Jul 22, 2014
0 0

Torres intenta demostrar que Felipe VI conocía las actividades de Urdangarín

Written by
Share

diego torresEl exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, ha presentado su recurso de apelación ante el juez instructor del caso Nóos, José Castro, en el que adjunta una serie de correos electrónicos con los que intenta demostrar que el Rey Felipe VI tenía conocimiento de las actividades de su cuñado, Iñaki Urdangarin.

Además, en este recurso que cuenta con un total de 104 páginas más anexos, y que ha sido entregado a Castro por la defensa de Torres, se incluye una foto del Rey Felipe VI y la Infanta Cristina, en la boda del exdirector general de Deportes, José Luis ‘Pepote’ Ballester que tuvo lugar en 1998.

Asimismo, se incluyen diversos e-mails entre Urdangarin y Don Felipe, que entonces era el Príncipe de Asturias, en los que se pretende reflejar una relación de confianza entre ambos. De este modo, uno de los correos apunta a que Urdangarin participaría en la organización de la despedida de soltero de Don Felipe o en un posible encuentro entre el actual monarca y un empresario en Moscú.

En ese mismo mail, Urdangarin le escribe: «Felipe, qué tal, cómo te trata la vida… yo aquí ganándome el jornal» y en el que se despide con un coloquial ‘Coméntame algo please…'».

Respecto a la mujer de Torres, Ana María Tejeiro, el abogado del exsocio de Urdangarin, Manuel González Peeters, explica «no se entiende a fecha de hoy qué hace todavía imputada dado que (…) nunca, ni de forma directa, ni de modo indirecto ha participado en la toma de decisión de ninguna clase».

En este sentido, la defensa asegura que «del Instituto Nóos no formó parte nunca Tejeiro y sí Iñaki Urdangarin, Diego Torres, como vicepresidente, Miguel Tejeiro como secretario y la Infanta Cristina como vocal.

En este sentido, González Peeters, carga contra la Infanta y dice que «la sesión en la que depuso la esposa de Iñaki Urdangarin fue bochornosa en todos los sentidos posibles, cuando lo fácil, lo adecuado, habría sido defender la bondad del todo porque todo cuanto se acometió fue par con la bondad en el marco del Ordenamiento Jurídico».

«HIRIENTE NO ES EL TÉRMINO CORRECTO»

Respecto a las declaraciones de Castro sobre cómo tendría que sentirse Tejeiro porque la Infanta Cristina «no esté imputada por más delitos», el letrado se refiere que «hiriente no es el término correcto», tal como dijo Castro, «el adecuado es abominable, también abyecto, incluso el de injusto, sin orillas el de infame», añade a continuación.

En este aspecto, la defensa establece un total de 71 diferencias entre Tejeiro y la Infanta Cristina en su relación con los asuntos de Urdangarin como que «no fue acompañada de su hermano a la boda de Pepote Ballester», que «no conocía a Jaume Matas, Francisco Camps o Rita Barberá» o que «no era socia del Instituto Nóos» y ni siquiera empleada».

En relación a que Urdangarin y Torres se pusieran de acuerdo para «rentabilizar económicamente hasta donde les fuera posible ante entidades privadas e instituciones publicas el área de influencia derivada del parentesco de aquel con la Casa Real», el letrado asegura que «no es verdad que Diego Torres se concertara con Iñaki Urdangarin con tan infamante ánimo».

«¿CÓMO SE PUEDE SOSTENER QUE LA CASA REAL NO SABÍA NADA?»

La defensa plantea que «¿cómo se puede sostener sin rubor que la Casa Real, que intervenía en el Instituto Nóos a través de la Infanta Cristina, hoy hermana del Rey, no sabía nada? (…) si quienes gestionaban eran las autoridades públicas y las entrevistas se mantuvieron en Marivent, partido de paddle de por medio».

En este sentido, dice que Urdangarin, como cónyuge de la hermana del actual Rey tenía «todas las puertas abiertas» como queda reflejado en «todas las autoridades y funcionarios públicos que han desfilado por el Juzgado» y que, según asevera, «no dejan duda alguna de que se le atendía porque era el yerno del entonces Rey». ¿O nos hemos olvidado de eso también?», se pregunta el letrado.

Así, destaca que la «relación entre cuñados era fluida» como resulta, según la defensa, de un correo de 16 de abril de 2004 en el que Urdangarin le escribe a Don Felipe: «Espero que os haya ido bien en La Caixa. Ayer os vi más relajados y me animó» y le adjunta un articulo periodístico de opinión titulado ‘La lealtad’.

El escrito alega que al «único al que cabría atribuir responsabilidad sea como cooperador necesario, sea como inductor es a Iñaki Urdangarin, nunca a Diego Torres que ni podía ni sabía y menos a Ana María Tejeiro, que al contrario que la infanta Cristina, habilita el acceso a su esposo a todo».

Article Categories:
Nacional

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share