Mar 23, 2017
0 0

Tratamientos de spa para disfrutar en tu casa

Written by
Share

Dedicar un tiempo, de vez en cuando, para procurar tu propio bienestar, es una decisión muy inteligente que te lleva a sentirte mejor contigo misma. Sé que no siempre se puede una parar, bajarse del autobús de la rutina y mimarse como si no hubiera un mañana, pero es tan necesario que, si mínimo una vez al mes, escoges una tarde en la que el reloj no tenga espacio y solo haya cabida para la relajación y los cuidados personales, te sentirás como nueva para continuar con la locura de rutinas que llevas. ¿Te parece si pasamos a desgranar los pasos que debes llevar para convertir tu casa en un spa? Pues vamos allá.

Lo primero que debes hacer es procurar un ambiente relajado; lo conseguirás de manera muy fácil poniendo música relajante y quemando en un quemador de esencias aceites relajantes, como pueden ser los aceites de melisa, azahar y lavanda.

 

Una vez ya tengas el baño ambientado, puedes empezar por una exfoliación de cara y de cuerpo, utilizando productos naturales como son la miel y el azúcar moreno. Haz una mezcla de estos dos productos exfoliantes y aplícalos tanto en el cuerpo como en el rostro, para dejar la piel lo más limpia posible.

 

El siguiente paso es disfrutar de un baño de inmersión, el cual te proporcionará una relajación profunda y, según los ingredientes que utilices, conseguirás un resultado u otro. Por ejemplo, añadiendo leche de coco y agua de rosas conseguirás una hidratación suave y perfumada. Otros productos que puedes utilizar son las sales de baño perfumadas, espumas de baño o un jabón de glicerina. Sumérgete en la bañera y por unos minutos olvídate del resto del mundo y cierra los ojos para disfrutar de la música y del olor de los aceites… ¡pero cuidado no te duermas!

Para después del baño, procúrate una hidratación extra para lucir una piel perfecta. En este paso puedes incluir tratamientos que necesites, como pueden ser cremas anticelulíticas o reductoras. Aplica los productos con suaves masajes ascendentes.

Después de haber exfoliado el rostro, aplica un gel descongestivo y una crema o aceite hidratante, también aplicados con suaves masajes ascendentes, hasta que el producto penetre bien en tu piel.

 

Puedes terminar tu momento spa con unos masajes corporales realizados con aceites perfumados. Puedes dártelos tu misma, aunque obviamente, en la espalda no podrás, por lo que ese es un buen momento para pedirle a tu pareja o a la persona con quien tengas confianza, que te ayude y te masajee con cuidado la espalda, será una experiencia única.

 

Todos estos tratamientos sencillos, al alcance de cualquiera, te procuran un bienestar que es muy necesario para sentirte bien en tu propia piel; te encontrarás relajada, hidratada, perfumada… es una experiencia maravillosa y que te hará sentir muy bien.

Cuidarse una misma es la mejor decisión que puedes tomar, pues tú eres, o debes ser, la persona más importante para ti en cada momento de tu vida, de esta manera, podrás disfrutar de la vida de una manera más intensa… ¿qué me dices? ¿te hace un spa?

Article Categories:
Canarias · Lifestyle

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *