Jul 13, 2014
0 0

Las Personas Mayores

Written by
Share

mayoresSegún pasan los años, a partir de cierta edad, las personas entran en una etapa muy diferente a las anteriores. Se hacen mayores. Actualmente hay muchos estudios psicológicos sobre las características de esta etapa, formando parte del área de la psicogerontología.
A nivel popular, se cree que esta edad es el final de la vida, caracterizada con una serie de mermas físicas y psicológicas, cuando no, directamente por enfermedades. Se vive con resignación. A nivel profundo e inconsciente se les puede ver como trastos, seres inútiles, que ya vivieron su vida, que están desfasados y equivocados, que vivieron una época muy distinta a la actual.
Y así, en este ambiente, no es extraño que muchas personas mayores se depriman, pierdan ilusiones y se sientan resentidos ante la vida y los sinsabores de esta etapa.
No tiene porqué ser así. De hecho, muchos ancianos dan ejemplo de una vida llena de sentido, salud e ilusiones. Claro que con otros nuevos parámetros. Hay cosas que son inevitables.

Es normal perder agudeza en los sentidos, aunque no a todos les ocurre por igual. Se puede perder movilidad, fuerza, coordinación, agudeza mental, memoria. Pero tampoco a todos les ocurre. También se puede padecer de trastornos psicológicos: ansiedad, depresión, mala relación de pareja o con el resto de la familia. Tampoco les ocurre a todos. También algunos padecen enfermedades: cáncer, diabetes, trastornos vasculares…
Aunque haya cierto declive con la edad, no hay que conformarse con unas expectativas tristes y desagradables, creyendo que son inevitables.
Vamos a ver, todos nos moriremos. Y aunque no nos guste, así será. Pero mientras tanto, podemos hacer muchas cosas. Hasta última hora.

Un concepto que usamos en Psicología es el de envejecimiento activo. Consiste en cuidar las condiciones para llegar a una vejez plena. Mantenerse activo, cuidarse, tener ilusiones y desarrollarse plenamente.

Es importante hacer ejercicio físico. Antiguamente no se hablaba de esto. Pero en esa época la vida era activa de por sí. Había que caminar mucho más que ahora, se utilizaba más la fuerza física, en casi todas las actividades. Hoy en día tenemos que hacer el ejercicio de una forma estructurada, ya que por los adelantos tecnológicos nuestra vida es muy sedentaria, en general.
Tenemos coche, o vamos en la guagua. Compramos en supermercados, no teniendo que recorrer diferentes establecimientos para conseguir comida. Usamos agua corriente, no vamos a buscarla a la fuente. Tenemos lavadora…
Por otro lado, hay mucho estrés, para lo que el ejercicio se ha revelado como un gran aliado para combatirlo. También es útil para los problemas de sobrepeso, cardiovasculares, etc.
Otra condición que hay que cuidar es llevar una vida social activa. No es necesario que los contactos sean numerosos, pero sí, que sean suficientes. Puede ser la familia, amigos, estar en algún club,…
Realizar actividades de ocio, lo cual es bueno para cualquiera. En nuestra cultura, se valora mucho el mundo del trabajo, siendo ignorada la otra parte, que es el tiempo libre. Éste relaja, entretiene, sirve como un antídoto frente al aburrimiento y el estrés.
Realizar algún tipo de ejercicio mental: desde lectura, juegos de mesa, aprender informática o cualquier otra cosa nueva que haga trabajar al intelecto. Aparte de que trabaja el cerebro, la persona mayor se ilusiona con nuevos retos.
Colaborar en alguna tarea, que se sienta útil, bien en tareas domésticas, a través del voluntariado, o alguna actividad que realice bien.
Cuidar la alimentación, que sea suficiente y equilibrada
Hacerse las revisiones médicas: dentista, oculista, análisis,…

Cuidando todas estas condiciones, la persona mayor puede llegar a la vejez en mucha mejor forma, que si no lo hace. Además esto le ayuda en su autoestima.
Por otro lado, cuando hay enfermedades, pérdidas de personas por muertes o mudanzas, es normal estar triste un tiempo y plantearse cosas sobre la vida y la muerte, que en otros momentos de la vida no se planteaban. Pero aún así, cuando hay sinsabores reales, siempre se puede hacer algo, prestando atención a lo que sí funciona bien, a las partes buenas de la vida, a las relaciones personales. A fin de cuentas, estas personas tienen mucha experiencia, lo que se puede traducir en sabiduría, que es una necesidad en nuestra sociedad.

Inocencia Castellano Herrera
Psicóloga-psicoterapeuta
S/C de la Palma
Tfno.: 922416896
inocaster@gmail.com
elblogdeinocencia.com

Article Categories:
La Palma · Psicología

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share