Canarias cuenta con 1.310 operadores ecológicos y 6.154 hectáreas destinadas a este sistema de producción


0

Canarias cuenta con un total de 1.310 operadores ecológicos y 6.154 hectáreas de superficie destinada a producción ecológica. Así lo indicó ayer en el Parlamento el consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, quien destacó que la evolución de la superficie cultivada y el número de operadores ecológicos en los últimos años en el Archipiélago es muy positiva.

Según datos del 31 de diciembre de 2015, el Hierro es la isla con mayor superficie dirigida a este sistema productivo con 3.995 hectáreas; seguida de Tenerife, con 1.023; La Palma, con 368; Gran Canaria, con 332; Lanzarote, con 255; Fuerteventura, con 157; y La Gomera, con 24.

En 1991 Canarias contaba con 39 hectáreas de ecológico y en 1996 con 344. Un año más tarde, esta cifra ascendía hasta las 4.367, superficie que se ha ido incrementando de forma paulatina, aunque de 2009 a 2012 se produjo un descenso de superficie aunque no de operadores, que fluctuaron entre algo más de 800 y 900 y pico. Por el contrario, en el año 2013 se produjo un considerable aumento de la superficie al pasar de 3.146 hectáreas a 6.271.

Ese año, para el curso 2013-2014, se puso en marcha también el programa Ecocomedores escolares de Canarias, un proyecto que comenzó en siete centros, uno en cada isla, con 54 ecoagricultores/as y 1.104 comensales y en el que hoy participan un total de 40 centros, 120 agricultores/as y más de 8.500 comensales de todas las islas. El primer dato del número de operadores con el que cuenta el Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA) es el de 2003, con 600, una cifra que prácticamente se ha duplicado.

Durante su intervención, el consejero señaló que uno de los objetivos del Departamento es incrementar esta superficie en cada una de las islas, aspecto en el que se está trabajando de la mano de los operadores ya existentes y asesorando a aquellos que se quieren incorporar a este sistema de producción. Al mismo tiempo, se está abordando la simplificación de los trámites para la obtención del certificado ecológico, de forma que esto no sea un obstáculo para que se incorporen más productores.

“En nuestros planes para seguir fomentando este sistema de gestión agrícola, está trabajar en una doble vertiente que abarca todo lo que tiene que ver con la optimización de la calidad en la alimentación y la mejora de la eficiencia productiva tanto técnica como económica de las fincas o empresas”, explicó Quintero.

Por este motivo, y debido a que los sistemas agrarios ecológicos incorporan variables que no intervienen en los sistemas de producción convencionales (incremento de la biodiversidad, mejora y mantenimiento de la fertilidad natural de los suelos, desarrollo de sistemas de producción sostenible… etc.) y que se han de contemplar para poder estimar el coste final del producto/alimento, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, a través del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA) y en colaboración con la Universidad de La Laguna (ULL), ha comenzado a realizar un estudio sobre el coste real de este tipo de productos en el marco del programa de Ecocomedores.

Para la realización del estudio se ha establecido un equipo de coordinación compuesto por profesores de la Facultad de Economía, Empresa y Turismo; de la Escuela Superior de Ingeniería Agraria; los técnicos y la coordinadora del servicio de asesoramiento del programa de ecocomedores; y un técnico de extensión agraria del Cabildo de La Palma.

El análisis se abrirá a todos los ecoagricultores/as que participan en el proyecto de Ecocomedores escolares de Canarias y a otros productores ecológicos referentes en las islas. Además, para ampliar el alcance, se trabajará con agricultores y agricultoras tradicionales. “Les puedo informar de que ya se han realizado las primeras reuniones, los talleres iniciales en las islas y esperamos tener resultados antes de verano”, dijo el responsable de Agricultura.

Esta información es muy valiosa, ya que análisis anteriores apuntan a que, si bien durante la reconversión a productor ecológico el gasto se incrementa, una vez estabilizado, para algunos cultivos los costes de producción pueden llegar a reducirse con respecto al producto tradicional, algo que incrementaría tanto la superficie como el consumo.

“Este estudio, junto a las acciones establecidas, facilitará no solo conseguir la consolidación del programa de Ecocomedores escolares sino que, además, podremos extender esta iniciativa a otros comedores sociales como los universitarios, las escuelas infantiles, las residencias de mayores y hospitales hasta generar una red de ecocomedores, y una red de productores y productoras ecológicos de Canarias”, indicó Quintero.

“Además, queremos compartir nuestra experiencia y por eso, dentro de los proyectos MAC, el ICCA ha presentado un proyecto con el que, junto a los gobiernos de Madeira, Azores y Cabo Verde, se generaría una red transnacional de I+D+i para el fomento de la agricultura y ganadería ecológica, y la mejora de la calidad y la soberanía agroalimentaria en las regiones y países participantes”, añadió el consejero.

Un plan de esas características fomentaría la transferencia de conocimiento y extendería el programa de ecocomedores, además de todas aquellas acciones que sirvan para incrementar la producción ecológica en los territorios participantes.

Deja tu comentario