Mercedes Coello, Gerente del Hospital de La Palma : “Las listas de espera en el Hospital ha sido un problema de todos “


0

Es algo que sucede a diario en las inmediaciones del Hospital de La Palma; la falta de plazas de aparcamientos obliga en muchas ocasiones a los usuarios de las instalaciones hospitalarias a dejar sus vehículos sobre el acerado. Un problema que con el paso de los años se ha agravado y para el que la Gerencia del Hospital Insular busca una solución “ da la sensación de que se hizo un Hospital sin una previsión de crecimiento futuro”, apunta Mercedes Coello, gerente del Hospital General de La Palma. Y es que los aparcamientos trazados alrededor de los módulos hospitalarios se llenan tan solo con los coches de los trabajadores. La bolsa de aparcamientos situada en la parte alta de las instalaciones, cedida por el Ayuntamiento de Breña Alta, ha contribuido a aliviar la complicada situación, pero, aún, así resulta insuficiente. Antes de llegar a las sanciones a través de multas a aquellos conductores que aparquen sobre las aceras; la gerente del Hospital es partidaria de buscar otro tipo de soluciones, “no me gusta la sanción y menos en un momento en el que la gente tiene serios problemas económicos; en estos momentos estamos trabajando para habilitar más aparcamientos. El Cabildo formalizó un acuerdo con nosotros por el que hemos ganado 30 plazas más en batería en la zona del tanatorio; ahora la Corporación Insular está realizando un estudio para intentar darnos unas 60 plazas más en la zona cercana a la parada de guaguas en unos terrenos que son suyos.” Evidentemente no será la solución definitiva afirma Coello, pero entre sus prioridades a largo plazo se encuentra la elaboración de un estudio de crecimiento del Hospital que llevará aparejado además la inclusión de un edificio destinados a parking “hay muchas ideas, explica Mercedes Coello; el edificio hospitalario también se ha quedado pequeño y sería necesario ampliar; con este estudio que tengo en mente dejaría al menos las bases de hacia dónde podríamos crecer; además de contar con un parking, similar al que existe el Universitario de Tenerife. Se trataría de una concesión pero que nos permitiría solucionar de una vez este problema. Pero para todo esto necesito contar primero con el respaldo del Cabildo y luego con el de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias”.

Lleva desde el mes de Septiembre a cargo de la Gerencia del Hospital de La Palma; es pronto asegura para hacer una valoración, pero se encuentra cómoda en un entorno en el que como médico especialista en Urgencias le resulta familiar. La sanidad y los problemas que conlleva son difíciles de gestionar, pero no imposible. Sabe que está en el punto de mira del resto de los partidos políticos, especialmente cuando se toca el tema de las largas listas de espera. Los últimos datos no dejaban en buen lugar al Hospital palmero con unos 4.600 pacientes esperando en las listas “la lista de espera es un problema que vamos a tener siempre, porque siempre tendremos enfermos. En mi opinión hemos tenido un problema de organización. Hay pacientes en lista de espera que opta por la consulta privada, pero que luego no llaman para darse de baja de la lista. Hay pacientes que entran por Urgencias y están en lista de espera, se les atiende pero no se dan de baja de la lista, y ojo, nosotros no hemos tenido el personal suficiente para ir limpiando esa lista; de esa forma la espera también habría sido menor para el resto de los pacientes. Ha sido un problema de todos, de los usuarios porque no son conscientes de que una simple llamada suya a nosotros nos ayuda mucho y nuestra también por no haber buscado antes los procedimientos adecuados para solucionar el problema.” Y entre las soluciones explica Coello, en áreas como las de Ginecología o Traumatología se han nombrado, recientemente, Jefes de Servicios que participarán de forma activa en la agilización de sus respectivas listas. Llevan trabajando casi un mes y entre sus objetivos más inmediatos, aclara Coello será “sacar adelante aquellas operaciones más retrasadas.”

Además, junto a esta medida, explica la gerente, se intentará que aquellos pacientes a los que se les anule una cita con su especialista, no pasen a engrosar de nuevo las listas de espera sino que al menos en dos semanas se les vuelva a dar una nueva consulta “son pequeños pasos, pero estoy completamente segura que nos ayudará a mejorar esos números”. Al mismo tiempo, la llegada de dos nuevos internistas al centro con lo que quedarían cubiertas las 5 plazas que esta área demanda contribuirá a poner en marcha nuevos proyectos, al tiempo que estos especialistas podrán pasar consulta en sus respectivas áreas “ lo que más me ilusiona con la llegada de los internistas es que tenemos médicos palmeros que vuelven. Son jóvenes con proyectos, uno quiere desarrollar un Plan de Demencias y otro un Plan de Insuficiencias Cardíacas. Con ellos también podemos poner en marcha el Código Ictus; se trata de un plan que se activa de inmediato desde que llega un paciente con un infarto cerebral, se pone en marcha y evitamos las complicaciones a largo plazo derivadas de un ictus, de esta forma conseguimos aliviar lista de espera y evitar gasto sanitario”.

Y si hay otro problema al que la gerente del Hospital ha tenido que hacer frente es al de los fumadores. Profesionales y acompañantes fuman en las salas de espera “no se trata de un problema menor, asegura Coello; estamos en un recinto sanitario en el que no se puede fumar. Hay una ley que lo prohíbe pero sabemos que sucede. Es un tema que hemos hablado, te aseguro que el 90 % de los profesionales que fuman lo hacen fuera del Hospital, puede haber alguno que se me escape. Lo próximo que vamos a hacer será poner carteles por todo el Hospital donde se indique que está prohibido fumar en el interior de las instalaciones; para hacerlo deben ir fuera del recinto”. Como médico tiene claro que se trata de un problema de salud al que considera la Ley debería haber dotado con más herramientas sanitarias para tratar de forma inmediata a los profesionales del sector que quisieran dejar de fumar ya que son los primeros que deben “predicar con el ejemplo”. No sabe si los carteles serán lo suficientemente disuasorios para todos los que necesiten fumar lo hagan fuera y a una cierta distancia del recinto, de no ser así, el último recurso, asegura Mercedes Coello será la sanción económica que podría ascender hasta los 600 euros.

Deja tu comentario