Izquierda Unida Canaria (IUC) exige al Cabildo de La Palma un cambio en la política de prevención de incendios


0

Desde Izquierda Unida Canaria (IUC) en La Palma valoramos que la política forestal de las diferentes Administraciones es deficiente, puesto que contamos con menos medios humanos y estos carecen, cada vez más, de una estabilidad laboral que, por una parte, les permita profesionalizarse en el sector, y que, por otra, les imposibilita desarrollar unas políticas activas de prevención también durante los meses de invierno.

Reclamamos más inversión en contratación de personal estable para que realicen tareas de mantenimiento forestal durante el resto del año fuera de la campaña de incendios. Pedimos que se realicen más limpiezas de maleza y pinocha (pinillo) en cortafuegos y pistas, y más quemas preventivas o controladas, para que cuando llegue el verano sea más fácil controlar los posibles incendios. Además consideramos que el aprovechamiento forestal de estos recursos facilita la prevención y ahorra dinero a la Administración, por lo que se debería de facilitar más este aprovechamiento para las personas que lo utilicen.

Desde IUC reconocemos que los medios aéreos son necesarios en la extinción de los incendios, pero defendemos que lo imprescindible es una buena planificación y coordinación en la extinción del incendio, y creemos que pese a la escenificación que se ha hecho frente a los medios de comunicación en el último incendio, nada ha sido tan perfecto y se ha fallado en la estrategia para la organización de los recursos que se disponían. Reclamamos que se publique cuánto ha costado este incendio para las diferentes Administraciones, y nos preguntamos si no es mejor invertir más en prevención durante todo el año que en medios aéreos durante el verano.

Creemos que un incendio de estas características hace imprescindible tener una plantilla fija en la Isla de personas formadas en la materia y que conozcan las características del lugar y la forma en la que se desarrollan los incendios en nuestro territorio. Además de mayor y mejor equipamiento, vehículos de extinción, así como una mejor organización de las labores de extinción con estrategias basadas en información detallada del entorno (orografía, ubicación de carreteras, caminos, casas…)

La aplicación de los protocolos de seguridad consideramos que no deben incluir los desalojos forzosos, al menos de aquellas personas que se pueden defender del fuego y tengan los terrenos limpios, para que en el caso de que puedan participar en las labores de extinción, si es necesario.

Desde IUC consideramos que las personas que viven en el medio rural deben de ser partícipes también de la prevención y la extinción de los incendios. Diversas labores agrícolas y ganaderas deberían fomentarse puesto que ayudan a la prevención. Las Administraciones deberían exigir, o al menos fomentar, que estas personas mantengan una limpieza de sus fincas y casas y deberían facilitarles una formación básica en prevención, extinción y medidas de seguridad ante incendios.

Por último, tenemos que lamentar la muerte del agente forestal Francisco Santana y damos nuestro pésame a su familia y allegados, esperando que situaciones como esta no vuelvan a repetirse.

Deja tu comentario