Jul 28, 2014
0 0

Salen a la luz los tesoros enterrados en la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria

Written by
Share

La consejera de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo de Gran Canaria, María del Mar Arévalo, ha presentado hoy a los medios de comunicación el libro “De Aslobas a Fataga. Viaje al subsuelo de la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria”. En la presentación del libro también estuvieron presentes sus autores, Manuel Naranjo y Sonia Martín (biólogos de la Sociedad Entomológica Canaria Melansis) y Octavio Fernández (técnico del Grupo de Espeleología Tebexcorade-La Palma). A través de esta publicación, el Cabildo de Gran Canaria quiere dar a conocer a la opinión pública los resultados de las primeras exploraciones realizadas en el medio subterráneo de la Reserva de la Biosfera de nuestra isla. Resultados que proceden de los trabajos realizados en el proyecto denominado “Fauna hipogea: un mundo escondido en la Reserva de la Biosfera” financiado por la Consejería de Medio Ambiente y Emergencias.

Las investigaciones realizadas hasta el momento en el marco del citado proyecto han permitido el descubrimiento, tras encontrar el Grupo de Montaña El Verol la boca de la cueva, del tubo volcánico más antiguo de Canarias, la Cueva de Aslobas, en el suroeste de Gran Canaria, que alberga, además, especies exclusivas que acaban de abrir nuevos frentes de investigación a escala internacional.

En opinión de la consejera de Medio Ambiente, María del Mar Arévalo, “la publicación de este libro debe animarnos a seguir profundizando en los trabajos de investigación de un tubo volcánico de 14 millones de años que ha sido todo un hallazgo desde el punto de vista de su interés científico. Desde el Cabildo queremos invitar a todas las personas de nuestra comunidad autónoma, de nuestro país y de la comunidad internacional que tengan interés por este descubrimiento a venir a Gran Canaria a seguir analizando las posibilidades científicas que ofrece tanto el tubo volcánico de Aslobas como la fauna hipogea de nuestra Reserva de la Biosfera”.

El tubo volcánico, localizado entre las localidades de Tasarte y Tasartico, es uno de los más antiguos del mundo. Tiene unos 14 millones de años, sólo superado por uno que existe en Australia, que tiene en torno a los 30 millones de años. Hasta el momento se ha podido explorar hasta una longitud de 67 metros. Los científicos han encontrado formaciones minerales que no han sido halladas en otras cuevas y que aún están por analizar. Estos minerales podrían aportar datos sobre el proceso de formación de la isla de Gran Canaria.

Dentro del tubo volcánico de Aslobas, los científicos han encontrado dos nuevas especies de invertebrados cavernícolas: la cochinilla de la humedad y la cucaracha subterránea ciegas. También sobrevive en este singular ecosistema la denominada cucaracha de ojos pequeños, que puede encontrase en otros puntos de Gran Canaria.

Asimismo, en las grietas de la Cueva de Aslobas han aparecido restos de huesos de lagartos gigantes de Gran Canaria y de la rata gigante de Gran Canaria, especie ya extinguida. Por otra parte, los biólogos han encontrado restos vegetales y trozos de cerámica.

Para la consejera María del Mar Arévalo, “es el momento de aprovechar una gran oportunidad. Se abre un abanico muy amplio de investigación tanto en el campo de la biología, como en los de la botánica, la arqueología, la geología o la historia. En definitiva, disponemos de una nueva vía para conocer más y mejor al Planeta Tierra y a la Humanidad”.

El libro “De Aslobas a Fataga”, con ilustraciones de gráficos y fotografías, consta de cuatro capítulos. El primero está dedicado al reciente descubrimiento del tubo volcánico de Aslobas y a su fauna. En el segundo capítulo se nos narra la historia de la bioespeleología en Canarias y sus más recientes hallazgos. En el tercer apartado, podemos acercarnos a la sorprendente cantidad de minas y galerías con las que cuenta Gran Canaria y a la cantidad de fauna que albergan. En un último capítulo, conoceremos las perspectivas que nos ofrece la exploración espeleológica en la isla de Gran Canaria como “herramienta que puede aportar mucha luz a la ciencia”, en opinión de la consejera María del Mar Arévalo, que añade: “Todos estos apartados de este libro confluyen en una máxima común: con ganas de aprender y con una metodología multidisciplinar, Gran Canaria tiene potencial para ser descubierta y seguir dándonos razones para conservar la Reserva de la Biosfera que, entre todos, hemos conseguido que sea. Un honor, reconocido por la Unesco, que, insisto, entre todos, podemos conservar y difundir por el mundo entero. Difundir, con orgullo, cada grancanario, allá donde esté. Gran Canaria nos esconde infinitas sorpresas aún por descubrir, aún por estudiar…cosas únicas, cosas nuestras, que vale la pena explorar. Nosotros, desde nuestro departamento insular de Medio Ambiente, estamos seguros de que apostar por la investigación no es un gasto, es una inversión”.

Article Categories:
Gran Canaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share