Mar 18, 2015
0 0

Juan Ruiz Correa: “En esta novela me posiciono contra los dedos acusadores”

Written by
Share

PresentaciónLibro1Ediciones Idea ha publicado, dentro de su colección TID, Los hijos de Marta, de Juan Ruiz Correa. Esta obra fue presentará este pasado martes 17 de marzo en el Hotel Príncipe Paz de Santa Cruz de Tenerife.

Dicho acto contó con la presencia del autor, a quien introdujo Miguel Galván, asesor en marketing comercial e historiador del Arte. El presentador hizo una descripción de la historia y la relacionó con la personalidad de creador.

Juan Ruiz Correa (La Orotava, 1971) llega al mundo del relato desde el periodismo. Licenciado en Geografía e Historia en la rama de Historia del Arte (1989-1995, Universidad de La Laguna), se inició en el mundo de la información en ‘La Gaceta de Canarias’ (1991). Socio fundador de Azul y Blanco Comunicación SL, ha desarrollado casi toda su actividad profesional en la agencia de noticias ACAN, de la que es actualmente subdirector.

Marta, la protagonista de la novela, una joven estudiante de Derecho que debe trabajar para subsistir en la gran ciudad, se ve involucrada en un homicidio. En comisaría encuentra en la inspectora Ana Martínez a una mujer dispuesta a escucharla para llegar a la verdad. El diálogo va revelando poco a poco los detalles de los años inmediatamente anteriores al fatal desenlace y que explican lo ocurrido. La joven se reconoce culpable consciente del daño que causará a sus seres más queridos.

Estamos ante una novela de 200 páginas estructurada en dos partes, cuya ilustración de portada es obra del artista plástico José María Ruiz Ruiz, que actualmente complementa su actividad como docente en el departamento de Diseño de la Escuela de Arte y Superior de Diseño Gran Canaria.

Juan Ruiz explicó a los presentes que su novela “empezó a fraguarse hace unos años, aunque la semilla la sembró en mi cabeza hace más de 20 “Herida”, la película dirigida por Louis Malle y protagonizada por Jeremy Irons y Juliette Binoche. Después de tiempo dándole vueltas, durante un verano empecé a vomitar en el teclado aquellas ideas. Lo hice como válvula de escape, como necesidad vital. Marta no paraba de hablar en mi cabeza. Tenía que dejarla salir”.

“Otra película de los 90, “Tomates verdes fritos”, me acabó de dar la idea para armar la historia. Aunque en el fondo también me la dio mi profesión, el periodismo, pues Los hijos de Marta se presenta en dos partes como si de dos entrevistas se tratase. Aproveché un verano, en las interminables guardias de fin de semana en ACAN, entre la página web del Club Deportivo Tenerife y el tele-texto de la Televisión Canaria, para empezar a escribir”, añadió.

El autor indicó seguidamente que luego pasó lo que más temía: “En mi afán por llevar a los personajes a los extremos, acabé metiendo a la historia en un callejón aparentemente sin salida. Intenté retomarla, pero notaba que no fluía. En ese afán por darle continuidad busqué a personas muy cercanas y les hice participes del relato inacabado. Ellos me animaron a seguir buscando, a no rendirme, aunque no fue hasta enero del año pasado que realmente encontré de nuevo el camino. Desde entonces todo ha venido más o menos rodado. El resultado es lo que hoy tenemos en las manos, que espero no les deje indiferentes”.

Cuestionado por los signos distintivos de Los hijos de Marta su autor la califica de “literatura urbana. Así lo veo yo. Estamos ante una historia que nace de lo cotidiano. La protagonista es nuestra heroína, una heroína doméstica, una heroína cercana, que podría muy bien estar ahora entre ustedes o caminando por la calle”.

“Estamos ante una historia que se complica porque el ser humano es complicado e imperfecto. En el camino de la vida, en esa búsqueda constante de soluciones a nuestra existencia, muchas veces hacemos daño sin querer y luego nos desvivimos para intentar reparar esos daños. De eso trata Los hijos de Marta. Trata, en el fondo, de buenas personas. Trata de los caprichos del destino, del azar, de las casualidades, de las malditas casualidades”, añadió.

Sin embargo para Juan Ruiz esta historia trata en el fondo también de lo que tratan todas, del amor y la muerte, de la vida y la muerte. De los remordimientos y de las dudas. De lo que no podemos controlar. Trata de los sentimientos. Trata de personas que en un momento dado de su vida tienen que hablar con el corazón como salida a sus problemas. Trata por tanto del odio y el rencor, del perdón y la reconciliación.

“No me pregunten si esta novela es autobiográfica. Creo que no lo es. O lo es muy poco. Si algo bueno tiene escribir es que puedes vivir otras vidas, varias al mismo tiempo. Cuando he encontrando la inspiración, construir esta historia me ha hecho pasar muy buenos momentos. Me he divertido quitando, poniendo, volviendo a poner, volviendo a quitar. Escribiendo y rescribiendo. Ha sido higiénico para mi mente”, significó en otro momento del acto de presentación.

“La clave para que esta novela haya visto a luz ha sido la paciencia. La paciencia que he tenido yo mismo para que la historia fuese madurando. Y la paciencia que muchos de ustedes han tenido conmigo. Mi familia, mis amigos y mis compañeros de trabajo saben que en el fondo soy un poco exagerado o un poco cuentista. O las dos cosas”, apuntó.

“Creo que entre mis virtudes está que soy mejor escuchando que hablando. Por eso no se extrañen si entre las páginas, en medio de los diálogos de esta novela, encuentran que les he robado una frase, una idea… No les voy a pedir disculpas por ello. Ha sido la contribución de ustedes a este experimento. Porque Los hijos de Marta es también precisamente eso, un experimento. Un experimento en el que les invito a seguir participando. Espero sus comentarios, sus reflexiones, sus críticas. Yo de entrada les diré que en esta novela me posiciono contra los estigmas, contra los dedos acusadores. Contra los rumores”, dijo Juan Ruiz en su afán por animar a los presentes a leer su obra.

Article Categories:
Canarias · Cultura

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share