Mar 16, 2017
0 0

10 pasos para una meditación plena

Written by
Share

En los tiempos que vivimos, llevando la prisa siempre como compañera, encontrar momentos que nos permitan vivir plenamente nuestra existencia es muy difícil; a lo largo del artículo de hoy te voy a dar los pasos que necesitas dar para conseguir llevar una meditación plena, mindfulness, que te permita relajarte y llegar a un estado de plenitud que te aleje de la locura diaria y te regale un remanso de paz.

¿Estás dispuesta a realizar este pequeño viaje a la plena consciencia? ¡Pues empezamos!

CREA UN ESPACIO Y UN TIEMPO PARA MEDITAR: escoge el mismo horario cada día para practicar la meditación; lo ideal sería un lugar tranquilo alejado de cualquier distracción.

 

MÁRCATE UN TIEMPO: puedes comenzar tus meditaciones con solo 5 minutos al día e ir poco a poco aumentando de 15 a 40 minutos meditando.

 

ENCUENTRA UNA POSTURA CÓMODA PARA SENTARTE: siéntate en el suelo con las piernas cruzadas, sobre una alfombra o en la hierba de tu jardín o de un parque; también puedes sentarte en una silla dejando los pies apoyados en el suelo.

 

VIGILA TU POSTURA: siéntate derecha, colocando las manos en una posición cómoda para ti. Mantén el cuello estirado, la barbilla debe estar ligeramente inclinada hacia abajo, con la lengua apoyada en el suelo de tu boca. Relaja la espalda. Cierra los ojos o, si prefieres, mira hacia abajo unos dos metros delante de ti.

RESPIRA PROFUNDAMENTE: respirar profundamente te ayudará a estabilizar tu cuerpo y a establecer tu presencia en el espacio en el que te encuentras.

CENTRA TU ATENCIÓN EN TU RESPIRACIÓN: céntrate en una parte de tu cuerpo donde se sienta la respiración, como por ejemplo, en las fosas nasales, la parte posterior de la garganta o el diafragma. Trata de no cambiar tu punto focal.

 

MANTÉN LA ATENCIÓN EN LA RESPIRACIÓN TODO EL TIEMPO: mientras inhalas y exhalas céntrate en la respiración. Deja fuera tus pensamientos, tus sentimientos y las distracciones.

 

REPITE LOS DOS PASOS ANTERIORES: durante el tiempo que dura tu meditación centra tu atención en tu respiración y mantén la atención sin distraerte. Tu mente vagará libremente. Cuando seas consciente de este hecho vuelve a centrarte en tu respiración.

 

SÉ AMABLE CONTIGO MISMA: no te sientas culpable si en alguna ocasión te desvías de tu punto focal o incluso si legas a dormirte. Si te sientes muy cansada, medita con los ojos abiertos y reajusta tu posición hasta estar más recta (pero igualmente relajada).

 

PREPÁRATE PARA UN SUAVE ATERRIZAJE: cuando se termine el tiempo de meditación, mantén tus ojos cerrados hasta que sientas que estás preparada para abrirlos. Sé agradecida. Acepta tu meditación con gratitud.

Puedes ver que llegar a una meditación plena es muy sencillo si le pones ganas y te centras en lo que estás haciendo; en este momento las distracciones, preocupaciones y ocupaciones no deben intervenir, es por esa razón que debes buscar un momento y un lugar del día donde sepas que podrás meditar sin interrupciones, así vivirás una gran experiencia que te llevará a conocerte a ti misma y a evadirte de la rutina diaria.

Pon a prueba estos pasos y practica la meditación a diario, ya me contarás lo bien que te viene ese momento en tu día a día.

Article Tags:
·
Article Categories:
Lifestyle

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share