Jul 13, 2017
6 0

Sobre los bomberos

Written by
Share

Son desde hace varios días, yo, incluso , me atrevería a decir que hace años, uno de los problemas más serios a los que , el Cabildo Insular de La Palma debe buscar una solución, y, por ahora, no ha encontrado. Los Bomberos Voluntarios de La Palma se han convertido, muy a su pesar, en el tema de conversación de políticos y ciudadanos.
Dice el dicho que Dios escribe en renglones torcidos, y debe, ser así porque pocos días después de que La Asociación de Bomberos Voluntarios se “quejara del desapego por parte de la primera institución palmera, así como de los problemas que con la gasolina han estado teniendo a lo largo de los últimos meses”, y después de que se cuestionara su idoneidad, mira, por donde, se produce un incendio en el corazón de la capital palmera.
Como voluntarios que son, pero con el paso del tiempo, pese a quien pese, se han ido profesionalizando, los bomberos acuden con la mayor rapidez a las tres de la madrugada del pasado 8 de Julio para iniciar un servicio que culminó a las 21 horas del mismo día; 18 horas de trabajo ininterrumpido en colaboración con personal del Ayuntamiento, Cabildo, AEA, Protección Civil, Bomberos profesionales del Aeropuerto y muchos ciudadanos, para todos ellos mi reconocimiento. Creo que esa fatídica noche demostró, desafortunadamente, que necesitamos un grupo de estas características. Esta es la última parte de la historia de los bomberos, pero vamos a empezar desde el principio.
Los bomberos nacen como una asociación de voluntarios tras el incendio de la “Alaska”. Aquella noche, un grupo de hombres de la isla sintieron la necesidad de fundar una asociación que velara por la integridad de los palmeros y de su patrimonio. Los bomberos han sido siempre conscientes del término “voluntario” que los acompaña, y, creo, por lo mucho que he hablado con ellos que se sienten orgullosos de serlo. ¿Qué es ser voluntario? Es simple, es dedicar parte de tu tiempo libre a una actividad de la que se supone no se espera remuneración económica alguna. Los bomberos voluntarios entrenan cuando usted y yo estamos tranquilamente en nuestras casas; porque aunque la actividad sea voluntaria entraña muchos riesgos. Los jefes de sección plantean situaciones de incendios en las que los voluntarios tienen que aprender a actuar. Se estudian otros incendios; se plantea esa situación si se produjera en una ciudad de nuestra isla y como sería la manera más adecuada de intervenir. Claro, imaginen ahora que todos los bomberos, toda la planilla, los 54 miembros que actualmente la componen sean voluntarios en el sentido literal de la palabra. Ante una situación como la del pasado 8 de Julio hubiese sido imposible actuar con la inmediatez que la situación requería. ¿Por qué les explico esto? Porque hay aproximadamente unos 18 bomberos que perciben un salario más unos extras desde el Cabildo y es aquí, donde algunos políticos, considero, han querido poner a la ciudadanía en contra de los bomberos. Los bomberos no aspiran a ser funcionarios, pero sí hubo un político hace años, que en una campaña electoral, curiosamente, también en la Bodeguita del Medio, segunda oficina, por no decir primera, de muchos políticos, prometió a un pequeño grupo de bomberos que disfrutaban esa noche de su ocio, hacerles funcionarios si votaban a su partido. Creo que todos los santacruceros, conocemos esta historia. No es nada nuevo lo que les estoy contando, pero, por aquello del sitio en el que vivimos, los medios de la isla no suelen hablar de esta historia. Esos bomberos creyendo que aquella promesa daría una estabilidad laboral a sus vidas, supongo, votaron, al partido en cuestión, siguiendo la demagogia del político en cuestión; es decir, las falsas promesas utilizadas por esta persona para convencer a un grupo de ciudadanos y convertirlos en instrumento de su propia ambición política; porque eso, amigos míos, es lo que significa demagogia. Y fue ahí, precisamente, donde surgió el famoso problema del funcionariado y los bomberos. El grupo de bomberos al sentirse engañado protestó y la situación, con los años, se ha ido agravando.
En recientes entrevistas radiofónicas, he escuchado a algún político diciendo que los bomberos cuestan dinero y que sólo producen gastos. Los bomberos, pese a todo lo que les he explicado anteriormente, no piden ser funcionarios, no piden aumento de sueldo, necesitan y es lo que han solicitado una actualización de sus equipos y de su parque móvil porque, de no ser así, no podrán actuar. Ser bombero y voluntario no significa que se deba arriesgar la vida innecesariamente. Si les digo que el equipamiento ignífugo no es el más adecuado, ¿lo creen?, si les digo que los bomberos comparten parte de ese equipamiento porque no hay uno para cada uno, ¿qué les parece?. Las bombonas de oxígeno que soportan a sus espaldas los bomberos son otro problema. Tan sólo tienen una capacidad en línea recta de 200-400 metros, me disculparán, pero este dato no lo recuerdo con claridad. Eso significa que si se produce un accidente, digamos en los Túneles de la Cumbre, todo vehículo que quede más allá de esos 400 metros queda a su suerte. ¿Es eso lo que queremos? Porque esto lo saben los políticos. Conocen todas y cada una de las carencias de la Asociación de Voluntarios.
El parque móvil de los bomberos es otro tema aparte. Consta de vehículos donados por otros grupos de Tenerife. En toda asociación hay siempre un manitas que todo lo arregla, aquí también. Pero incluso hasta el más hábil llega un momento en el que ya no puede hacer milagros. Hay vehículos que no han pasado la ITV con lo que no pueden intervenir, hay otros estropeados tras el último incendio y que continúa inmovilizado. Pero hay un problema aún más serio. Los Bomberos Voluntarios llevan tiempo pidiendo un vehículo con una escala especial. Nuestras calles estrechas imposibilitan que los vehículos, los pocos, que están activos puedan trabajar de forma adecuada; pero es más, tenemos varios edificios en la capital y en Los Llanos de Aridane con más de cuatro pisos. Con la actual escala los bomberos no podrían actuar a partir del cuarto piso. Para mi asombro, hay algún político, al que se le ha transmitido de forma directa esta urgente necesidad y su respuesta ha sido que, si se diera el caso, no se actuaría ya que no se puede adquirir ese transporte. Sinceramente, me pregunto en manos de quienes estamos; personas que anteponen, la vida de los ciudadanos ante un vehículo. Políticos que dicen conocen el problema y asumen su culpa, pero aún no he visto una renuncia del mencionado caballero con la que realmente, pase de las palabras a lo que se espera de él, y deje de ser tan sólo una disculpa de cara a la galería. Para terminar, prefiero mantener una asociación de bomberos voluntarios equipados de forma adecuada, con sus vehículos, aunque no salgan nunca a intervenir, antes que pagar a una serie de políticos inconscientes que anteponen sus intereses al de la mayoría. Ojo, no estoy siendo demagoga, vayan unas líneas más arriba y relean su significado, simplemente les expongo lo que sé y que quería exponer desde hace varios años.

Article Categories:
La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share