Sep 6, 2016
0 0

Bomberos Voluntarios de la Palma, 30.000 servicios para la isla

Written by
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+Share

fuego el pasoSon uno de los cuerpos de voluntarios que, más y diversas actuaciones, realizan a lo largo de todo un año en la isla de La Palma. El cuerpo de Bomberos Voluntarios de La Palma tuvo, como todos recordarán, sus orígenes en el incendio de la dulcería cafetería “Alaska”. En aquel fatídico día, la capital dejaba al descubierto sus carencias en cuanto a la gestión de un incendio en su Casco Histórico. “Lo recuerdo todo, como si fuera, ayer. El incendio fue en la madrugada del 6 de Enero; en Mayo del mismo año, después de inaugurado el Hotel Marítimo a un grupo de personas que trabajábamos en locales públicos se nos dio la oportunidad de hacer un curso sobre prevención y extinción de incendios. Lo más básico y lógico, en caso de incendio, esperar la llegada de bomberos, pero claro no había bomberos en la isla, excepto los del Aeropuerto, recuerda Germán Pérez, jefe de Bomberos Voluntarios de La Palma.

Y fue precisamente en aquella charla donde surge la inquietud de algunos palmeros incentivada por un integrante de los Bomberos Voluntarios de Adeje. De esta forma tan natural, se hace un llamamiento a la población palmera que estuviera interesada en formar parte de este cuerpo. Los primeros 60 voluntarios, quedaron en 30; tras aprobarse una serie de medidas que regirían en el futuro a este cuerpo, y, en el transcurso de los tres meses siguientes el recién creado cuerpo de voluntarios se quedó en 14 personas; los inicios, como en todo, recuerda Germán Pérez, uno de esos fundadores, son duros “la gente se animó, pero claro, también pensaron que esto iba a ser fácil y no lo es para nada. Es normal que perdiéramos gente; también tuvimos problemas con el Ayuntamiento; el grupo de voluntarios nace primero con carácter municipal, y, en aquel momento, costó convencerlos, pero al final, pudimos superar una serie de inconvenientes, que, finalmente, se solucionaron”.

Y desde esos inicios, muchas han sido las actuaciones de los actuales 54 bomberos voluntarios repartidos en tres parques, el de La Grama, en Breña Alta, La laguna en Los Llanos de Aridane y el de Los Sauces. En el pasado año 2015, un total de 1592 servicios, de las que 126 corresponden a actuaciones en accidentes de tráfico. No obstante, las intervenciones más relevante de cara a los medios suele ser la de las labores de extinción en un incendio forestal; en este sentido, también los bomberos voluntarios han participado en el pasado incendio del 3 de Agosto en la isla “nuestro ámbito de actuación, explica el jefe de bomberos, es el urbano; pero está claro que ante una situación como la del pasado mes de Agosto ayudamos y apoyamos al resto de servicios. En ese sentido trabajamos en conjunto y hemos estado hasta el último minuto con los agentes forestales trabajando en la perimetración del incendio, es decir, controlando lo que se llama el fuego de subsuelo que es también un peligro”.

Son muchos los incendios que acumula la espalda de Germán Pérez, y asegura, que lo determinante para los bomberos es acudir sin miedo debido a que el fuego es un peligroso enemigo, ya sea en el ámbito forestal, o, en el urbano. Afirma que de, entre todos los incendios en los que ha participado, uno de los más virulentos y difíciles de controlar por su velocidad y extensión, fue el de Fuencaliente en el añ0 2009; curiosamente, su primera intervención en un incendio forestal se remonta al fuego, en ese mismo municipio, pero en el año 1990, “llegamos después de almorzar, imagínate aquello, el fuego estaba por encima del campo de fútbol; en aquella época todavía estaba el personal de Icona, mira si hace años. Ellos se fueron porque el fuego amenazaba con entrar a la Caldera y nos quedamos nosotros con unos cuantos vecinos controlando la situación. Lo recuerdo muy bien porque también fue la primera vez, en que, un Ayuntamiento nos hizo un agradecimiento por nuestra labor, eso no se olvida”. Como también resulta imposible olvidar la intervención del Grupo de Bomberos en el incendio del Bistró en la Placeta Borrero en Santa Cruz de La Palma, un 18 de Diciembre de 1992 “todo el mundo daba por perdida la manzana, cuenta Germán, nadie creyó que un grupo de voluntarios pudieran controlar aquello y lo hicimos, controlamos el fuego en el actual comedor de la planta alta del restaurante y en las escaleras; el fuego no se extendió y eso nos enorgulleció mucho, por lo que te dije anteriormente, porque nadie creía que pudiéramos controlar aquellas llamas”.

Y quizá, tras esos y otros servicios, el Cabildo Insular se dio cuenta de la valía del trabajo de estos voluntarios. El 8 de Marzo del año 1995, se inaugura el actual servicio insular y Parque de la Grama y La Laguna, dotándolos con la actual flota de vehículos que aún, a día de hoy, mantienen en sus instalaciones. Porque si hay que hablar de incendios urbanos, el pasado año, las salidas de los bomberos voluntarios suman un total de 113 intervenciones entre incendios en viviendas, vehículos, locales públicos, basureros, almacenes y solares. Y es precisamente aquí donde la labor de formación es completamente determinante “nosotros entrenamos semanalmente, pero también en este tipo de actuaciones tienes que hacer de psicólogo con la persona a la que estás asistiendo, hay que ponerse muchas veces en la piel del otro y no perder nunca la calma aunque sepas que lo que te están diciendo no tiene razón de ser, pero esta labor es así”.

Son 26 años de esfuerzo voluntario, algo más de 30.000 actuaciones, lo que deja claro que la fundación de este grupo de voluntarios, su mantenimiento y su actualización es de vital importancia para la isla. El trabajo, reconoce Germán Pérez, es duro. Desconecta cuando sale de vacaciones, y, a veces, ni siquiera eso, sin embargo, afirma, se siente satisfecho con todo lo realizado hasta ahora “mira, el simple hecho de abrirle a una persona la puerta de su casa en la noche a las tres de la madrugada porque se ha olvidado las llaves y ver el agradecimiento en su rostro merece la pena.”

Y quizá ahora sea a nosotros, a los palmeros, a quienes nos toque ayudar a los bomberos. En el incendio del pasado mes de Agosto, a uno de sus vehículos le cayó una piedra encima destrozando parte de la cabina; así que están a la búsqueda de una pieza similar con la que sustituir la dañada. En su página de Facebook están todos los datos necesarios, de no encontrarla dejarán de contar con un elemento clave en sus salidas. Y es que ellos no descansan, a la hora de redactar estas palabras se declaraba un conato de incendio en La Mata en el municipio de Garafía, una unidad de los bomberos voluntarios de Los Sauces y otra del Parque de La Laguna salieron en apoyo para sofocarlo, afortunadamente regresaron; el conato quedó en tan solo un susto y controlado por el personal de medio ambiente.

Article Tags:
Article Categories:
Entrevistas · La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *