Abr 14, 2015
0 0

Las Palmas de Gran Canaria y sus residuos

Written by
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+Share

Ángeles Batista, candidata a la alcaldía de Las Palmas de Gran Canaria por UNIDOS por Gran Canaria, expone que al igual que ha sucedido con el vertedero municipal del Salto del Negro (hoy denominado ECOPARQUE GRAN CANARIA NORTE), también la Unión Europea ha financiado (en un 80%) el “Proyecto de renovación de las instalaciones de saneamiento de nuestra ciudad”, lo que ha supuesto una inversión de más de SIETE MILLONES de euros.

Batista recuerda que las nuevas instalaciones adquiridas desde hace años siguen almacenadas en Barranco Seco mientras la ciudad padece las consecuencias derivadas de las instalaciones obsoletas que actualmente tenemos.
Que nuestra ciudad “huele mal” es algo incuestionable, y no es un problema reciente.

Desde hace muchos años, la “peste” del entorno del Teatro (Estación depuradora y emisario submarino), La Laja (vertedero y emisario submarino) o Alcaravaneras (emisario submarino), forma parte del “paisaje de la ciudad”, y también el agua canela que desde los emisarios se vierte al mar sin depurar y que “gracias” a las corrientes van directas hacia la depuradora de aguas, y desde ahí hasta el grifo de nuestro baño o cocina

Pero a estos puntos críticos de la ciudad (Guiniguada, La Laja, Alcaravaneras), hay que añadir “otro” que de solo pensarlo da miedo o indignación. Me refiero a los vertidos que directamente van al mar desde el “Complejo Sanitario Materno Insular”, grave riesgo para la salud.

– Vertidos de aguas fecales y tóxicas al mar, directamente y sin depurar.
– Instalaciones obsoletas que no son sustituidas por las nuevas instalaciones adquiridas desde hace varios años.
– Rotura y fuga de aguas fecales en muchos puntos de la ciudad que solo se hacen visibles de manera circunstancial cuando afloran a la superficie o se vierten en gran cantidad al mar.
– Depuradoras que no funcionan (algunas no han entrado NUNCA en funcionamiento).
– Olores nauseabundos en las zonas más próximas a los aliviaderos o emisarios submarinos, sin descartar otros.

Desde UNIDOS creemos que esta ciudad tiene graves problemas con el tratamiento de los residuos. Tanto el Vertedero en su traslado de lodos por medio de zonas urbanas, como las instalaciones de saneamiento son dos “bombas tóxicas” de gran potencia y suponen un gravísimo riesgo para la salud y bienestar de

todos.

El Ayuntamiento capitalino (que privatizó el “servicio de aguas” en favor de EMALSA) como responsable políticos del mal funcionamiento de estos servicios urbanos básicos para la ciudadanía.

Contrariamente a lo que se suele pensar, el que este mal funcionamiento venga sucediendo desde hace años, no le resta gravedad ni importancia…. El deterioro ambiental del subsuelo o de los fondos y aguas marinas es acumulativo (e irreversible, de continuar así…) y repercute sobre nuestra salud y calidad de vida.

¿Qué es lo que pasa?
¿Que tiene que suceder para que exista una respuesta ciudadana ante tal vandalismo?
¿Hasta cuando vamos a seguir aguantando a tanto incompetente?
¿Es que acaso no pagamos nuestros impuestos?
¿Es que Emalsa no cobra por depurar las aguas?
¿Es que un vertedero (como el del Salto del Negro) puede ubicarse en una zona tan próxima a núcleos urbanos?
¿El tipo de vehículo usado para el transporte de la basura, es el adecuado?
¿Los olores que dejan a su paso, cumplen con las normativas europeas?

Son muchas las preguntas que hace la ciudadanía, pero en concreto y por seguirle la pista a EMALSA hay algo que parece indiscutible: La privatización del “servicio de aguas” llevada a cabo hace años (en favor de Emalsa) por el Ayuntamiento para incrementar las arcas municipales, a la vista de los resultados ha sido muy mal negocio, al menos para el interés general, aunque posiblemente muy buen negocio para algunos. Esto huele mal, nuestra ciudad merece algo mejor.

Article Categories:
Gran Canaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *