Abr 7, 2014
0 0

Estilo de vida y depresión

Written by
Share

inocenciaEn los países desarrollados, las personas gozamos de unos niveles de bienestar, seguridad y libertad, lógicamente mejorables (sobre todo en las personas muy afectadas por la crisis económica actual), pero a los que raramente se les puede encontrar precedentes.
La esperanza de vida se ha duplicado en las últimas décadas y la tecnología nos ofrece múltiples oportunidades. Sin embargo, parece cada vez más claro que nuestro estilo de vida actual nos trae unas consecuencias negativas. Entre otras, están aumentando algunas enfermedades como: arterioesclerosis, diabetes, obesidad, cáncer y también la depresión.
La depresión es un trastorno cada día más frecuente en nuestra sociedad. La mayoría de los casos son leves o moderados. Pero en los casos más graves se puede llegar a la incapacidad total o incluso el suicidio.
Es necesario e imprescindible el tratamiento profesional, tanto por un profesional de la Psicología como de la Medicina.
Pero además de estos dos pilares del tratamiento de la depresión, se pueden utilizar algunos cambios en el estilo de vida que ayuden a la persona a mejorar, pero sobre todo a prevenir en casos leves o a evitar futuras recaídas.
Estos cambios se refieren a la dieta, el ejercicio, el ritmo vigilia-sueño, actividades al aire libre, manejo del estrés, apoyo social, conductas adictivas, autocuidado, roles sociales y todas las actividades recreativas que puedan ser relajantes, activadoras o divertidas.
Si analizamos los datos, el preocupante aumento de la incidencia y prevalencia de la depresión se da sobre todo en los países industrializados.
En estos países, de los que formamos parte, se está modificando de forma acelerada el estilo de vida, y estos cambios tienen un impacto sobre la fisiología del cerebro que puede aumentar la vulnerabilidad a la depresión.
Tengamos en cuenta que nuestros antepasados sobrevivieron gracias a una actividad física vigorosa, esencial para el éxito en la recolección, la caza y la pesca. Esto tenía lugar al aire libre y condicionó nuestra forma de relacionarnos y ocupar el tiempo. La ausencia de luz artificial impedía las interferencias con las horas de descanso y sueño. Por lo tanto hay pistas evolutivas que parecen decirnos que nuestro actual estilo de vida no es natural, no es el que ha facilitado nuestra evolución. Y puede estar facilitando el desequilibrio en el funcionamiento del sistema nervioso y el aumento de la depresión en nuestra época y en nuestro entorno.
Otros cambios que pueden haber influido son altos niveles de estrés, disminución de lazos sociales, alta autoexigencia.

En el caso de la dieta, se recomienda alimentos naturales, placenteros y con pocas sustancias tóxicas (tipo grasas, azúcares, conservantes…)
Sabemos que muchas veces dominados por la prisa o el estrés acudimos a comida rápida o de baja calidad. También es cierto que la persona deprimida siente apetencia por productos poco saludables, especialmente dulces, alimentos salados. Con lo cual se forma un círculo vicioso.

En cuanto al ejercicio es un factor antidepresivo, tanto por las sustancias químicas cerebrales que estimula, como por otros factores, como el aire libre, la relación social, la sensación de logro…

Pasar algunas horas al día al aire libre es muy beneficioso, en la medida que se pueda. El sol también ejerce un papel muy beneficioso sobre el estado de ánimo. Eso sí, con protectores solares y haciendo algo, como un paseo, jardinería, fotografía,… No sólo caminar para realizar gestiones, que también, sino con el fin de pasear, de cuidarse.

Tener unos buenos hábitos de sueño, dormir de noche, relajarse las horas previas a irse a la cama, levantarse a horas fijas, no tomar excitantes, por lo menos 8 horas antes de ir a la cama. Si se duerme siesta, y no interfiere con el sueño nocturno, que sea cortita.

Tener un buen apoyo social, es decir, tener varios amigos con los que compartir momentos, buenos y malos. Potenciar las relaciones familiares.

Cuidar el tiempo de ocio, es decir, dedicar siempre algo de tiempo al disfrute, a los hobbies, a las actividades agradables, aunque no sirvan para nada, sino para pasar un buen rato.

En cuanto a las conductas adictivas, son causa y consecuencia de las depresiones. Es una relación circular. Si la persona está baja de ánimo, es más fácil entrar en este tipo de conductas. Hablo no solo de alcohol y otras sustancias sino del juego, comida, móvil, trabajo, compras, sexo…

Averiguar cuál es tu proyecto de vida, si éste es el trabajo que quieres realizar, o tienes que amoldarte a él, si quieres tener pareja o no, tener hijos o no. Cómo quieres realmente vivir, y en qué medida lo puedes realizar. Y si no puedes, cómo hacer para sentirte bien y aceptar lo que has podido conseguir.

Aprender a manejar el estrés, no que éste te maneje a ti. Hay momentos de parar y respirar hondo, y otros de continuar y darle otro enfoque a eso que nos está estresando. Cuidar las metas, que sean posibles, estimulantes y realmente propias.

Conocerse a uno mismo, pues a veces los problemas los crean otras personas y nosotros seguimos el juego sin darnos cuenta de que no es eso lo que queríamos. Si tienes un buen concepto de ti, sabes cuando haces las cosas bien y cuando debes corregir algún fallo, y no pasa nada.

En fin, he nombrado estos factores, pueden quedarse algunos atrás, pero está claro que si humanizáramos más nuestro estilo de vida, estaríamos más equilibrados y no habría tantos casos de depresión.
Se trataría de una vida en la que trabajamos, disfrutamos, nos relacionamos con la familia, con los amigos, dedicamos tiempo a nuestros hobbies, hacemos ejercicio, cogemos aire, comemos buenos alimentos, nos sentimos bien con nosotros mismos, y si no nos gusta algo, intentamos cambiarlo. No acabarían los problemas, somos humanos, pero seríamos más equilibrados y felices.

INOCENCIA CASTELLANO HERRERA
Psicóloga psicoterapeuta
S/C de la Palma
Tfno.: 922416896
inocaster@gmail.com
elblogdeinocencia.com

Article Categories:
Artículos · Psicología

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share