Jul 16, 2015
0 0

LA LEYENDA ROJINEGRA

Written by
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+Share

suso rojinegraLlega hasta la que ha sido su casa, el Estadio del CD Mensajero, con esa eterna sonrisa dibujada en su cara. Jesús Pérez Vargas, Suso, ha sido y es parte viva de la historia más reciente del equipo rojinegro. “Comencé, como todos los niños de mi época, pidiéndole a los Reyes Magos un balón”, recuerda, “de ahí pasé a la equipación completa y luego descubrí la pasión por el fútbol. “ Suso tenía entonces 11 años y jugaba en la desaparecida Sociedad Deportiva El Pilar y nada le hacía pensar entonces que un futuro lance contra el Mensajero su vida se iba a unir durante 31 años a la de ese club de la capital palmera. Ahora tras varios años retirado, el Club de sus amores le rinde un merecido homenaje. Un partido el sábado 18 de Julio donde se reencontrará con antiguos compañeros. ”Tengo ganas de verlos a todos; ver cómo han cambiado; si vienen hasta aquí sólo para jugar conmigo significa que algo he hecho bien “. Dice que no se siente agobiado con este partido, aunque a diario son muchos los rojinegros que lo paran y le preguntan por detalles del encuentro que él aún desconoce, “estoy esperando como un niño el partido para verles las caras a todos porque ellos vienen a jugar conmigo”.

La etapa infantil, asegura es la que recuerda con más nostalgia. Y es que con 14 años ya se enfrenta en un Campeonato de España infantil al Real Madrid; el míster,Lamelo nos sentó dos horas antes de salir al partido y nos contó la historia de la Armada Invencible; tan invencibles nos vimos, que marqué dos goles a los blancos, uno en el partido de ida y otro en el de vuelta” se ríe. A partir de ese momento, la presencia de Suso en las distintas categorías del Mensajero es indiscutible. Su serenidad, así como su perseverancia en el trabajo lo convierten en la piedra angular del equipo rojinegro. Una constancia que asegura le debe al esfuerzo impagable de su esposa hijos y toda su familia.

¿Te gusta que los rojillos te consideren una leyenda?, le pregunto. “Lo que me gusta es haber pasado tanto tiempo en el equipo, esos años son los que, en cualquier caso podrían hacerme leyenda, pero no es una palabra a la que le dé una importancia excesiva.” Porque 31 años ligado a un club es mucho tiempo. Un período en el que este rojinegro ha trabajado bajo las órdenes de varios entrenadores y codo a codo con muchos compañeros. De todos asegura guarda un buen recuerdo. De los entrenadores incluso me comenta aprendió bastante, aunque, de entre todos ellos, con quien se queda es con Pepe Figenia, “me enseñó a jugar al fútbol”, me explica. Curiosamente a Suso no le ha picado el gusanillo de ser entrenador “me han ofrecido entrenar en varias ocasiones a chavales, pero a mí me gusta jugar no entrenar. No tengo madera para eso”.

Se aprende de todos y a todas horas, me dice Suso, incluso de la afición. ¿Qué le debes a la afición, le sonsaco? ”Todo, asegura sin duda alguna. Ellos son los que te animan, los que te dan la fuerza cuando parece que vas a caer, y, a veces es dura, y eso se entiende con los años y te ayuda sobre todo a ser humilde dentro y fuera del campo”. Y mientras hablamos me cuenta alguna anécdota, como que, por ejemplo, una vez se encaró con un espectador; su padre en el grada lo miró y lo invitó a callar, más tarde ya finalizado el encuentro, su padre le recriminó la actitud en el estadio, algo que nunca más volvió a suceder. ”Fueron muchas horas, mi padre a mi lado, recuerda, sacando lo mejor de mí y haciendo que me esforzara en todo lo que hacía”.

Y desde luego el trabajo del profesor dio sus frutos porque la humildad y la sencillez transmitidas por el padre son quizá las señas de identidad de Jesús Pérez Vargas tanto como deportista y como persona. Lo que más le ha costado en su etapa de jugador en el CD Mensajero en Segunda B ha sido ser el capitán del equipo durante varias temporadas. “Es duro contentar a todos, la labor del capitán debe ser la de apaciguar y a veces, no se consigue”. Al actual capitán rojinegro le aconseja que genere un grupo unido a su alrededor y que actúe con coherencia dentro y fuera del campo. Y en esto de las anécdotas me sigue sorprendiendo, personalmente me asegura, el esfuerzo más grande que ha tenido que realizar por su carrera profesional fue el llevar una dieta estricta de alimentos durante 15 años. ”Cuando salí del cuartel pesaba mucho, se ríe; empecé a entrenar y no podía así que busqué a un buen profesional que me elaboró una dieta adecuada a mis necesidades y complementada con vitaminas”. La dieta milagro de Suso, junto a una envidiable genética, le aportó, y aún lo sigue haciendo, la energía necesaria para afrontar cada partido sin que apenas se notara fatiga. Tanto éxito tuvo, recuerda, que muchos de sus compañeros le pedían una copia de su plannning dietético. Incluso, hoy día, son muchos los jugadores jóvenes que se acercan para preguntar por el secreto de la fórmula mágica, aspecto al que Jesús con voz pausada y tranquilidad vuelve a contestar perseverancia y no saltarse ni un solo día la dieta.

Humildad, constancia, esfuerzo son palabras que le han acompañan a lo largo de su carrera. Tanto es así que la imagen del central era reconocida no sólo en el Archipiélago por su seriedad y su buen hacer, sino también en el territorio nacional. “Jugábamos contra el Almería y mientras calentábamos me llama un chico por mi nombre, me sorprendió y pensé ¿me conocen en Almería? Aquel chaval le mostró a Suso un libro con recortes de noticias de periódicos sobre el Mensajero donde se le nombraba a él. “Me emocioné”, lo recuerdo como si hubiera pasado ayer.

De todos los momentos vividos en el CD Mensajero se queda con varios el primer ascenso del equipo a Segunda B, o el año en el los rojinegros se enfrentaron al Atlético de Madrid dentro del partido de la Copa del Rey. Y desde luego también se recuerdan malos momentos. “Después de 10 años tan buenos el equipo pasó una mala época y descendimos a preferente. Yo dejé el fútbol ese año, pero volví y me gusta pensar que gracias a mi esfuerzo el Mensajero subió a Tercera, ese día, el del ascenso a Tercera, lloré de alegría”.

Esta nueva etapa en Segunda B considera que es completamente diferente a la anterior debido especialmente a las circunstancias económicas. “Con seriedad, trabajando día a día y marcando metas a corto plazo se puede hacer muchas cosas”. Y si te pidieran volver a jugar, le cuestiono ya finalizando esta entrevista, mira al césped y responde “todo sería cuestión de estudiarlo, por ahora lo que me importa es el partido del sábado con mis amigos y afición.”

Article Categories:
Entrevistas · La Palma

Comments to LA LEYENDA ROJINEGRA

  • Articulo muy entrañable, me ha encantado. Un 10.
    Suso un Crack.

    ALE julio 18, 2015 10:32 am Responder

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *