Nov 21, 2017
0 0

Las Chumberas contará con un nuevo espacio de ocio para sus vecinos

Written by
Share

El barrio de Las Chumberas contará con una plaza, anexo al Centro Ciudadano y que circunda la nueva Iglesia –parroquia del Santísimo Redentor- del barrio, obra del arquitecto Fernando Martín Menis. Según explicó ayer el alcalde, José Alberto Díaz, “el proyecto recoge completar la urbanización del entorno de la iglesia y dotar al barrio de un espacio acorde a la importancia que merecen sus vecinos es clave y fundamental para su calidad de vida y revitalizar la zona”. Las obras están presupuestadas en unos 250.000 euros y se prevé que su ejecución sea de unos cinco meses, a partir el inicio de las mismas.

La remodelación de la plaza incluye una intervención sobre una superficie aproximada de 2.400 metros cuadrados, aunque la zona que se prevé urbanizar por completo son los alrededores de la iglesia, con una superficie de unos 1.400 metros cuadrados, con pequeñas intervenciones en la plaza del nivel superior frente al Centro Ciudadano. La zona de intervención está situada entre las calles Estrómboli en su parte este y la calle Volcán Pacaya, en su parte oeste, lindando al norte con edificios y su parte sur con la calle Volcán Etna.

La presentación corrió a cargo del equipo redactor del proyecto de Fernando Martín Menis, quien dijo que el objetivo es “que sea el centro de Las Chumberas”, también estuvieron presentes la concejala de Urbanismo, Candelaria Díaz; el concejal de Obras e Infraestructuras, Antonio Pérez-Godiño; y los representantes de la Asociación de Vecinos Las Chumberas, de la comisión de fiestas y colectivos de mujeres, mayores y jóvenes del barrio, a quienes también se les mostró el interior de la nueva iglesia.

Los objetivos que se persiguen en el proyectos son: dotar de una nueva accesibilidad a la plaza mediante la creación de un itinerario accesible con la creación de una rampa; terminar la urbanización del nivel inferior de la iglesia, con la colocación del drenaje y recogida de aguas pluviales de toda la urbanización; completar la urbanización en la parte superior de la iglesia, conectando la plaza existente en la citada calle; se mejorará la iluminación de esta zona y se completará su uso mediante la incorporación de un área de juego de niños.

Además, se incrementará la calidad ambiental de la zona incorporando arbolado de sombra colorido y se propiciará la cohesión social de todo el barrio mediante la generación un elemento de atracción en la zona y brindar un nuevo espacio público a los vecinos.

La intervención que se plantea trata de ser lo más neutro posible acorde con la arquitectura singular de la iglesia, por ello se respeta todo lo construido armonizándolo con los muros existentes. También se va a mejorar la iluminación de los alrededores de la iglesia y la plaza superior, colocando nuevos báculos en las esquinas; lo que se busca es que la iluminación llegue directamente sobre la superficie, dejando las paredes de la iglesia lo menos iluminadas posibles, de modo que durante la noche sea la propia parroquia, a través de sus huecos la que ilumina el edifico al exterior. En la zona de la plaza habrá luces colgadas entre los árboles a modo de verbena para dar calidez y animosidad a la misma.

Otra de las novedades del proyecto consiste en redistribuir el mobiliario, construir una serie de bancos que permitan un entarimado de madera y poder elaborar un escenario para fiesta del barrio, además de un área de juegos infantil.

En cuanto al material a utilizar para el pavimento, la intervención opta por hormigón con acabado abujardado de máquina, para garantizar la seguridad del suelo y acorde con la iglesia. Respecto a los muros, se propone aprovechar la naturalidad del terreno basáltico de la zona y se plantean varias soluciones en función de la resistencia final de la roca.

Según el informe del equipo de arquitectos de Martín Menis, la principal problemática urbanística que se ha detectado es la topografía del terreno que permite la comunicación norte-sur fácilmente, pero no así en las conexiones este-oeste, debido a las grandes diferencias de costa entre puntos muy cercanos. Para dar solución a esta dificultad, se realizó una rampa que garantiza la accesibilidad este-oeste en el barrio que no se había completado ya que estaban las obras de la iglesia en marcha.

En suma, la intervención básica ha sido la de completar la urbanización inexistente, completar el recorrido peatonal este-oeste en la zona centro del barrio y realizar mejoras urbanas en la plaza que forma parte del Centro Ciudadano.

Article Categories:
Tenerife

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share