Jul 3, 2015
0 0

El camarero de La Virgen de Las Nieves

Written by
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+Share

ra 1835Su mirada es recia, como la de esos palmeros curtidos al sol; una mirada que se transforma en auténtica devoción y ternura cuando habla de su “segundo gran amor”, la Virgen de Las Nieves. Julián Cabrera Martín es uno de los 3 camareros de la patrona palmera; se ríe cuando le pregunto si a su esposa le molesta compartirlo con la morenita y me dice “ella me da ya por perdido; a Don Antonio, al párroco le ha dicho en más de una ocasión que me va a poner una cama en el Santuario”.

Y no es para menos, lleva toda su vida integrado en el Real Santuario. A los 8 años de edad se colocó el “traje de monaguillo”. Han pasado ya 56 años, 25 de los cuales han sido como camarero de la Virgen de Las Nieves. Lleva trabajando a destajo desde hace 4 meses y es que en año de Bajada la labor de los camareros se duplica “hay que decidir que vestuario se elegirá para la Virgen y que joyas se le colocarán “, nos explica. Una decisión que los tres camareros toman en conjunto porque deben variar los trajes dependiendo de la ocasión.

Julián se encarga personalmente del cuidado de los trajes de la Virgen. 22 piezas, incluido un ropaje de luto que “corrimos Ernesto y yo a ponérselo a la Virgen cuando falleció el Papa Juan Pablo II”, recuerda. Los guarda con mucho cuidado, todo es poco para salvaguardar un patrimonio que se remonta a siglos. Cada traje se cubre con una tela blanca para que uno y otro no se toquen, nos explica, “así los finos hilos de oro duran más tiempo”. Conseguir que me diga que traje le gusta más, es una batalla perdida, “todos, asegura, son únicos; lo que me entristece, continúa que la Virgen haya perdido alguno de sus trajes” como es el caso de un vestido del siglo XVII y del que hoy sólo queda la capa expuesta en el Museo del Real Santuario.

Y es que el patrimonio de la Virgen de las Nieves es, quizá el más importante de Canarias. Su joyero, fruto de los regalos de los devotos de la pequeña imagen de terracota guarda piezas de valor incalculable; regalos que la Virgen continúa recibiendo; hace poco “una señora regaló a la Virgen una joya por haber salvado a su hija”. El fervor y el agradecimiento a la Virgen sigue siendo una constante en la sociedad palmera. Para los camareros de la morenita cuidar de este inmenso patrimonio “es una responsabilidad muy grande”. Y para el próximo 12 de Julio, los camareros ya han elegido la joyería; se intenta escogerla con tiempo para no repetir piezas. “Se cambia, mucho, me aclara, los laterales y menos la parte frontal de la imagen, quizá ponemos una pieza nueva en esa parte, pero no mucho”.

Faltan pocos días para que La Virgen de Las Nieves abandone su casa habitual y baje hasta el corazón de S/C de La Palma. Es el momento más importante para Julián. Un momento de sentimientos encontrados “yo he llorado cuando la Virgen sale de aquí”, pero asegura que no se separará de ella mientras permanezca en la Parroquia Matriz de El Salvador. “Hay que cuidarla”, me dice con tono serio. “Queremos que las vidrieras de sus andas permanezcan abiertas para que los palmeros la vean de cerca y hay que estar con ella”. Y si los palmeros se acercan a la Virgen, ella también hará lo mismo. En esta edición de la Bajada, la morenita entrará por primera vez en la prisión de S/C de La Palma. “Antes había llegado hasta la primera reja, explica Julián, pero en esta ocasión don Antonio, ha pedido permiso para que entre en la prisión y los reclusos puedan compartir un rato con ella”. Pequeñas novedades introducidas por el párroco del Real santuario y que Julián ve con muy buenos ojos.

Casi finalizando le pregunto, de nuevo, por el color del traje elegido para bajar a la Virgen, me mira, me sonríe, y aunque ya lo sabe, no me lo desvela; lo que si me cuenta es que la Virgen estrenará traje cuando regrese a su casa lo hará de blanco, haciendo honor a su nombre.

María Hernández.

Article Categories:
Canarias · Entrevistas · La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *