Ago 10, 2015
0 0

El cómo y el por qué vestirse con la ropa típica de La Palma

Written by
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+Share

Vestirse de típico no es disfrazarse, es un acto de reafirmación de la identidad palmera basado en la vestimenta de finales del s XVIII y principios del s XIX, que está ligado con el folklore y con la esencia misma de lo que era y es ser canario. De ahí que estas ropas, tanto de hombre como de mujer, se rijan por un esquema estático, producto del estudio de documentos y fotografías históricas, que se ha formalizado y documentado con los fondos de los museos de Canarias. Juan de la Cruz, técnico en textiles e indumentaria del Museo de Historia y Antropología de Tenerife ofrecerá el próximo jueves, 13 de agosto, a las 19.00 horas, en la Casa de la Cultura Braulio Martín Hernández de El Paso, la conferencia La indumentaria tradicional y, luego, allí mismo, a las 20.00 horas, se podrá asistir al taller Colocación de Gasa y Monteras, que impartirá la artesana de La Palma y miembro de la agrupación Cumbre Nueva, Ana Delia Pérez Luís conjuntamente con Carmen Marina Morena Leal y Fátima Acosta Castro. Con estas convocatorias se pretende informar sobre el uso adecuado de las prendas del traje típico canario así como de la forma correcta de colocarlas. Con la Romería Nuestra Señora del Pino el sábado 15 de agosto, la asistencia está garantizada pero el concejal de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de El Paso, Andrés Carmona, explica que, además, la corporación tiene la intención de compartirlos como tutoriales en internet, dada la gran demanda de esta actividad que hay en la localidad y en toda la isla.

FOTOVIRGENDELPINO_ELPASO2015

Y es que los trajes tradicionales canarios tienen valor emocional, directamente relacionado con la identidad y floklore de las islas, pero también son una joya de artesanía porque en su mayoría están confeccionados a mano. De hecho, según detalla Ana Delia Pérez, en solo preparar la falda de seda para enhebrarla se tardan dos horas, a las que luego se le añaden ocho horas más de elaboración “y no te levantes mucho porque la pierdes”, añade. Este trabajo, solo para terminar la falda, lleva dos días más, que es lo que se tarda en coser los vueltos a mano y las costuras. Así, la ropa de gala del traje típico de una mujer puede alcanzar los 900 euros y la de faena, por ser de tela más económica, cuesta unos 700. Sin embargo, y aunque en su opinión no se paga el trabajo de hacerla a mano en su mayor parte, es una labor que la llena de felicidad, especialmente cuando recibe encargos para niños de uno a cinco años, “esos me encantan porque quedan preciosos después cuando los ves vestidos y cuando bailan, haciendo los remolinos”

Juan de la Cruz, explica que hasta hace unos años La Palma era una de las islas en las que mejor se mantenía la vestimenta típica, dada también la afición y devoción de los palmeros por las celebraciones en torno a la identidad canaria, ya sean de origen religioso o folklórico. “Sin embargo”, explica, “de poco para acá hemos comprobado cómo se han introducido, e incluso generalizado, usos incorrectos de muchas de las prendas”. Es por eso que en la conferencia del próximo jueves, día 13 de agosto, pretende realizar un recorrido por cada una de las piezas que componen el traje típico femenino y masculino para definirlas. Uno de estos malos usos se refiere, por ejemplo, a los calzones masculinos, que ahora sobresalen por debajo de los pantalones e, incluso, se muestra un bordado  “que en ningún caso”, sentencia, “llevaban los varones de antaño”. Igualmente asegura que las mujeres usaban polainas, “algo que ahora ninguna hace”, mientras que sin embargo se han añadido “sombreros, gafas de sol y calzado deportivo que desvirtúan la belleza del vestido en su conjunto”. Porque en La Palma se conservan piezas que desaparecieron antes en otras islas como las mencionadas polainas en las mujeres, las enaguas en punto de cruz negro, la gasa, las monteras y los zamarrones, que son los delantales de cuero o lino que usaban los hombres.

Traje típico de La Palma

Tanto Juan de La Cruz como la artesana Ana Delia Pérez Luís coinciden en afirmar que pese a que en los últimos tiempos se ha abierto un debate sobre el diseño de esta vestimenta tradicional canaria, en lo referido sobre todo al tamaño de la falda de las mujeres, en su opinión no hay discusión posible puesto que no solo la documentación histórica respalda la actual altura, sino que, en palabras de Ana Delia Pérez Luís, “utilizando la lógica hay que pensar en si una mujer del s XVIII se ponía la falda por la rodilla; esta pregunta sola disipa todas las dudas”. Sin embargo, en su momento, la Real Sociedad Cosmológica de Santa Cruz de La Palma seleccionó y mostró instantáneas de esta época en la que se mostraban, precisamente, canarias con el largo de la falda muy por encima de las medidas tradicionales. Sin embargo, esta diferencia de opiniones solo viene a reafirmar la sentencia de Juan de la Cruz cuando resalta la importancia que siempre se le ha dado en La Palma y el acto de orgullo que para todos supone pertrecharse con la ropa de los ancestros y lucir orgullosos este símbolo de identidad.

Es por eso que el cuidado de los detalles, tanto en el elaborado como en el acto mismo de ir vestidos ha impulsado al Ayuntamiento de El Paso a ofrecer este taller concreto de Colocación de Gasas y Monteras. De hecho, la artesana Ana Delia Pérez Luís explica que desde las medias, hasta el tipo de tela o la forma del anudado, cada uno de los pasos están establecidos de antemano, gracias precisamente, al estudio realizado por profesionales que, como ella misma, llevan documentándose desde hace más de quince años. Así, existen tres formas distintas de colocar la gasa, según también el tipo de ropa que se escoja para la ocasión. “Porque no es lo mismo el vestido de faena que el de gala, o el de manto y sayo”, concreta. Igualmente, y pese a que la medida de la gasa está establecida en un metro con treinta centímetros de largo por 55 de ancho, puede variar en función del rostro de quien la luce ya que, detalla “según sea más delgado o más circular puede tener unos centímetros de menos o demás. Eso sí”, apostilla orgullosa, “el tejido de seda natural de El Paso, o cualquier otra seda que no sea muy transparente ni muy gruesa”.

Article Tags:
·
Article Categories:
La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *