Aprobada la ordenanza de regulación y protección de animales en San Sebastián de La Gomera


0

El Pleno del Ayuntamiento de San Sebastián de La Gomera aprobó de forma definitiva la ordenanza reguladora de tenencia y protección de animales y que se hará efectiva en los próximos días, tras su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia.

Todo ello, tras valor las diferentes alegaciones presentadas y las sugerencias propuestas desde la propia Policía Local.

Así, con la redacción final se pretende garantizar la máxima protección y bienestar de los animales, haciéndolo compatible con la higiene, la salud pública y la seguridad de los vecinos de la capital, todo ello sin olvidar la problemática de los abandonos de animales y su control administrativo.

Con su puesta en marcha, se creará el Censo de Animales de Compañía en el municipio y en el que será obligatorio que los perros, que se presenten por primera vez, dispongan de microchip. Además, la ordenanza limita la tenencia de animales a las circunstancias higiénicas optimas para su alojamiento, a la ausencia de riesgos sanitarios o a las posibles molestias para los vecinos u otras personas.

En cuanto a las responsabilidades, la ordenanza recuerda que el propietario de un animal es el responsable de los daños, perjuicios y molestias que ocasione a las personas, además de las emisiones de excretas en las vías y espacios públicos. En este sentido, estarán obligados a recoger las deposiciones de los animales y depositarlas de manera higiénica en los contenedores de basura o en los lugares que el Ayuntamiento habilite para ello, calificando su incumplimiento como falta grave y que se sancionará con multas que pueden oscilar entre 120 y 800 euros.

Los animales vagabundos, abandonados o perdidos será recogidos por el servicio municipal que se determine al efecto o por entidades colaboradoras y si en el plazo de 10 días no han sido retirados se procederá a promover su cesión o adopción.

Además, la tenencia de animales exóticos o peligrosos queda condicionada a la autorización expresa del Ayuntamiento ante el que deberán acreditar que disponen de un alojamiento y medios para asegurar su bienestar, la imposibilidad de fuga y la seguridad de las personas.

La ordenanza tipificará, entre otras, como infracción leve la alimentación en la vía pública o zonas comunes de cualquier animal libre, además de circular por espacios o vías públicas sin utilizar correa o cordón resistente que permita su control.

Finalmente, se considerará una falta muy grave los malos tratos y agresiones físicas a los animales así como el abandono de los mismos.

Deja tu comentario