Abr 4, 2016
0 0

La música de Julio Gómez

Written by
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+Share

don julioHablar de la historia de las bandas y de la música a partir de los años 50 en Santa Cruz de La Palma es hacer referencia al maestro Gómez. Si hay alguien que conoce el devenir de la historia musical en el pasado siglo xx ese es sin duda don Julio Gómez. Su afición por la música comenzó siendo muy niño cuando acudía a los conciertos que la banda daba “en aquella época, recuerda, tocaba en la banda un cuñado mío y a mí me llamaba la atención las palabras que le escuchaba decir al director como a la coda, a la señal; mi cuñado me lo explicaba y creo que ahí surgió el interés por la curiosidad que sentía por aquellas palabras”. Eran los primeros años del siglo XX, la Banda Obrera dio paso a la banda del Batallón, una Banda militar que tras desintegrarse, algunos de sus miembros se quedaron en la capital palmera, entre ellos el padre del maestro Felipe López, mentor de Julio Gómez “ en Santa Cruz de La Palma ,me dice don Julio, siempre hubo más tradición musical, más que en Los Llanos , pero que pasó que en Los Llanos desde que nació la Banda esta se colocó bajo el paraguas del Ayuntamiento, aquí no pasó eso, aparecían y desaparecían bandas”. Corría el año 1938 cuando al maestro López se le encargó formar la primera Academia de Música en la que enseñar a los futuros integrantes de la Banda, es entonces cuando don Julio entra en contacto de manera formal con la música “en aquella época al maestro López se lo querían llevar a Los Llanos para dirigir la banda, pero los de S/C no podían permitir aquello , así que de la noche a la mañana le formaron al maestro una Academia de Instrumentos a través del Frente de Juventudes para formar una banda y ahí decidí entrar yo”.

El maestro López le dio la base musical a don Julio, pero si hay algo que siempre ha caracterizado al maestro Gómez ha sido su insaciable curiosidad musical. A sus recién cumplidos 93 años, don Julio conoce la digitación básica de la gran mayoría de los instrumentos “salvo el violín y el fagot podría decirse que sé cómo se tocan una gran mayoría de los instrumentos, pero eso es porque por ejemplo, saxo, flauta tienen un mecanismo similar, lo mismo que trombones, bajos y trompetas”, me dice; yo personalmente apostaría a que conoce al menos la digitación básica el fagot y que si se lo propone aprende el violín. Y es que ciertamente el maestro López encendió la mecha musical, pero los problemas a los que un joven músico tuvo que hacer frente hizo que don Julio aprendiera de forma autodidacta muchos de los instrumentos que hoy conoce,” sobre 1940 con casi 20 años fundé una orquestita que llegó hasta los años 70, pero en los primeros años, el pianista faltaba mucho, así que pensé esto no puede ser ¿qué hice?, estudiar el piano y así he hecho toda mi vida que había que enseñar flauta, Julio estudiaba antes con el método como se tocaba la flauta”.

Fue alrededor de 1950, cuando el maestro Gómez asumiera su primer cargo como director de la Banda de Música del momento, aunque recuerda con claridad que ocupó la dirección de una forma peculiar “al maestro López le dio la venada y dejó la Banda; todo esto se produjo unos pocos días antes de la visita del entonces Obispo de la Diócesis; el maestro López le dijo al alcalde que había vendido los instrumentos a sus hijos y que no quería saber nada; el alcalde rogando para que no dejara al Obispo sin la música y entonces el maestro López le dice que si había alguien que pudiera sacarle de aquel apuro , ese era Julio y así me hicieron director”, se ríe recordando aquella situación. Pero son muchas las anécdotas relacionadas con la música a lo largo de la vida de don Julio. Una de las más curiosas tiene que ver con la manera en la que se fundó la actual Banda de San Miguel de La Palma. Miguel Perdigón era el alcalde de Santa Cruz de La Palma. Un Viernes Santo, don Julio tan solo cuenta con 7 músicos para acompañar el Santo Entierro, dos de aquellos músicos tocaban también en la Procesión de San Pedro en Breña Alta “le dije a Perdigón mira así no se puede tocar; yo no salgo con 5 músicos y le expliqué el problema. Miguel me dijo que me tranquilizara que hablaría con el alcalde de Breña Alta para que ellos adelantaran la Procesión para que a los músicos les diera tiempo de llegar y que mientras tanto solo tocara la caja. Te puedes creer que salimos tocando la caja, llegamos hasta el Mayantigo con la caja, subimos la Calle Real y los dos músicos llegaron cerca de la farmacia de don Blas, allí fue cuando empezamos a tocar. Cuando terminó la Procesión, Perdigón me dijo que esto no podía volver a pasar y sin decirme nada al día siguiente me llama y me dice ¿viste ya los periódicos?, los periódicos, me explica, decían que el Ayuntamiento abría una Academia gratuita para enseñar música, y me dice Perdigón, pues ya sabes lo que te espera”. Años recuerda don Julio de enseñar primero solfeo a los jóvenes que se inscribieron en aquella academia, que no contaba con un local fijo y luego el instrumento “Miguel siempre nos buscaba un lugar pero íbamos de un sitio a otro; una vez di solfeo en mi coche, recuerda don Julio ante mi cara de asombro, el método de solfeo en el volante y los chicos en cola esperando su turno para dar la lección”.

Desconoce, asegura el número de alumnos a los que ha enseñado “más de 2000 y serán más”, supone. Muchos de ellos, entre los que me incluyo, tuvimos un contacto fugaz con la música, unos años en lo que salimos en las procesiones o participábamos en los Encuentros de santa Cecilia, otros, muy pocos eso sí, encontraron en las lecciones de don Julio su futuro profesional “ me siento orgulloso de todos a los que he enseñado, pero claro tú ves quien tiene el talento y ahí hay unos pocos entre ellos José “el pelirrojo”. Me acuerdo que cuando se fue a estudiar me dijo que iba a hacer medicina y le contesté haz lo que te guste pero no dejes la música; duró un año en medicina; hoy es profesor del Conservatorio de Tenerife y del Superior y director de la Banda de Tejina. Hace unos años vino con la banda y me invitó a ir al concierto, me pidió que dirigiera la última pieza y le dijo al público que yo había sido su maestro y que sin mí no estaría donde se encontraba, me hizo llorar, el muchacho”.

Pero no todo ha sido bueno en la dilatada trayectoria musical de Julio Gómez; la llegada a la alcaldía de Antonio San Juan puso fin a su etapa como director de la Banda de San Miguel como él mismo reconoce. Y es que San Juan consideraba que tan solo el director debía tener un sueldo, mientras que el maestro Gómez pensaba que todos los miembros de la banda se merecían tener un mínimo “reconocimiento económico” por el esfuerzo. Ante la negativa de San Juan, don Julio cedió la batuta a su actual director.

Sin embargo y pese a esa situación, el maestro Gómez nunca se ha retirado. Colabora con su Banda, pero en estos últimos años ha creado un Grupo de Acordeones en el municipio de Los Llanos de Aridane. Con ellos, asegura se divierte y lo pasa bien, “ cuando el grupo ya estaba más o menos encaminado, me explica, le cedí la dirección a una de sus integrantes, una chica alemana porque a mí se me hacía algo pesado ir y venir dos días en semana a Los Llanos, ya no estoy para tanto trote,” me cuenta el maestro. Pero el grupo ha crecido tanto que la alumna aventajada ha necesitado de nuevo de la ayuda de don Julio, esta vez, dice “ sin compromiso, voy cuando puedo y la ayudo en todo lo que necesite”. Y es que el número de alumnos que quieren aprender acordeón crece; el grupo de iniciación está integrado por 15 personas, en el grande hay 20 y luego está el Grupo de Parranda “ese es el bueno, me asegura don Julio, con este lo pasamos bien porque vamos de concierto, el último lo dimos hace pocos días en el Restaurante de El Faro en Fuencaliente, lo pasamos en grande y la gente se divierte”.

Historia viva de la música en La Palma y con ganas de seguir trabajando y disfrutando de la misma. Su último proyecto, una colaboración con el Ayuntamiento de Los Llanos para recuperar la Fiesta de La Piña, un festejo popular que se celebraba cada último domingo de Agosto y en la que don Julio participaba como músico, “Miguel Betancourt me llamaba para ir a tocar y cuando terminaba me decía hasta el próximo domingo aunque sea un lunes o martes, tenía contrato indefinido con él”. Precisamente para esta fiesta don Julio compuso una canción con su letra y música después del éxito cosechado por “El Cine Avenida” con letra del ya fallecido Vidal y música del maestro Gómez “la canción del Cine Avenida, recuerda, revolucionó la isla y claro Miguel me decía hazme una musiquita para la Fiesta de La Piña y fue tanto, que también la hice y ahora el Ayuntamiento de Los Llanos quiere recuperar esa fiesta y los estoy ayudando en lo que me acuerdo”.

Don Julio espero que siga disfrutando de las mañana en su querida Plaza de La Alameda, que siga saboreando la música como siempre lo ha hecho, y, que los palmeros recuperemos pronto esa fiesta popular, la de La Piña, en la que participó de forma activa, para al menos, una vez al año, bailar con la “musiquita” del maestro Gómez .

Article Categories:
Entrevistas · La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *