Oct 20, 2016
0 0

Cultura Arrecife transforma el castillo de San Gabriel en un palacio de cuento de hadas para apoyar la lucha contra el cáncer de mama

Written by
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+Share

dia-mundial-contra-el-cancer-de-mama-en-el-castillo-de-san-gabriel-13El Castillo de San Gabriel se iluminó anoche de rosa para trasladar un mensaje de ánimo, esperanza, prevención y apoyo a todas las personas, mujeres mayoritariamente, diagnosticadas con cáncer de mama.

Este edificio emblemático de la capital brilló sobre la marina de Arrecife como si de un cuento de hadas se tratara, al igual que brillaron edificios de muchas otras ciudades.

De esta forma, la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Arrecife, dirigida por Rafael Juan González Robayna, quiso sumarse a las actividades organizadas por la Asociación de Familias Oncohematológicas de Lanzarote (AFOL) con motivo del Día Mundial del Cáncer de Mama.

Los últimos rayos de sol de este miércoles dieron paso no sólo a luz rosada que fluía del castillo, sino a la luz que emanaba de las decenas de personas que anoche se congregaron en la explanada del castillo.

Un acto muy emotivo, en el que el alcalde accidental y concejal de Cultura, Rafael Juan González, transmitió su apoyo y solidaridad y alabó el trabajo de AFOL, haciéndole entrega del emblema de la Concejalía.

“Es nuestra forma de dar las gracias a todas estas asociaciones y colectivos que trabajan día a día, directamente con las personas afectadas, y que llegan donde las instituciones no alcanzan”, subrayó el edil quien hizo hincapié en que “las puertas de mi despacho y de Cultura Arrecife están abiertas para lo que necesiten. En la medida de nuestras posibilidades, cuenten siempre con nosotros”.

Asimismo, AFOL hizo entrega al concejal del emblema de la Asociación agradeciendo a Cultura Arrecife “su colaboración y participación desinteresada”.

Tras las palabras del edil, Celia de León Curbelo, usuaria de AFOL, leyó un manifiesto basado en su propia experiencia y en su lucha contra el cáncer de mama, que remató con un categórico “¡Que nunca perdamos la sonrisa!”.

El ritmo de la batucada Villa Pipol puso el broche de oro.

Article Categories:
Lanzarote

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *