiento de Barlovento, el restaurante Asador Campesino, Grupo Demaría / Pintura Reventón, y Apart Hotel Centro Cancajos, a los que pasea por el mundo en su casco mientras guía con voz firme al piloto Gustavo Sosa Espinel en los campeonatos nacionales e internacionales.

En una época en la que las nuevas tecnologías han llegado a todos los deportes, el copiloto palmero afirma que utiliza las nuevas aplicaciones móviles en los entrenamientos pero no en los rallies. “Las notas que los copilotos leemos a los pilotos mientras van conduciendo van a ser de por vida en lápiz y papel”, sentencia. En este sentido reconoce que hay intentos de aplicaciones para llevarlas en iPad pero “es complicado hasta el punto de que quien la creó, mi amigo Diego Vallejo, las sigue tomando en papel”, aportilla.

Apasionado por su profesión y lleno de fuerzas para las próximas pruebas, entrena estos días junto al piloto Gustavo Sosa Espinel en varios coches, entre ellos el Ford Fiesta R5 Plus y el Mitshubisi EVO X Grupo N. Declara que tienen casi decidido que van a correr el Campeonato Canarias con el primero, aunque a unos días para que se cierren las inscripciones aún está por decidir el que llevarán en el Campeonato de España.

Article Categories:
Canarias

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share