Oct 20, 2015
0 0

Crónicas del Campo Palmero

Written by
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+Share

lucioMe resulta extraño verle sin su inseparable cámara y su micro, pero aun así no sería inusual encontrarlo junto a su cámara de vídeo en el bar en el que hemos quedado en Los Llanos de Aridane. Lucio Hernández Cruz es desde hace 20 años los ojos y la voz del campo palmero. Ligado al sector agro-ganadero desde su más tierna infancia, en su casa, me cuenta siempre “ hubo ganado vacuno, caprino , plátanos y viña” y aficionado a la fotografía y a la realización de vídeos, el salto a producir, dirigir y presentar un programa para mostrar el sector primario desde dentro parecía estar cantado, “ todo surgió de una manera casual; hace casi 20 años cuando existía La Palma Televisión, o, la tele de El Paso, como la llamábamos, se me propuso hacer unos pequeños reportajes sobre el campo y yo dije que sí, pero con mis condiciones. Me pidieron cosas cortas de unos 5 a 7 minutos; a mí eso no me gustaba, me parecía y sigo pensando lo mismo que es mejor un reportaje más amplio, con más tiempo”. A lo largo de estos años se ha mantenido fiel a este criterio porque me explica que ve el sector desde un punto de vista diferente al resto de sus compañeros “como he trabajado en campo, sé el esfuerzo que hacen los agricultores y también conozco las dificultades que se pasan para conseguir una subvención, por eso les digo que yo siento el campo de otra forma que la mera informativa”.

Y así es, porque el objetivo de su programa “Crónicas del campo palmero”, no es sólo informar al espectador de lo que sucede en el mundo agro-ganadero insular, sino que además, pretende mostrar las excelencias del campo y poner en valor la figura del agricultor. En todos sus reportajes, me explica con tranquilidad, “lo que me gusta enseñar es todo aquello que el espectador no ve, y, ni se imagina”; el ejemplo más claro me lo ofrece con las ferias, “ferias de ganado he grabado muchas, me dice, pero ya llegaba un punto en que era más de lo mismo. Así que cambié la visión. Lo que muestro ahora es el trabajo del ganadero antes de ir a la feria en cuestión. A las 5 de la mañana, voy con el ganadero y grabo como se lava el ganado, se le da la comida, se sube a los camiones; eso me parece que es interesante; durante el trayecto el ganadero me explica cómo ve el sector, sus problemas, todo; el reportaje termina con la llegada a la feria, porque la gente ya sabe cómo es una feria, pero desconoce el trabajo anterior, eso es lo que me gusta mostrar”. Y lo que se me ocurre preguntarle es, si aún hay cosas en el campo, que le sorprenda o si ya todo está hecho “mira hay algo que siempre me ha llamado la atención en La Palma y es el ansia de experimentar que tenemos; nos encanta cultivar la fruta tropical más rara que se encuentre en el mercado”; soy yo la que, en ese momento, le pregunta cuál es la fruta más extraña que ha encontrado en estos años, “cualquiera, me contesta, busca la fruta que quieras en internet y esa está aquí”; sin embargo, me responde, esas ansias por plantar variedades “raras” no es lo que le más le asombra, sino la gente y el cariño que ponen a la hora de realizar sus trabajo “he grabado a muchas personas y resulta bonito ver, por ejemplo, como por amor una señora de S/C de La Palma se va a vivir a Garafía; allí se casa y junto a su marido producen un queso de reconocido prestigio; me gusta ver a peritos agrónomos que no siguen lo que aprendieron en sus años de carrera, sino lo que les dice la lógica y la experiencia de los mayores. Todas esas cosas son las que me siguen sorprendiendo”.

Su trabajo como reportero del campo ha tenido su reconocimiento, no con premios o menciones especiales sino con el agradecimiento del público que cada semana le sigue “me doy por satisfecho cuando la gente me dice por la calle que ha hecho lo que explicamos en algún programa y que les ha ido bien. Los reportajes los subo a YouTube y son muy seguidos desde California, curioso, ¿verdad?, me llegan muchos e-mails preguntando cosas y a veces paso más tiempo contestando a lo que me preguntan qué haciendo algún reportaje, pero tengo que decir que me gusta”.

20 años observando a través de su cámara el sector y viendo como a lo largo de ese tiempo han desfilado por la Consejería de Agricultura del Cabildo de La Palma o por la del Gobierno de Canarias diferentes políticos que, quizás no han hecho todo lo necesario para llegar al tan ansiado autoconsumo con el que, a día de hoy, los políticos palmeros parecen llenarse la boca. Y tengo curiosidad, como supongo la tendrán muchos, por saber la opinión de un experto agricultor sobre el trabajo de los políticos con el campo palmero, “las cosas, me dice con gesto serio, no se han hecho nada bien. A excepción de 2 o 3 políticos de los tres partidos, el resto no ha tenido nada claro su labor. Y es tan simple, como que, si haces planeamientos insulares ya sean turísticos o de otra índole, que luego chocan de frente con la ordenación municipal y que además ninguno tiene en cuenta las empresas agro-ganaderas que ya existen en la isla, el campo no puede, ni va a avanzar”. Su gran pena me dice es que a pocos kilómetros de nosotros, Madeira con una extensión similar, una superficie de laurisilva protegida y con una población que ronda los 200.000 habitantes ha sabido explotar el modelo agrónomo que La Palma debería haber copiado hace años. “El discurso de la laurisilva y las reservas, remarca, es algo que ya no me sirve. En Madeira hay también esta misma vegetación y se ha trabajado bien. Aquí ha sido una excusa para no desarrollarnos y ojo, me aclara, soy proteccionista con nuestros recursos; camino todos los fines de semana por los senderos. He grabado nuestros montes de laurisilva denunciando las basuras que, nosotros los propios palmeros tiramos, pero creo que ya es tiempo de buscar una forma adecuada para permitir que el campo funcione”.

Pero si creen que hablar con Lucio es tan solo conversar sobre el campo palmero, están equivocados, igual que lo estaba yo. Otras de las grandes aficiones de este palmero inquieto es recuperar las antiguas tradiciones. Una labor a la que se ha entregado junto a un equipo de personas mayores, y eso lo digo con un profundo respeto y cariño, de La Laguna en Los Llanos de Aridane. Me explica, por ejemplo, que ha tardado un año en grabar la recogida de los higos porque, lo que ha querido mostrar, es todo un proceso que empieza cavando la higuera, para luego pasar a la poda, y, así sucesivamente hasta llegar a la recogida de la fruta. Una puesta en escena en la que sus actores, ataviados con las ropas que llevaban las mujeres y hombres del campo allá a inicios del siglo XX, reproducen todo un trabajo hoy ya perdido; “ahora hemos terminado un reportaje sobre los plátanos. Nos ha llevado casi dos años, pero con estas personas de la Asociación de La Laguna y bajo la batuta de Juan Marcelino Rodríguez hemos recreado la forma en la que se cultivaba el plátano en la isla en los años 50.Se lavaba con agua y jabón las plataneras; las mujeres se encargaban de desflorar la planta; hemos buscado hasta los camiones de la época. Ha sido un esfuerzo muy grande pero creo que ha quedado bastante bien”.

¿Hacia dónde camina el campo palmero? Es casi una de mis últimas preguntas. Y la contestación es compleja porque el futuro se decide en Bruselas en el 2020 cuando se renegocie las ayudas de la PAC que afectan directamente al plátano de la isla “tengo esperanzas de que esas ayudas sean beneficiosas. El sector platanero nunca ha confiado en los políticos. Han creado un lobby al estilo americano para negociar directamente, cara a cara con Bruselas. Mira si el sector no confía en los políticos españoles que muchas cosas, por no decir la mayoría, se han conseguido a través de Francia que también tiene intereses en ultramar y gracias al esfuerzo de Leopoldo Cólogan a quien el Gobierno francés le acaba de otorgar la Legión de Honor por su esfuerzo y lucha en el sector; en España ni un pequeño reconocimiento”.

Lucio me asegura que va a seguir grabando porque aún hay temas y muchas personas por descubrir. Lo más inmediato, sus vacaciones, unos días en Suiza donde va a grabar las nuevas plantaciones de vides que ahora se abren paso en un país que antes no producía vino “esto es importante porque quiere decir que el cambio climático, en el que muchos políticos, no creen, sí que es real. Un país como Suiza produciendo vino era impensable hace años, ahora hay zonas que han aumentado su temperatura y han comenzado a cultivar la vid con buenos resultados”. Pues eso es tan sólo un aperitivo, porque los siguientes reportajes que Lucio ya tiene en su recámara son de altura. Nos mostrará el retroceso del manto de nieve en Los Alpes, así como, la vegetación que esconde esta cordillera para compararla con la que crece, tanto en el Teide, como en el Roque de Los Muchachos. Muchísimas gracias compañero por mostrarnos que el campo y la naturaleza son mucho más de lo que algunos piensan.

Article Categories:
Entrevistas · La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *