Mar 16, 2014
0 0

Sin vergüenzas en La Laguna

Written by
Share

Deben haberla perdido, la vergüenza, muchos, en La Laguna, por eso lo pongo en plural. No se entiende de otro modo viendo lo que acaban de aprobar en el último Pleno y de la forma en que lo han hecho, sobre todo cuando eso viene detrás de lo que viene. Porque es también en el municipio de La Laguna donde no hace mucho se murió en la calle en pleno centro un señor sin hogar abandonado por todos, y nunca fue nadie de Asuntos Sociales a ver qué le pasaba. Y es La Laguna el municipio universitario a donde nos traen al Ministro Wert a reírse de los universitarios, sin que se escuchara al Alcalde protestar al Ministro por los muchos jóvenes que no podrán ser nunca eso, universitarios, porque no podrán pagarlo. Y es casualmente también de La Laguna esa señora Nazaret, enferma, abandona y maltratada por nuestra Sanidad, a la que acecha la Policía en su cama del hospital, y a la que han de socorrer unos cuantos ciudadanos, no precisamente de La Laguna, sin que parezca preocupar a los Servicios Sociales de su Ayuntamiento, La Laguna, que no han aparecido por ningún lado. Y otra vez el mismo municipio, La Laguna, de donde es María Cecilia, enferma mental, desvalida y sola, a la que echaron a la calle del Hospital Universitario y ha estado dos días perdida, que aparece gracias a su familia y a la difusión y el empeño puesto por unos cuantos ciudadanos y algunos medios de comunicación, sin que Servicios Sociales de La Laguna haya hecho nada por encontrarla, ni mucho menos por buscarle un recurso sociosanitario donde pueda estar. Y también de La Laguna es Carmen, madre que vive sin luz junto a sus hijos, como otros muchos de sus vecinos, sin que Servicios Sociales haga nada por reponerle la luz ni habiéndolo aprobado en un Pleno. Y de La Laguna es también Rosi, esa madre a la que salvaron de verse en la calle otros cuantos ciudadanos, no precisamente de La Laguna, sin que Servicios Sociales hiciera nada por impedirlo aún sabiéndolo. Y es en La Laguna donde los Servicios Sociales te miran hasta el color de la ropa interior antes de darte una triste ayuda de alimentos, y te aburren con papeles y más papeles y si no eres pobre de solemnidad no te dan nada. Como también es de La Laguna y de su Ayuntamiento de donde sale cada año mucho dinero que acaba de una u otra manera en la caja de muchos medios de comunicación, y así nunca nada se sabe de lo mucho malo que allí sucede. Y no sigo porque el historial es largo, largo muy largo. Tanto es así que desde el colectivo en el que participo le dedico tantas horas a la gente que sufre de La Laguna, que si yo fuera otro casi que estaría por pedirle un sueldo al Alcalde, como parece que sucede con la concejal expulsada de su propio partido, Candelaria Marrero.

Y qué casualidad que acabemos hablando de la concejala Marrero pues es ella la que motiva este artículo y mi indignación más notoria en mucho tiempo, y también la más fuerte nausea. No puede ser de otra manera cuando veo lo que acaban de aprobar en el Ayuntamiento de La Laguna los partidos Coalición Canaria, PSOE y PP a propuesta de esta señora: «cursos de cocina para ayudar a las familias precarias». ¿Pero qué clase de esperpento es este? ¿Adelantaron el día de los inocentes o es que han perdido todos la poca vergüenza que les quedaba? Lo peor es ver las imágenes que circulan por ahí del momento estelar del Pleno, con un señor que sale a explicar la moción y da la risa escucharlo, llamando al Alcalde «excelentísimo señor conjunto celular» con sus señorías levantándose, de cachondeo, escribiendo en sus smartphones como si la cosa no tuviera la más mínima importancia. Y para colmo resulta que el vídeo va y lo graba y lo cuelga en la red la propia concejala, bajo el seudónimo de Petra Kelly, pensando en que tal vez se parece en algo a la política alemana del verdadero nombre, convencida y orgullosa de su propuesta. ¿Pero cómo cursos de cocina para familias pobres? Ya dan por hecho que las familias precarias de La Laguna no saben hacer de comer. ¿Qué falta de respeto es esta? ¿Y una vez que hagan el curso con qué pretenden que cocinen el pescado, la carne, las ensaladas o las verduras tantas familias de La Laguna que no tienen más que las bolsas de arroz, las lentejas y los macarrones que les dan en la ONG de turno? Ya puestos a reírse de la gente igual para el próximo Pleno a la señora concejala se le ocurre proponer un curso de remiendo de ropa para cuando ya no tengan las familias precarias ni para vestirse con ropa decente, y para el siguiente tal vez un curso sobre cómo cocinar y calentarse con leña como antiguamente, y así ya pronto le darán el premio a la humorista del año, aunque yo no me río lo más mínimo, estoy muy muy asqueado de lo que veo. Creía que lo había visto todo pero esta gente se supera cada día más, y no hay duda, están en otro mundo muy distinto del de la gente del pueblo.
Así las cosas, si hubiera un mínimo de dignidad ya habrían dimitido todos, pero como parece que no la hay no les voy a pedir ni eso, sólo les pediré, a sus señorías, que se sienten, que vean el vídeo, que se vean ellos mismos, que escuchen los disparates, y piensen en lo que no hacen y en lo que han aprobado esta vez, la señora concejala y todos los que votaron a favor de esta ofensa mayúscula a los ciudadanos. ¿Y ustedes pueden dormir bien por las noches?

Eloy Cuadra

Article Categories:
Opinión · Tenerife

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share