Abr 13, 2017
0 0

Prepara tu piel para el sol

Written by
Share

Después de casi seis meses, entre el otoño y el invierno, sin haber prestado especial atención al estado de tu piel, es el momento de ponerse manos a la obra si quieres lucir un buen bronceado este verano; para lucir un bronceado perfecto, primero hay que cumplir una serie de pasos que conseguirán preparar tu piel para el sol. A continuación, vas a poder saber cuáles son esos pasos y cómo ponerlos en práctica, a partir de ahí solo te queda disfrutar del sol.

EXFÓLIATE: Es muy importante limpiar de impurezas y células muertas tu piel. Por norma general, en la época del invierno tendemos a prestar mucha menos atención a la piel, y esta se vuelve seca, a veces escamosa, por la falta de exfoliación y de hidratación. Comienza a exfoliarte la piel del cuerpo y del rostro una vez a la semana desde ya; este gesto mantendrá tu piel limpia y preparada para absorber cualquier tipo de tratamiento que necesites aplicar. Puedes comprar exfoliantes en tu perfumería habitual o puedes poner en práctica cualquiera de las recetas que ya te he expuesto en esta sección en anteriores artículos y ayudarte de un guante de crin para hacer más efectiva esta exfoliación; de cualquier forma, no dejes este paso y añádelo a tu rutina de belleza.

 

HIDRATA TU PIEL: otro paso muy importante a la hora de prepararte para tomar el sol es la hidratación de tu piel. Como ya he dicho antes, en el invierno se suele dejar de cuidar la piel, pues no está tan “a la vista”, por lo que llegas a la primavera con una piel seca, necesitando una hidratación importante. Después de tener la piel exfoliada, debes aplicar el producto hidratante que necesites, puede ser casero o comprado; también puedes utilizar productos específicos que te ayuden a reducir las zonas “difíciles” de tu cuerpo, utilizar cremas para zonas específicas como pueden ser las manos o los pies. Lo realmente importante es que hidrates tu dermis de manera profunda, de manera que aportes suavidad y luminosidad. Con la piel bien limpia, esta recibirá mejor todos aquellos beneficios que te otorgan los productos hidratantes que apliques. Recuerda que es muy importante que para la piel de tu rostro utilices un tratamiento hidratante personalizado, que se adecue a tu tipo de piel y a tus necesidades. Con el paso de la hidratación tu piel debe quedar fresca, resplandeciente e hidratada.

ALIMENTA TU PIEL: este es otro caso más en donde la dieta adecuada puede obrar milagros. Como siempre te digo, la dieta es la base de todo, y en este caso, no iba a ser menos. Para preparar la piel y adquirir un fabuloso bronceado, es necesario que comiences desde ahora a ingerir alimentos como los tomates, las zanahorias, el melón o los albaricoques. Estos alimentos son muy ricos en carbono y van a estimular la síntesis de melanina en tu organismo, lo que te ayudará a conseguir un bronceado mejor, más igualado y uniforme. También es bueno ingerir cada mañana, antes de desayunar, un vaso de zumo de limón mezclado con agua mineral; este sencillo gesto evitará que tu piel se quede roja, purificará tu dermis y, además, creará una barrera defensora contra cualquier enfermedad veraniega. Otra cosa que debes tener muy en cuenta son las vitaminas y los antioxidantes, importantes los dos durante todo el año. Consume pescados como la caballa o el salmón para obtener vitamina A y aceites vegetales y cereales para conseguir vitamina E.

 

ACOSTUMBRA TU PIEL AL SOL: el último paso es muy sencillo y agradable de realizar; ve cada día exponiéndote al sol durante cortos espacios de tiempo. Puedes sentarte en un parque durante un ratito mientras el sol te da en el rostro, escote y brazos, por ejemplo. Aumenta la exposición cada día unos cinco minutos, sin olvidarte nunca de utilizar protectores solares incluso en los días en los que esté nublado. Puedes comenzar utilizando un protector solar de factor alto y cada quince días cambiarlo por uno de protección más baja. Ten mucho cuidado con las quemaduras y ve incorporando estas rutinas de bronceado poco a poco.

Como has podido leer, los pasos para preparar tu piel para el sol son muy sencillos, pero no por ello debes bajar la guardia. Sigue cada uno de ellos sin falta y mantén esa rutina durante toda la primavera, para que, cuando llegue el verano y las jornadas bronceadoras sean más largas, tu piel esté más que preparada para recibir los rayos del sol sin que tengas ningún problema, y, por favor, ¡nunca te olvides tu protector solar en casa!

Article Tags:
·
Article Categories:
Canarias · Lifestyle

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *