Sep 8, 2015
0 0

Este miércoles los colegios de Canarias inician el curso sin libros y a lo loco

Written by
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+Share

 


Los mil centros educativos de Infantil y Primaria Obligatoria comienzan el curso escolar mañana miércoles, día 9 de septiembre; y los de Secundaria, Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI), el próximo lunes 14. Para la presidenta de los Consejos Escolares de Canarias, María Dolores Berriel Martínez, este 2015-2016, “será un año difícil porque confluyen en él muchos cambios”. Así, tras la aprobación, a su juicio, “apresurada”, el pasado 28 de agosto, por el Consejo del Gobierno de Canarias, del decreto que establece la ordenación de la enseñanza obligatoria en esta comunidad autónoma, a consecuencia del desarrollo en la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), de obligado cumplimiento en este curso, “no habrá tiempo para asumir tales cambios y eso”, explica “redundará en la calidad de la enseñanza”. De hecho, los 27.000 docentes de los colegios canarios no han programado las modificaciones que se prevén en esta nueva ordenación, y que se refieren, entre otras, a la segunda lengua extranjera, desde 1º de la ESO, y las asignaturas de Geografía e Historia de Canarias, en 4º de la ESO. “Estamos ahora programando a la carrera”, afirma, “por lo que no sabemos qué libros de texto se implantarán, ni siquiera si los centros optarán por mantener los de los años anteriores”. Esta desinformación afecta no solo los centros y a los profesores sino también a las librerías, a los padres, con un gasto medio en material escolar de 150 euros por hijo, y a los escolares, que no sabrán con seguridad qué contenidos y qué textos pueden utilizar “hasta que el curso no haya comenzado”, apostilla Berriel Martínez.

Si se tiene en cuenta que en menos de treinta años los diferentes gobiernos españoles han aprobado e implantado seis leyes diferentes, cada una de las cuales ha modificado el sistema educativo establecido por la anterior, “este es un curso difícil más que tiene que enfrentar la comunidad educativa, que lleva muchos años con muchas dificultades”, sentencia la presidenta de los Consejos Escolares de Canarias. Así es que este sector alrededor del que se mueve un gran número de personas, entre escolares y profesores de la enseñanza reglada y no reglada, ha vivido y padecido reformas y contrareformas que, aunque con la intención de mejorar el sistema de enseñanza, “se han establecido con plazos y calendarios imposibles de asumir; algo que sin embargo se ha hecho, siempre lo mejor posible”, aclara María Dolores Berriel Martínez. A la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE), en 1985, le sucede la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE), en 1990, aunque en 1995 llega la Ley Orgánica de Participación, Evaluación y Gobierno de los Centros Docentes (LOPEG). En 2002, Ley Orgánica de Participación, Evaluación y Gobierno de los Centros Docentes (LOPEG) se implanta hasta que, en 2006, se aprueba la Ley Orgánica de Educación (LOE). Finalmente, el pasado 2013 entra en vigor la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), cuyas especificidades para la aplicación en la comunidad autónoma de Canarias han llegado este mes de agosto de 2015.

De hecho, en el curso 2013-2014, los 351.515 estudiantes de toda Canarias, comenzaron con los problemas derivados de no tener precisamente este decreto aprobado en el 28 de agosto de 2015, algo que afectó también a los programas de las asignaturas y a los libros de texto. Y es que la LOMCE prevé ayudas económicas para la adquisición de material escolar y un sistema de préstamos; sin embargo, hasta el pasado curso escolar en Canarias se aplicaban los préstamos, pero no para todos. Según el mismo, las familias reciben del centro escolar parte de los libros de texto en calidad de préstamo, que devuelven a final de curso para su reutilización posterior por otros alumnos. Sin embargo, muchos de estos libros tienen que ser comprados por los propios padres, por lo que es una gratuidad parcial. Además, aunque los centros escolares se encargan del material extra que necesitan los niños con necesidades especiales, previstas en la LOMCE en 2013, en el caso de los Niños y Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) las denominadas en la orden como Necesidades Específicas de Apoyo Educativo y Orientación Educativa y Profesional, deben ser, en muchos casos, supervisadas por las asociaciones de padres como BESAY, en La Palma, que se mantiene gracias a la subvención del Cabildo Insular de La Palma y con la colaboración de los ayuntamientos de El Paso, Breña Baja y Los Llanos de Aridane. De esta forma, y dado que no están previstos los libros de texto adaptados, los colegios entregan fichas a los escolares diagnosticados pero, ante la desinformación generalizada, “somos nosotros, los padres, los que debemos ir a los centros al inicio del curso y recordar a los profesores los casos de nuestros hijos, hacer un seguimiento e incluso quejarnos al Gobierno de Canarias si no se cumple lo establecido por ley”, explica José Carlos Díaz García, presidente de la Asociación BESAY. El ir y venir de leyes y sistemas de educación despista a las familias de tal manera “que muchos padres desconocen la existencia de becas de unos 900 euros para apoyar la escolarización adecuada de sus hijos diagnosticados con TDAH, por lo que”, señala Díaz García, “la principal función de estas entidades sin ánimo de lucro es la de informar, apoyar en la obtención y justificación de estas becas y actuar como mediadores entre los padres, los centros escolares y el Gobierno de Canarias, en el caso de que hayan problemas con los hijos en los colegios”.

De modo que hay que mantenerse informado en los propios centros escolares, tener paciencia y ánimo con el comienzo de este curso 2015-2016, que arrancará en Canarias el 9 de septiembre y terminarán el 20 de junio. Los alumnos de ESO, Bachillerato y FP están citados el 14 de septiembre y terminan el 20 de junio, salvo 2º de Bachillerato, que lo hacen el 23, y 2º de FP, que lo harán el 7 de junio. En los niveles de Educación Infantil y Primaria, las clases se impartirán en régimen de jornada intensiva en el periodo que va desde la fecha de comienzo de las clases hasta el 20 de septiembre, y durante el mes de junio. El horario lectivo del alumnado se disminuirá en una hora diaria al final de la jornada, realizándose las correspondientes adaptaciones. El día 23 de septiembre se iniciará la jornada ordinaria de clases según la modalidad que el centro tenga autorizada, y son los Consejos Escolares de los centros, oído el Consejo Escolar Municipal donde estuviera constituido, los que establecen hasta un máximo de cuatro días no lectivos. “Este curso es más especial si cabe. Por eso”, apostilla la presidenta de los Consejos Escolares de Canarias, María Dolores Berriel Martínez, “queremos animar a toda la comunidad educativa para ponerlo en marcha lo mejor posible”.

Article Categories:
Canarias · Fuerteventura · La Gomera · La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *