Ago 7, 2014
0 0

Locura por las tortugas en las playas de Fuerteventura

Written by
Share

suelta tortuga boba turistas corralejo (3)Tras la expectación despertada, se confirmó el éxito previsto en la liberación de una tortuga boba (Caretta caretta) en las Grandes Playas de Corralejo, una actividad que organizó la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de manera abierta a cualquier persona interesada con el objetivo de dar a conocer los atractivos de Fuerteventura más allá del turismo de sol y playa, y concienciar así a la sociedad de la importancia que tiene conservar el medio marino.

El acontecimiento congregó a más de doscientas personas a la orilla del mar, varios de ellos bañistas que se encontraron en la zona, pero también un número importante de turistas y residentes que acudieron a la convocatoria de la actividad promocionada desde la institución insular a través de distintas plataformas. Junto a las aguas turquesa y la arena blanca del Parque Natural de las Dunas de Corralejo, vecinos, visitantes, amantes de la naturaleza con sus hijos… presenciaron el regreso al mar de esta tortuga, ya recuperada de una ingesta de plásticos dos meses atrás.

Esta misma actividad está prevista con otra tortuga recuperada el próximo viernes 22 de agosto en la playa de Gran Tarajal, pues son este tipo de acciones según el criterio del Cabildo fundamentales para concienciar a la población de las graves consecuencias que tiene contaminar el medio marino.

Este mediodía, los técnicos de Educación Ambiental del Cabildo, apoyados por los agentes y vigilantes de Medio Ambiente que habitualmente se implican en todas las actividades relacionadas con la fauna silvestre mejorera, explicaron a los presentes las circunstancias del ejemplar liberado, y ofrecieron recomendaciones generales para atender a la fauna marina accidentada.

La tortuga liberada hoy, de 15 kilos de peso, había sido localizada a la deriva en aguas de Corralejo el pasado 6 de junio. La embarcación del ICENAI -instituto de investigación marina que organiza salidas científicas dirigidas a los turistas, y entidad que colabora habitualmente con el Cabildo en esta materia- recogió al animal tras identificar una serie de síntomas que indicaban su mal estado de salud.

Después de su traslado por los agentes de Medio Ambiente del Cabildo al Centro de Recuperación y Conservación de Tortugas Marinas de Morro Jable, el equipo veterinario de las instalaciones conocidas como Guardería de Tortugas confirmó los síntomas de delgadez y deshidratación que presentaba, ocasionados por la ingestión de plásticos.

«Los plásticos que acaban en el mar son uno de los principales peligros que acechan a la fauna marina». Mónica Barrera, técnico de Educación Ambiental del Cabildo, explica como miles de animales marinos como tortugas, aves y cetáceos mueren cada año al atragantarse con bolsas de plástico o enmallarse con artes de pesca. «Por eso es tan importante la concienciación ciudadana. Mantener los mares limpios es una medida positiva para la biodiversidad y el equilibrio del planeta».

La consejera de Medio Ambiente del Cabildo, Natalia Évora, trasladó su valoración sobre una actividad «que da sentido a los esfuerzos que hace el Cabildo por revalorizar nuestro territorio desde la perspectiva de la sostenibilidad y los principios de la Reserva de la Biosfera. Extender entre la población residente y los turistas el conocimiento sobre los valores naturales, medioambientales, culturales, tradicionales etnográficos… que nos hacen únicos, supone reforzar el equilibrio ambiental de la Isla y apuntalar también nuestro principal motor económico, el turismo, ofreciendo en este sector nuevos motivos para visitarnos».

En una economía que depende de unas playas limpias para seguir atrayendo visitantes, es esencial conservar los peces como fuente de alimentación, los cetáceos como recurso de riqueza para la observación y estudios científicos, o unos fondos marinos ricos en biodiversidad y libres de contaminación de cara al submarinismo, «aunque desgraciadamente todo este patrimonio natural se está viendo amenazado ante la perspectiva de instalar una industria petrolífera frente a nuestras costas», señaló la consejera.

Organizar de cara al público la liberación en su medio natural de las especies de animales silvestres que aparecen accidentadas en la Isla en distintas circunstancias es una actividad que adopta la Consejería de Medio Ambiente para completar el círculo de la actividad de este departamento. «Entre los cuerpos de agentes y vigilantes de Medio Ambiente, los técnicos y monitores de Flora, Fauna y Educación Ambiental, así como otros colectivos relacionados con la naturaleza, se realiza un trabajo coordinado que permite proteger, conservar y recuperar las especies animales y vegetales de la Isla. La divulgación de esta labor mediante actividades orientadas a la sociedad nos permite extender estos valores de conservación», agregó Évora.

Tortugas residentes y tortugas nacidas en Fuerteventura

Aunque la tortuga boba (Caretta caretta) es de los quelonios marinos el más común en Canarias, en aguas de las Islas también abundan otras especies como la tortuga verde (Chelonia mydas), la tortuga laúd (Demochelys coriacea) o la tortuga carey (Eretmochelys imbricata).

Por diferentes circunstancias, estos animales marinos son localizados al heridos o muertos a causa de amenazas como los plásticos, las artes de pesca, la colisión con embarcaciones o enfermedades naturales, entre otras. En los casos más graves, son enviados a los centros de recuperación de fauna silvestre de Gran Canaria, aunque últimamente el Centro de Recuperación de Tortugas Marinas, gestionado por el Cabildo, ha ganado en importancia y operatividad.

Estas instalaciones, situadas en el Muelle de Morro Jable, fueron habilitadas para acoger la etapa inicial del desarrollo en cautividad de las tortugas nacidas en Cofete durante el Proyecto de Reintroducción de la especie en Fuerteventura, denominándose durante ese tiempo de manera común la Guardería de Tortugas. Este proyecto permitió trasladar durante varias campañas anuales miles de huevos de tortuga boba desde Cabo Verde hasta la Playa de Cofete, donde eclosionaban y nacían.

El proyecto se basa en el principio de que las hembras de la especie, una vez alcanzan su madurez –a partir de los diez años-, regresan a desovar a la misma playa en que nacieron, como ya ha sido comprobado en experiencias similares desarrolladas en México y California.

Es por ello que tanto las nacidas en el marco del proyecto de Cofete como las provenientes de las colonias naturales en varios puntos del Atlántico conviven durante sus largas migraciones en las aguas de Canarias por su riqueza en fuentes de alimentación.

Los expertos señalan que las tortugas marinas son reptiles evolucionados durante millones de años y con fuertes instintos, un hecho que facilita su introducción en el medio sin verse condicionadas por la interacción con el ser humano durante su etapa en cautividad.

Las hipótesis científicas prevén que las tortugas hembra nacidas en Fuerteventura que hayan sobrevivido puedan regresar a Cofete cuando llegue el momento de poner sus huevos, recuperando así un fenómeno natural que ya se producía en la Isla hace más de un siglo (está documentado), y ofreciendo a esta especie amenazada la posibilidad de recuperar un nuevo hábitat en el que reproducirse.

Próxima liberación de tortugas

La segunda liberación organizada por el Cabildo este mes tendrá lugar en Gran Tarajal el viernes día 22, también a las 12:00 horas, concretamente en el tramo de costa situado a la altura del Campo de Fútbol (acceso cruzando el barranco).

El objetivo de estas actividades es concienciar a la población de las graves consecuencias que se derivan de contaminar el medio marino.

La Consejería de Medio Ambiente del Cabildo consigue atender y recuperar cada año a decenas de tortugas, que en su mayor parte se localizan gracias a la colaboración ciudadana. «Por eso es tan importante implicar a la población en la divulgación de la fragilidad y riqueza que tiene nuestro medio marino», alega la Consejería de Medio Ambiente.

Recomendaciones sobre fauna marina accidentada

De manera general, en caso de avistar una tortuga flotando en el mar se debe comprobar si está descansando o tiene problemas (lo indican síntomas como sequedad en su caparazón, algas incrustadas, heridas…).

La colaboración ciudadana es un factor fundamental en el rescate y atención de las tortugas marinas y otros animales que aparecen accidentados en las aguas y costas de la Isla. Llegado el caso de manipular al ejemplar, no se le debe coger por el caparazón y, para moverlo, hacerlo siempre hacia delante. Hay que tener cuidado con su pico, uñas y aletas (en caso de mordedura, no tirar hasta que abra la boca). Una vez atendida, se debe dejar a la tortuga en un lugar fresco y preferentemente húmedo (con paños o toallas húmedas), y no darle de comer ni de beber hasta que el personal técnico llegue y recoja al animal. Para su transporte, se aconseja una caja de plástico acorde al tamaño del animal.

La principal recomendación en caso de avistar un animal accidentado, marino o de otro tipo, es siempre contactar con los servicios medioambientales del Cabildo, si es en horario de oficina con la Consejería de Medio Ambiente (928 – 53 34 27 / 928 – 86 11 15), a cualquier hora del día con la Centralita de la institución (928 – 86 23 00 / 22) o, en cualquier caso, directamente con el teléfono de guardia de los agentes de Medio Ambiente (626 982 371). En caso de no poder contactar con alguno de estos teléfonos, existe la posibilidad de llamar al 112.

Article Categories:
Fuerteventura

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share