May 18, 2015
0 0

Entre todos conseguiremos cambiar las cosas

Written by
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+Share

Alejandro Ferrer Martínez

Soy un pequeño emprendedor con un humilde negocio, al que siempre le ha interesado la política, pero que nunca ha estado en ningún partido. Fui claustral en la universidad, representante de estudiantes a nivel estatal, miembro de un comité de empresa,… en definitiva, sin buscarlo, me he visto involucrado en diversas labores de representación. Pero nunca me he sentido plenamente identificado por ningunas siglas, ni soporto el funcionamiento muchas veces oligárquico, interesado y sectario de los partidos.

Hace unas semanas, un par de personas del partido Socialista me preguntaron si estaba interesado en formar parte de las listas a la Alcaldía de Teguise en las próximas elecciones, a lo cual respondí que no; ya que a lo anteriormente citado, se unen mi ajetreada vida personal (fui padre hace un año) y profesional (cualquier autónomo o similar sabe de que hablo).

Sin embargo me insistieron en que conociese al candidato Socialista a la alcaldía, José Brito, un joven ingeniero ganador de las primarias en Teguise, con el que pensaban iba a coincidir en muchos aspectos, como democratizar instituciones y partidos, desprofesionalizar la política, “sanear” la vida pública, acercar las instituciones a la gente … y la verdad es que acertaron plenamente.

Un tiempo después José me pidió que colaborase con el proyecto que lidera, y le volví a mostrar mis reticencias debido a los motivos antes comentados, pero me comprometí a consultar con personas de confianza, y sobre todo con mi familia, antes de darle una respuesta definitiva.

Escuché opiniones muy diversas, la mayoría estaban en la línea de “no te metas en política, que ahí la gente honrada, no tiene nada que ganar y sí, mucho que perder”, o “tal como tú eres no les aguantas ni hasta navidad”, y muchas otras que por crudas o irrespetuosas omito.

Pero hubo otras personas, encabezadas por mi mujer, que opinaban que tengo aptitudes para poder poner mi granito de arena para cambiar las cosas, y que nunca había dado un paso atrás cuando alguien me había pedido que colaborase con unas ideas que comparto.

Quizá estas últimas no sean las más populares, pero si las más coherentes con lo que siempre he defendido; que no debemos evitar nuestras responsabilidades como ciudadanos, que todos somos, en mayor o menor medida, corresponsables por acción u omisión de lo que hacen nuestros representantes, que las frases como “todos los políticos son iguales”, “sólo les interesa robar”, “un voto no cambia nada”, …son medias verdades, que muchas veces son las peores mentiras.

Estas afirmaciones totalmente generalizadas tienen, por supuesto, su razón de ser; estamos totalmente hartos de comportamientos ilegales, inmorales y repugnantes de muchos cargos públicos y más, si cabe, del obsceno corporativismo cuando pillan a uno “de los suyos”, negando obviedades de una forma descarada hasta lo surreal, y mostrando tales diferencias en sus varas de medir, que pierden toda credibilidad y te quitan las ganas de seguir escuchándoles hablen de lo que hablen.
Pero me parece un tremendo error, o una estrategia terriblemente demagógica, menospreciar todo lo que se ha conseguido hasta ahora, o creer que nada de esto tiene que ver con la democracia, las Instituciones, los partidos, los sindicatos y las personas que los han liderado.

Sin embargo, ni debemos conformarnos ni debemos quedarnos anclados a ese sentimiento de indignación, tampoco debemos esperar a un mesías que venga a arreglarlo todo por nosotros, y desde luego me parece muy ingenuo esperar que los cambios que necesitamos vengan desde las mismas personas y estructuras que forman parte del problema, si no hacemos algo desde la sociedad civil que les empuje en esa dirección.

Por lo tanto, pensé que aceptar la propuesta, aunque no era la opción más cómoda si era la más responsable y coherente con todo lo afirmado anteriormente. Así que finalmente soy una de las personas que conforman la lista que el partido Socialista presenta al Ayuntamiento de Teguise, liderada por José Brito. Con la única condición de mantener mi independencia, ni estoy afiliado ni lo voy a estar, y con el compromiso de marcharme en el momento en que crea que no puedo aportar nada, o no sea bien recibida por mis compañeros esa aportación.

Era el paso que creo que me tocaba dar, que si bien es muy pequeño, es el que estaba a mi alcance, es el que si todos nos decidimos a dar (participando en asociaciones o partidos, acudiendo a movilizaciones e incluso promoviéndolas,… y, cómo no, meditando nuestro voto y ejerciendo responsablemente ese derecho) conseguirá que cambien las cosas.

Article Categories:
Fuerteventura · Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *