Las ventas del comercio minoristas tiran del empleo con casi 150.000 personas ocupadas


0

Las ventas minoristas crecieron por segundo año consecutivo a una tasa del 4,1% en 2015, impulsadas por el aumento del gasto turístico y un mejor comportamiento de la demanda interna, estimulada por el incremento del empleo, el aumento de la confianza, un entorno de precios más bajos y una mayor predisposición de la banca a conceder crédito, según el Informe Sectorial de Comercio del IV Trimestre de 2015 de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Santa Cruz de Tenerife.

El Índice de Comercio al por Menor (ICM) a precios constantes canario fue un 5,1% mejor que el de 2014, en el último trimestre del año 2015, especialmente por los buenos resultados de noviembre que mejoran en un 6,7% el índice de hace un año. Esta mejoría en la actividad ha permitido recuperar parte del empleo perdido, ya que durante el año 2015 este creció en su promedio anual un 0,6%, según el Índice de Ocupación del Comercio Minorista. También el número de afiliaciones a la Seguridad Social creció hasta alcanzar las 149.880, 4.407 afiliados más que hace un año, lo que supone un ritmo de crecimiento promedio anual del 3%, cuatro décimas por encima del crecimiento medio nacional (2,6%).

El informe del Servicio de Estudios de la Cámara también recoge los datos de desempleo. El número de desempleados al finalizar diciembre ascendía a 40.731 parados, 2.173 menos que hace un año, registrándose una caída media del 5,8%.

A pesar de estos datos positivos, el director general de la Cámara de Comercio, Vicente Dorta Antequera, considera que “las exigencias de uno de los sectores económicos más dinámicos y con mayores necesidades de modernización como es el sector comercial, hacen necesario un trabajo constante y coordinado entre el sector público y el privado con el que poder consolidar y sostener el crecimiento registrado en los dos últimos años”.

A su juicio, “son muchos los retos y las oportunidades que tiene el sector y que, por tanto, nos exigen a las organizaciones empresariales y a la administración, medidas y proyectos en colaboración con los propios comerciantes para continuar mejorando la competitividad de un sector vital en el devenir económico de las islas con múltiples impactos y sinergias con el resto de actividades”.

En este sentido, Dorta Antequera comenta que “ahora que la coyuntura comienza a ser más favorable es el momento de continuar apostando por planes de renovación de los establecimientos, políticas de dinamización y de promoción de zonas comerciales abiertas, planes de relevo generacional puesto que la gran mayoría de las Pymes comerciales son empresas de origen familiar, fortalecimiento de la cooperación empresarial, líneas de apoyo que favorezcan la profesionalización de la actividad comercial para mejorar su calidad o programas de Diagnóstico del Punto de Venta como el que tan exitosamente funciona en la Cámara de Comercio”.

El sector comercial de las islas acusa el fin de la campaña navideña con una variación a la baja del ICE de -3,7%

El porcentaje de empresariales comerciales que afirmó haber mejorado sus resultados durante los últimos meses del año se situó en el 23%, el mismo que afirmó haberlos reducido. Las expectativas para el arranque de 2016 no prevé un empeoramiento de la actividad aunque las expectativas de crecimiento se reducen a favor de la estabilidad empresarial que pasa de un 54% a un 57%.

La debilidad de la demanda ha perdido peso en el último año como factor limitador de la actividad comercial, lo que ha conllevado también un aumento de la competencia. El 64% de las empresas aún apunta una débil demanda y un 57% cree que uno de sus principales hándicaps es el aumento de la competencia.

Deja tu comentario