Jun 10, 2015
0 0

Canarias garantiza, con la prórroga de la Zona Remota, el tratamiento de residuos animales de la ganadería, la pesca y los mercados

Written by
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+Share

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias ha publicado en el Boletín Oficial de Canarias (BOC), la Resolución por la que se prorroga la declaración del Archipiélago como Zona Remota para la eliminación de ciertos subproductos de origen animal no destinados a consumo humano, conocidos como SANDACH. Es decir, cadáveres, restos cárnicos y estiércoles, entre otros elementos, generados en la cadena de producción y distribución de alimentos a lo largo de sus diferentes procesos; desde la cría de animales a la comercialización de carnes y pescados, pasando por el sacrificio y despiece de las canales.

La consideración de Las Islas como Zona Remota supone el tratamiento controlado de estos subproductos, y la autorización para el desecho de residuos ganaderos y pesqueros en los Complejos Ambientales Insulares, mediante enterramiento en áreas y bajo condiciones controladas en estas instalaciones, mientras no existan otros mecanismos que permitan un mejor tratamiento de los mismos.

Esto se traduce en que la eliminación se realiza en mejores condiciones, al tiempo que con la puesta en marcha de plantas intermedias, se reduce el volumen de los elementos que se desechan, y se valorizan o aprovechan aquellos que pueden ser reutilizados para otros fines.

En marzo de 2012 el Ejecutivo regional realizó la declaración de Canarias como Zona Remota ante el hecho de que no había en Canarias plantas de tratamiento para el desecho de estos productos, con vigencia hasta el 15 de junio de 2015 y, por lo tanto, actualmente próxima a finalizar. Esta demominación supuso establecer por primera vez un control del tratamiento que se da a esos subproductos, los cuáles, anteriormente eran eliminados en vertederos o mediante enterramiento in situ, con los problemas medioambientales que ello suponía, evitándose también que se valorizaran aquellos que podrían tener otros usos, como la elaboración de pienso y de productos técnicos entre los que se encuentran combustibles, fertilizantes, materiales de diagnóstico, películas de fotografía, etc.

Así, desde dicha autorización, que ahora se renueva, estos productos son eliminados de forma controlada en los Complejos Ambientales que existen en cada una de las siete islas, los cuales cuentan con autorización de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno canario para su desecho en las condiciones que establece la normativa europea.

Además, la retirada y traslado de dichos subproductos desde las actividades generadoras de SANDACH hasta los complejos ambientales para su eliminación, al igual que en el caso de cualquier otro destino y uso, se lleva a cabo por empresas autorizadas e inscritas en el registro general de instalaciones, plantas y explotadores, con el fin de garantizar la trazabilidad y controles pertinentes mediante los correspondientes registros y documentos.

Se determina también, que en los territorios insulares donde las gestoras SANDACH autorizadas dispongan de instalaciones destinadas a la reducción e inertización de materiales, éstos sean sometidos en dichas plantas intermedias al tratamiento adecuado, previamente a su traslado al respectivo complejo ambiental para su eliminación final.

En el texto se indica que la creación de plantas específicas de tratamiento de subproductos SANDACH en las islas, para su transformación, tiene un futuro incierto dado su elevado coste económico, a lo que se une la insuficiente generación de subproductos en cada una de las islas, lo cual compromete su viabilidad.

Por otra parte, sí parece viable la incorporación de instalaciones básicas, técnicamente denominadas plantas intermedias, para la recepción, almacenamiento temporal, manipulación, trituración e inertización y/o congelación de subproductos, como fase previa a su envío a un complejo autorizado. La primera de ellas se pondrá en marcha en Gran Canaria en las próximas semanas.

En este sentido cabe destacar que desde la declaración de Zona Remota, realizada en 2012 y el final del ejercicio de 2014, se ha producido un incremento relevante en la eliminación de materiales SANDACH, sin embargo, la cantidad resultante es aún muy pequeña para que los distintos operadores puedan establecer plantas para su transformación y eliminación, dado que los costos que acarrean la gestión de dichas plantas serían totalmente inasumibles.

Por ello, el objetivo prioritario es contar con dichas plantas intermedias para su tratamiento como infraestructura básica para tratar, de manera diferenciada, materiales de las distintas categorias, reduciendo su volumen por trituración en unos casos o congelando el producto obtenido según su uso y destino posterior.

La participación de este tipo de plantas intermedias permitirá incrementar la cantidad de subproductos a tratar, reducir los costes y obtener beneficios a los sectores generadores, disminuyendo la cantidad de materiales con destino a los complejos ambientales y aliviando la carga de eliminación de los mismos.

En definitiva, la declaración del Archipiélago como Zona Remota ha sido claramente favorable desde un punto de vista medioambiental, minimizando los efectos no deseados de estos subproductos con origen tanto en el sector ganadero, como industrial y alimentario, los cuales han demandado ampliamente esta medida para tratar de forma controlada estos elementos que se generan, además de en explotaciones de ganado, en otras instalaciones como mataderos, mercados o supermercados.

Article Categories:
Canarias

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *