May 20, 2014
0 0

El descubrimiento del ‘eco’ del Big Bang cumple 50 años

Written by
Share

fotonoticia_20140520174113_640 El 20 de mayo de 1964 los radioastrónomos americanos Robert Wilson y Arno Penzias descubrieron la radiación de fondo de microondas (CMB, por sus siglas en inglés), la antigua luz que comenzó a saturar el universo 380.000 años después de su creación. Según apuntan lo expertos, este hallazgo cambió la comprensión que la humanidad tenía del cosmos, dando un gran salto hacia adelante y generando nuevos descubrimientos.
El descubrimiento de la CMB se produjo después de que los dos investigadores recogieran un zumbido extraño que llegaba desde todas partes del cielo. El ruido dejó perplejos a Wilson y Penzias, quienes hicieron todo lo posible para eliminar las posibles fuentes de interferencia, llegando incluso a echar a algunas palomas que anidaban en la antena del observatorio, en Nueva Jersey (Estados Unidos).
«Cuando escuché por primera vez aquel inexplicable zumbido, del cual no entendía su significado, nunca soñé que significaba estar conectado a los orígenes del Universo», ha apuntado Penzias en un comunicado con miotivo del aniversario del descubrimiento. «No fue hasta que agotamos todas las posibles explicaciones para el origen del sonido que nos dimos cuenta de que habíamos tropezado con algo grande», añade.

Lo que habían hallado Penzias y Wilson es la CMB, el eco térmico del nacimiento explosivo del cosmos, lo que, además, puso la teoría del Big Bang en tierra firme y sugería que el Universo creció a partir de una pequeña semilla –un único lugar– hace unos 13.800 millones de años.
Los dos radioastrónomos ganaron el Premio Nobel 1978 de Física por su trabajo, compartiendo el premio con el científico soviético Pyotr Kapitsa.
LA CMB
La CMB es la luz más antigua del universo , que data de la primera época en la que los fotones pudieron viajar libremente. Poco después del Big Bang, el cosmos era una niebla opaca hirviente caliente de plasma y la energía. Las cosas cambiaron unos 380.000 años después, cuando las temperaturas bajaron lo suficiente para que los átomos eléctricamente neutros para formar, y el universo se convirtió en transparente.
La CMB es notablemente uniforme, apoyando la teoría de la inflación cósmica, que postula que el Universo se expandió mucho más rápido que la velocidad de la luz a pocos fracciones diminutas de un segundo después del Big Bang. Sin emabrgo, también contiene pequeñas variaciones de temperatura, lo que significan las zonas de diferente densidad. Estas fluctuaciones de densidad fueron las semillas que con el tiempo dieron origen a las estrellas, las galaxias y toda la otra estructura que observamos en el universo actual, según dicen los investigadores.
Los científicos han extraído una gran cantidad de información de la CMB en los últimos años. El pasado mes de marzo, un equipo de astrónomos anunciaron que habían encontrado evidencia de las ondas gravitatorias primordiales en el CMB, un descubrimiento que, de confirmarse, proporcionaría una respuesta que se llevaba buscado por mucho tiempo acerca de la teoría de la inflación cósmica.

Article Categories:
Ciencia

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share