Oct 5, 2015
0 0

La vanguardia y Gregorio Barreto

Written by
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+Share

gregorio-1El arte es una concepción de vida a la que yo me he dedicado”, me dice Gregorio Barreto; con estas palabras me define lo que ha sido y es su prolífica carrera desde que abrió su primera peluquería con apenas 19 años en su Tazacorte natal. Gregorio Barreto es hoy un artista maduro al que le gusta experimentar con todas las manifestaciones artísticas a las que se aproxima, “el concepto de arte, me explica, está en la madurez y evolución del artista que debe estar en constante ebullición para no quedarse estancado. De esa forma serás siempre vanguardia, ya sea, aquí en La Palma, o, en Madrid”.

Rebelde e inconformista en la vida; Gregorio Barreto, considera que el arte debe huir de los complejos “ a veces me da pena ser tan directo, pero tengo muy claro que un artista no debe ser un acomplejado ni retraído ; a mí nunca me ha importado que me critiquen por ser diferente, todo lo contrario comenzaré a preocuparme el día que no lo hagan”, se ríe. La vanguardia y Gregorio van de la mano desde sus inicios, aunque me remarca que los artistas comienzan con una etapa realista para luego desembocar en la vanguardia. En su caso, me atrevería a decir que no ha sido así. Alumno aventajado en peluquería, finalizó con una beca sus estudios en Barcelona donde conoció las técnicas de corte más revolucionarias de manos de LLongueras, Cebados o los hermanos Romero. De vuelta en Tazacorte, comenzó a aplicar la vanguardia en cortes “fue difícil al principio, no lo voy a negar, pero también sé que Tazacorte es muy abierto por su cercanía al mar, y, este municipio fue atrevido al confiar en mí en un tiempo en el que los cortes tan radicales no estaban a la orden del día”. Retirado desde hace varios años del mundo de la peluquería y la estética, tan sólo acepta “encargos” de personas muy cercanas, “imagínate hace unos días arreglé a una novia, a su madre la arreglé también el día de su boda hace años; para mí es un reconocimiento personal muy grande; me produjo un confort especial saber que su madre aconsejó a su hija para que yo la vistiera ese día tan especial, y, la hija lo aceptó como un regalo; sólo por ese momento, todo merece la pena”.

Entre preguntas y respuestas, Gregorio sigue explicándome su concepto del arte, “es tan amplio que podría estar días y días hablando sobre este tema, pero lo más importante para mí es que un artista debe tocar todas las manifestaciones, no quedarse tan solo en una; yo creo que eso no es ser artista”. Y esa filosofía es la que ha aplicado en su carrera profesional porque este icono de la vanguardia palmera también es pintor y escultor. Me explica que en ambas artes se siente igual de cómodo porque trabaja con las manos “yo pinto con las manos, me gusta mancharme y creo que así se siente el arte; en lo que respecta a la escultura me encanta precisamente por eso porque debes modelar dar forma con las manos, crear algo a partir de un germen”.

En este sentido en su taller, en pleno centro de Tazacorte se agolpan innumerables cuadros de estética religiosa pero con un marcado carácter vanguardista. Me llama la atención una Virgen de los Remedios de elegante y sobrio rostro, ataviada con un manto palmero, pero es, inevitablemente, un biombo de Marilyn convertida en virgen el que capta la atención de cualquiera que pase por delante de su taller “Marilyn para mí es un referente actual y me parece que es una forma de acercar dos mundos tan distantes el de la religión y la vanguardia de una forma respetuosa, claro está. Todas estas vírgenes forman parte de una etapa de arte sacro al que le he puesto algo diferente, que llame la atención y creo que lo he conseguido y que además ha gustado”. Y en este punto hablando de pintura y de vanguardias le pregunto por qué no hay una obra suya en el Museo al Aire Libre en Los Llanos de Aridane; una idea, que en su momento marcó una tendencia de acercar el arte al gran público en plena calle. Es en esta cuestión cuando su rostro se vuelve más reflexivo “no te voy a negar que me duele, es inevitable; pero este es un tema que no sólo me atañe a mí sino a Luis Morera, a Gloria Esther y a muchos artistas más. ¿Por qué nuestros cuadros no sirven? Porque no tenemos un nombre; lo tenemos, pero esto es responsabilidad de nuestros políticos y de las envidias que se generan en sitios pequeños con mentes cerradas. Parece que lo de fuera es siempre mejor que lo que hay en la isla, y, no es así. Mi obra, como la del resto de mis colegas es tan buena, o, mejor para estar colgada”. En su momento, me asegura incluso “hubiese regalado una obra de temática carnavalera” al Ayuntamiento de Los Llanos, y, por cierto el recién inaugurado el Museo de Arte Contemporáneo de S/C de La Palma tampoco cuenta con una obra suya. Y es natural, y comprensible, me parece a mí que un artista tan polifacético esté dolido al no tener una obra suya colgada en espacios culturales, porque, al fin y al cabo, ese es el objetivo de todo pintor, mostrar al mundo su creación. Viendo que este tema le interesa, y, mucho, también le pregunto por su opinión sobre la polémica del pintor Ibarrola, y de nuevo, es tajante “yo no entiendo la polémica que se ha generado; si este señor ha sabido vender su proyecto al Cabildo y ellos han considerado tan solo el nombre, allá ellos. Vuelvo a los mismo de antes, en La Palma hay artistas que conocen el valor de esa zona y quizá eso no sea lo mejor. Yo le propongo a Ibarrola que pinte las piedras de callao en el Puerto; son piedras que trae y lleva la marea; eso sí sería atrevido; sigo pensando que el problema no es de Ibarrola, sino de los políticos que no confían en lo que tienen en su propia casa”. Algo más risueño ahora me confiesa que tiene una casa en Garafía donde también ha pintado los troncos de las fayas que la rodean con lo que la propuesta del artista vasco ya les es de sobra conocida.

El Carnaval ha sido también otro de las materias donde Gregorio ha destacado con brillantez. En el año 2007 se despide de la Gala de Elección de la Reina de los Llanos de Aridane por la puerta grande. Judith Pérez Pérez con su diseño “Pecado” se lleva ese año la corona; “es una etapa que recuerdo con cariño, especialmente a algunas personas como Rosa Díaz, o Carlos Francisco Lorenzo que apostaron por mí; te das cuenta que no todo es malo y que hay gente que te ha valorado”. La penas que le queda, me confiesa no haber intentado llegar a Cibeles; “ahora que la palmera Paloma Suárez está mostrando sus diseños, tú te imaginas mi experiencia junto a sus creaciones, eso sería digno de ver”, se ríe. Y es que la mente de Gregorio no para de trabajar. Hace 13 años ideó su Fiesta de La Morena, un proyecto muy personal que presentó al Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, tras haber sido rechazado en el de Tazacorte. La falta de presupuesto, le aseguraron, dejaba en el cajón esta idea, que curiosamente y de nuevo por culpa de ”las envidias, y de los malos asesores cercanos a los políticos”, así lo entiende él, desembocó en la Fiesta del Agua de Puerto de Naos. Desde hace ya tres años, su idea original, la Fiesta de la Morena ha calado en las actividades de festejos del municipio bagañete “en tan sólo tres ediciones, la Fiesta de La Morena se ha consolidado; es una fiesta con temática donde se rinde un homenaje a la mujer barquera, no sólo de Tazacorte, sino de todos los municipios; no tiene nada que ver con la Fiesta del Agua que está más encaminada a la gente joven y me parece bien. La fiesta de La Morena es más costumbrista y es una fiesta en la que quiero que todos los municipios estén representados con su barquera; pero eso se hará poco a poco”.

¿Qué le queda a Gregorio Barreto por hacer? pregunto, “ mucho si es que antes no me voy de la isla. Ahora mismo no hay trabajo; los recortes en cultura han hecho que no sea importante y yo necesito trabajar. Tengo en la recámara algunos proyectos con lo que tocaré alguna puerta, si no me veré obligado a abandonar la isla con la pena en el alma “. Sus pasos, me cuenta, lo encaminaría hacia Gran Canaria o Lanzarote donde pasó una etapa de su infancia viviendo. Antes pondrá en marcha una iniciativa original a la que ha denominado “ Ponle el precio tú”. “Se trata de crear un fondo con mis obras y subirlas a una página de internet. El cliente al que le guste una obra mía pondrá el precio y sí me interesa, pues la tiene. Prefiero que sea el público quien ponga el precio, porque para mí es imposible hacerlo”.

Pues esperando que esas puertas se abran, me alegro personalmente de haber reencontrado a Gregorio Barreto, todo un carácter y un referente de la vanguardia palmera, que pese a quien le pese, ha marcado un antes y un después en el amplio sentido de la palabra arte en La Palma.

Article Categories:
Canarias · Entrevistas · La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *